Anuncio
Share
California

‘Baby Izaiah’ ha progresado desde el accidente de hace nueve años

sd-no-izaiah-update.jpg
Izaiah Wallis, de 10 años, de Vista, se abraza con su mamá, Lucy Verde, de 30, en Sunset Park, en San Marcos, el domingo 3 de noviembre.
(Pam Kragen/San Diego Union-Tribune)

Tenía 18 meses de edad cuando un conductor adolescente ebrio golpeó su cochecito en Oceanside en 2010, dejándolo incapaz de caminar, hablar o respirar por sí solo

Hace nueve años, el mes pasado en Oceanside, un conductor adolescente ebrio se estrelló contra una carriola que transportaba a Izaiah Wallis, de 18 meses de edad, cambiando para siempre la vida del niño y la de sus jóvenes padres.

Ahora, a los 10 años de edad, el niño, conocido en el pasado como “Baby Izaiah”, sigue estando gravemente discapacitado y sus padres, Jacob Wallis y Lucy Verde, luchan para llegar a fin de mes, ya que proporcionan a su hijo cuidados de enfermería las 24 horas del día. Pero Verde dijo que está agradecida por cada día que pasa con su hijo.

Durante una visita familiar a un parque en San Marcos el domingo por la tarde, Verde, de 30 años, dijo que cuidar a tiempo completo de Izaiah y de su hermana de 7 años, Caliah, es el trabajo más importante que ella podría desear.

“Me gusta ser mamá y me encanta cuidar de él”, dijo. “Es una buena sensación saber que estás ayudando a alguien”.

Anuncio

En la mañana del 18 de octubre de 2010, Izaiah iba en una carriola empujada por su abuelo en una acera de Oceanside cuando fue atropellado por una camioneta conducida por Noe Hernández, un conductor sin licencia de 17 años de edad, cuyo nivel de alcohol en la sangre era casi tres veces superior al límite legal.

Izaiah sufrió una lesión cerebral traumática, quedó paralizado del pecho hacia abajo, incapaz de respirar sin un ventilador, en coma y perdió la visión. No se esperaba que viviera, y si lo hacía, los médicos advirtieron a Wallis y Verde que probablemente estaría en un estado vegetativo permanente.

Pero Izaiah desafió las expectativas. Recuperó la vista y muchas de sus funciones cognitivas. Aprendió a usar sus brazos para jalar la parte inferior de su cuerpo y a utilizar sus manos para dar vuelta a las páginas del libro y aplaudir cuando está contento. También aprendió a usar un iPad para ver sus películas animadas favoritas y el software para crear frases sencillas en el iPad como “Quiero un libro”.

Anuncio

Jacob Wallis, fotografiado en 2010, con su hijo pequeño, Izaiah, justo meses antes de que Izaiah fuera atropellado por un conductor adolescente ebrio y dejado gravemente discapacitado.
Jacob Wallis, fotografiado en 2010, con su hijo pequeño, Izaiah, justo meses antes de que Izaiah fuera atropellado por un conductor adolescente ebrio y dejado gravemente discapacitado.
(Courtesy of the Wallis family)

Aunque Izaiah nunca recuperó la habilidad de hablar, puede decir algunas palabras, como su nombre, “hi” y “hey”. Verde dijo que cree que lo oyó decir “Mamá" hace unas semanas, pero ahora se pregunta si era una ilusión.

Aunque un juez de Vista ordenó al conductor, Hernández, que pagara a la familia $55 millones en daños y perjuicios, muy poco dinero fue recuperado.

Noah Domingo, de 18 años, murió en enero por envenenamiento con alcohol en una fiesta de la fraternidad fuera del campus. Cinco de sus hermanos de fraternidad fueron acusados de delitos menores relacionados con su muerte.

Afortunadamente, la familia ha sido ayudada a través de los años por Passion 4 Kids, una organización sin fines de lucro fundada por Charles y Linda Van Kessler. A través de donaciones a su sitio web (passion4kids.org o passion4kids.com), el grupo ayudó a los padres a comprar una casa en Vista, obtener transporte confiable y cubrir gastos inesperados. Y en 2013, los Kessler ayudaron a la familia de Izaiah a aparecer en el programa Dr. Phil. Los televidentes recaudaron 170 mil dólares para un fondo especial destinado a pagar la atención médica y terapéutica de Izaiah. Hoy en día, la mayor parte del dinero de la cuenta de la Fundación Dr. Phil se ha gastado.

“Estamos bien ahora mismo”, dijo Verde. “Es una lucha, pero nos las arreglamos”.

La pareja se las arregla con uno de ellos trabajando a tiempo completo y el otro sirviendo como cuidador de Izaiah a tiempo completo. Wallis, de 30 años, comenzó recientemente un nuevo trabajo vendiendo autos con su tío. Sus ingresos pagan la hipoteca, los servicios públicos y los comestibles.

Una mezcla de seguros, pagos por discapacidad y subvenciones para pagar la terapia física de Izaiah y una enfermera nocturna cuatro noches a la semana. Verde cubre las otras tres noches. Cada dos horas, Izaiah necesita atención médica, incluyendo cambios de pañales, de bolsas de catéter, tratamientos de respiración, ajustes en el cuerpo para evitar las úlceras de decúbito y mantenimiento de su sistema de ventilación.

Anuncio

Verde dijo que intentó asistir a la universidad el año pasado - sueña con trabajar un día en el campo de la medicina - pero el cansancio de los turnos nocturnos y las crisis médicas periódicas de Izaiah la llevaron a abandonar sus estudios. A lo largo de los años, Izaiah ha sido hospitalizado docenas de veces, generalmente por neumonía o fiebre alta.

En los últimos años, los pulmones de Izaiah se han fortalecido, por lo que no ha necesitado tantas hospitalizaciones por neumonía. Pero en septiembre, fue llevado al hospital con una pierna rota. Debido a su parálisis, los huesos de las extremidades inferiores de Izaiah se han vuelto frágiles. Cuando estaba usando sus brazos para moverse en su cama hace unos meses, su cadera se trabó y se rompió un fémur.

Para fortalecer los músculos y los huesos, Izaiah asiste a sesiones de fisioterapia todas las semanas. Los terapeutas colocan su cuerpo en un cabestrillo similar a un columpio y lo colocan sobre una cinta de correr, donde practica un movimiento al caminar.

“Esa es su cosa favorita. Cuando está en la cinta, mira fijamente a sus pies y aplaude. Le hace muy feliz”, dijo Verde.

Aunque Izaiah es generalmente un niño feliz con una gran sonrisa, su lesión cerebral a veces lleva a episodios de mal genio. El mes pasado, se frustró y tiró su iPad y lo rompió. La familia no ha podido permitirse uno nuevo, pero Verde dijo que normalmente puede adivinar lo que su hijo quiere leyéndole los ojos.

Los días laborables de 9 a.m. a 2:45 p.m., Izaiah asiste a clases adaptables de quinto grado en la Escuela California Avenue en Vista. Este es su último año en la escuela para niños con necesidades especiales. Eso preocupa a Verde, porque su hijo es muy feliz allí y extrañará a sus maestros. Ahora está buscando una escuela intermedia a la que él pueda asistir el próximo otoño.

Su hija, Caliah, asiste al segundo grado en una escuela Montessori local. Debido a que ha crecido viendo a sus padres cuidar de Izaías, Cali se enorgullece de sus propias habilidades de enfermera. Durante la visita al parque el domingo, Cali montaba un columpio por unos minutos, luego periódicamente corría a la silla de ruedas de su hermano y le ajustaba la sudadera con capucha para proteger sus ojos del sol. Más tarde reprendió a su madre por hablar demasiado alto porque Izaiah necesitaba una siesta.

“Toda su vida, Izaiah ha sido así, así que está acostumbrada”, dijo Verde. “Ella es muy buena con él y muy cariñosa”.

Anuncio


Anuncio