Anuncio
Share
California

"¿Cómo nos recuperamos?”: Los expertos opinan sobre cómo hablar con sus hijos de los tiroteos

Students and family members leave Central Park in Santa Clarita
Estudiantes y familiares dejan Central Park en Santa Clarita después de ser evacuados de Saugus High School, donde un tirador abrió fuego el jueves por la mañana. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Después de un tiroteo en la escuela, consejos para los padres de cómo ayudar a los niños a sobrellevar la situación...

El tiroteo del jueves en Saugus High School en Santa Clarita provocó un miedo intenso y desgarrador entre muchos adolescentes que corrían a esconderse, atrincheraron las puertas de las aulas con mesas y sillas y se escondieron en los armarios. Más tarde, mientras se reunían en un parque, los estudiantes y sus padres se desplomaron en brazos del otro en largos abrazos con lágrimas en los ojos.

“El miedo nos hizo sentir como si estuviéramos esperando el final”, dijo Andrei Mojica, de 17 años, quien se quedó encerrado con sus compañeros de clase y se preparó para usar un extintor de incendios como arma si fuera necesario.

"¿Cómo nos recuperamos y superamos este incidente?” preguntó Mojica.

Mientras la comunidad de Saugus se ocupa de las consecuencias del tiroteo del jueves, que dejó dos estudiantes muertos y otros tres heridos, los padres y otros adultos de confianza pueden ayudarles a sobrellevar la situación. He aquí algunas sugerencias de la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares y otros expertos en salud mental sobre cómo hacerlo:

Anuncio

1. Hable con su hijo sobre sus preocupaciones

Lo primero que los adultos deben hacer es asegurarse de que su hijo o adolescente sepa que está dispuesto y disponible para hablar con ellos, señaló Stephen Brock, profesor de psicología escolar de Cal State Sacramento.

“Ayúdeles a procesar lo que necesiten”, dijo Brock. Al mismo tiempo, y en especial durante el período inmediatamente posterior a un incidente como éste, es importante no forzar la cuestión. Sólo tiene que reconocer el hecho. Pregúntele si tienen cuestionamientos, y deje que sus preguntas sean su guía.

Los niños más pequeños pueden no estar tan preocupados. Pero es probable que los adolescentes sepan más y tengan preocupaciones concretas, así que es mejor tratar el tema directamente con ellos en lugar de evitarlo, señaló Carol Vidal, psiquiatra de niños y adolescentes de la Universidad Johns Hopkins.

Salud

Anuncio

“Lo más importante es no minimizar la sensación de ansiedad que puedan tener”, aseguró Vidal.

2. Dele a los niños información tranquilizadora sobre su seguridad

Los padres deben tranquilizar inmediatamente a sus hijos y asegurarles que están a salvo - práctica que se extiende a todos los sobrevivientes de trauma.

“Cuanto más tiempo continúe la circunstancia amenazante, o simplemente que [los sobrevivientes] crean que están en peligro, más difícil será recuperarse”, dijo Brock.

Los padres pueden asegurarse de que los menores entiendan que el perpetrador del tiroteo de Saugus no puede hacer más daño. Con los niños más pequeños, pueden llamar la atención sobre todo lo que los adultos hacen para mantenerlos seguros, como cerrar con llave las puertas y realizar simulacros de emergencia.

Los padres también pueden y deben decirles a sus hijos que la escuela es un lugar seguro para ellos. “Es un hecho objetivo. Es la realidad”, dijo Brock, citando datos nacionales que muestran que las peleas físicas, la violencia y los incidentes con armas han disminuido en las escuelas desde principios de la década de 1990.

“Hoy estas palabras y estadísticas pueden parecer huecas porque acabamos de tener una tragedia terrible, pero casi el 99% de los niños de 5 a 18 años que son víctimas de homicidio mueren fuera de la escuela”, dijo Brock.

3. Trate a los niños de acuerdo a su edad

Anuncio

De a los niños pequeños sólo información breve y sencilla. Estos pequeños son menos verbales, por lo que pueden comunicarse sobre su ansiedad dibujando o jugando, aseguró Vidal. Responda a sus preguntas con detalles específicos, pero no los sobrecargue.

“Es posible que necesiten la información en partes y no de una sola vez”, dijo.

Para los jóvenes en edad escolar media y secundaria, serán apropiadas conversaciones más detalladas. El mejor lugar para tener esa conversación depende del adolescente - podría ser en el auto o mientras un amigo está presente, en lugar de simplemente sentarse y hablar sobre el evento uno frente al otro.

4. Limite la exposición a los medios de comunicación

Esto es cierto para los jóvenes de todas las edades. Las imágenes violentas pueden causar un trauma secundario, y la información inapropiada puede resultar en ansiedad y confusión. Para los más pequeños, “cada vez que ven las noticias, sienten que se trata de un acontecimiento nuevo en lugar de la repetición del mismo evento. Es importante que no vean demasiado”, dijo Vidal.

Mientras que los niños mayores entenderán que la diferencia, la exposición prolongada a imágenes gráficas y detalles también es perjudicial para ellos.

Las redes sociales no necesariamente tienen que ser algo malo, dijo Vidal, citando el ejemplo de los estudiantes afectados por el tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida.

“Pueden usarlos para activar a las personas... en asuntos políticos y hacer eventos que les ayuden a socializar con otra gente. Podría darles un propósito”, dijo.

Anuncio

5. Modele un comportamiento saludable

Los niños recogen todo lo que sus padres están diciendo y haciendo. Los padres pueden dar ejemplo apagando la televisión, la radio o las redes sociales. Podría ser constructivo para los papás reconocer que el hecho de estar constantemente observando o escuchando sobre un incidente violento también los hace sentir ansiosos o temerosos.

Pero los padres deben dejar claro que están manejando sus propias emociones y que su hijo no necesita ser fuerte para ellos, dijo Jonathan Vickburg, un terapeuta matrimonial y familiar que trata a niños que están lidiando con traumas.

“Podemos mostrar que a veces también nos sentimos mal, pero no como para que los niños cuiden a sus padres”, dijo Vickburg.

6. Mantenga las rutinas

Cumplir con las rutinas regulares puede ser tranquilizador y ayudaría a los niños y adolescentes a mantener un sentido de normalidad.

“Lo que sucede después de cualquier evento traumático es que se siente como si nuestras vidas fueran a ser interrumpidas para siempre”, dijo Vickburg. “La rutina puede ayudarnos a sentirnos regulados de nuevo, ya sea un adulto o un niño”.

Eso puede ser difícil en las horas y días inmediatamente posteriores a un evento traumático, dijo Vickburg, pero los padres aún podrían ayudar a sus hijos a poner algo de orden en sus días, por ejemplo, continuando las cenas con la familia, haciendo la tarea o pasando el rato con los amigos.

Con los adolescentes en particular, es importante darles tiempo extra para estar con sus amigos. Les ayuda a establecer la normalidad y a conectarse a su red de apoyo.

7. Tenga un plan

Revisar los procedimientos de seguridad en la escuela y en casa. Deje que los niños sepan a quién llamar, dónde reunirse y cómo comunicarse en caso de emergencia. Esto ayuda a que los pequeños se sientan seguros y sepan que los adultos tienen el control.

En la escuela primaria North Park, los padres comenzaron a sacar a sus hijos de la zona después de recibir noticias del tiroteo en la cercana escuela secundaria Saugus.

8. Observe el estado emocional de los niños y busque ayuda si es necesario

La mayoría de los niños son resistentes y no experimentarán síntomas a largo plazo después de un evento traumático, señalaron los expertos. Inmediatamente después de un incidente violento pueden experimentar ansiedad y miedo. Algunas personas más cercanas al incidente también podrían tener dificultad para dormir o estar nerviosas.

Esté atento a los cambios de comportamiento, estado de ánimo, apetito o sueño. Cuando tales síntomas persisten y empiezan a afectar el funcionamiento personal, es entonces cuando se necesita ayuda profesional, señalaron los expertos.

Puede encontrar más información sobre cómo lidiar con la angustia emocional relacionada con la violencia y otros desastres en la Línea de Ayuda para Desastres del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU, que ofrece asesoramiento y apoyo en caso de crisis las 24 horas del día, los 7 días de la semana al (800) 985-5990.

Los escritores del Times Sonali Kohli y Brittny Mejia contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio