Anuncio
Share
California

El tiroteo en Santa Clarita deja a los niños en el desfile de Acción de Gracias llorando, tratando de entender

472742-me-saugus-hs-school-shooting03_ALS.JPG
Una madre se reúne con su hija en las afueras de Saugus High School, donde al menos una persona murió y cuatro resultaron heridas cuando un pistolero abrió fuego contra el campus de Santa Clarita a primeras horas del jueves.
(Al Seib/Los Angeles Times)

Anthony Breznican acababa de dejar a su hija e hijo en la escuela el jueves cuando su esposa le avisó de la noticia de un tirador en la cercana Saugus High School en Santa Clarita.

Breznican, de 43 años, corrió de regreso a North Park Elementary, donde los padres comenzaron a amontonarse en el vestíbulo a medida que los detalles emergían, y gradualmente empezaron a sacar a sus hijos de la zona.

“Hay niños con atuendos de peregrinos que planeaban hacer su desfile de Acción de Gracias hoy”, dijo Breznican. “No pueden dejar de llorar”.

Su hija de 10 años, de quinto grado, le dijo llorando que un niño había disparado en la Escuela Secundaria Saugus.

Anuncio

“Los mayores sabían exactamente lo que había pasado”. Los estudiantes más jóvenes procesaban su miedo de manera diferente.

Breznican relató que su hijo, un niño de 6 años de edad de primer grado, dijo que había oído que el culpable era Venom, un villano de Spider-Man.

Breznican dijo que varios de los estudiantes se reunieron en su casa, donde fueron distraídos con la televisión en un intento de regresar a alguna aparente normalidad.

El tiroteo en Saugus High School dejó una persona muerta y al menos otras cuatro heridas. El sospechoso, un adolescente que fue a la escuela, está bajo custodia, dijeron las autoridades.

Anuncio

Aunque Santa Clarita ha sido considerado un paraíso suburbano, dijo que no ha estado exento de violencia.

Algunos miembros de la comunidad murieron en el tiroteo de Las Vegas en 2017.

Otros tenían amigos afectados por el tiroteo de Thousand Oaks del año pasado. Y la propia ciudad ha sentido la amenaza directa del miedo.

“Santa Clarita tuvo la amenaza sobre su cabeza durante mucho tiempo. Mi hija comenzó el kindergarten en 2014, y el primer día, había un estacionamiento lleno de ayudantes del sheriff porque un niño que dijo en Instagram que iba a disparar a la escuela”, manifestó. “Estarías loco si pensaras que algo así no puede pasar aquí".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio