Anuncio
Share
California

Tiroteo en Santa Clarita: Muere el supuesto agresor a causa de una herida autoinfligida. Incautan armas en su casa

A sheriff’s deputy looks on as students board buses after Thursday’s deadly shooting at Saugus High School
Un agente del sheriff observa cómo los estudiantes abordan los autobuses después del tiroteo del jueves en la escuela secundaria Saugus. (Brian van der Brug / Los Angeles Times)
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

El tirador que abrió fuego en la Escuela Secundaria Saugus murió el viernes de una herida de bala autoinfligida. Mientras tanto, los investigadores incautaron armas de fuego no registradas de su casa y trataron de determinar el origen de la pistola usada en el ataque mortal.

Las autoridades dicen que Nathaniel Berhow disparó en el campus de Santa Clarita el día que cumplió 16 años después de que su madre lo dejara en la escuela. Un video de vigilancia escolar revisado por las fuerzas del orden muestra a un niño sacando una pistola de su mochila y abriendo fuego en el patio, matando a una joven de 15 años y a un niño de 14, e hiriendo a otros tres en un ataque que duró 16 segundos.

En un momento durante el tiroteo, el arma se atascó y el joven destrabó el arma de fuego antes de continuar disparando. Parecía saber cuántos disparos había hecho y dejó la última bala para sí mismo, dijo el sheriff del condado de Los Ángeles Alex Villanueva.

Los investigadores creen que el ataque fue planeado, pero dijeron que no creen que algún estudiante en particular haya sido el objetivo de su ataque.

Anuncio

“Parecía muy familiarizado con el arma”, dijo Villanueva. Añadió que el tiroteo no fue un “acto improvisado”, pero las autoridades no han determinado el motivo.

Villanueva dijo que los investigadores encontraron varias armas de fuego durante un registro de la casa del adolescente, y algunas no estaban registradas. No especificó qué tipos de armas fueron recuperadas. El Departamento del Sheriff está trabajando con la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos para rastrear los orígenes de la pistola calibre .45 usada en el tiroteo, manifestó.

El sospechoso, que según las autoridades puso fin al tiroteo disparándose una bala en la cabeza, estaba en estado crítico el viernes por la mañana, dijeron las autoridades.

El diputado James Callahan, un oficial de recursos de la escuela en Saugus, dijo que estaba de camino al campus cuando recibió la llamada de que había una persona disparando en la escuela. Cuando llegó minutos después, se apresuró a auxiliar a los estudiantes heridos en el patio junto con otros agentes del orden que ya estaban prestando ayuda.

Anuncio

“Cuando uno es ayudante de recursos escolares, se siente muy orgulloso de mantener seguro el campus”, dijo. “Nunca piensas que algo trágico como esto va a pasar”.

Un día después de que estallara el tiroteo, los estudiantes, los padres y los agentes del orden continuaban luchando contra las secuencias de la violencia que se había desatado.

Nota Roja

Xitlali Rodríguez estaba sentada en su primera clase de fotografía digital cuando oyó los disparos. La puerta del aula estaba abierta de par en par, dijo, y quedaba a sólo un edificio de distancia del patio donde el tirador abrió fuego.

La chica de 16 años pensó que iba a morir. Los estudiantes hicieron todo lo posible para mantener un perfil bajo: Cerraron la puerta, apagaron las luces y se escondieron en el salón. Todo el mundo estaba enviando mensajes de texto a familiares y amigos. Vio como unos lloraban en silencio mientras otros se abrazaban, tratando de consolarse unos a otros.

Rodríguez dijo que tenía que hablar con los consejeros de apoyo emocional de la escuela, quienes le dijeron que sufría de trastorno de estrés postraumático agudo.

“Estoy agradecida de encontrarme cerca de la familia, y feliz de estar a salvo”, dijo, “pero ahora tengo miedo de ir a la escuela o a grandes áreas públicas, y nadie debería sentirse así".

Dos niñas adolescentes que resultaron heridas en el tiroteo permanecieron hospitalizadas el viernes, pero se espera que se recuperen. Una joven de 15 años llegó el jueves al Centro Médico Providence Holy Cross con una herida de bala debajo del ombligo, dicen los médicos. La bala, que se había alojado en su cadera, fue extraída por los cirujanos.

Un niño de 14 años llegó al mismo hospital con una herida de bala en el hombro izquierdo y en la parte inferior del abdomen. Se espera que ambos sean dados de alta muy pronto. Las otras dos adolescentes se encuentran alojadas en la misma habitación y están rodeadas de sus familias.

Anuncio

“Una vez que terminamos de atenderlas, ambas estaban sentadas, sonriendo y hablando”, dijo el Dr. Boris Borazjani durante una conferencia de prensa matutina en el hospital.

El viernes, los funcionarios del servicio médico forense identificaron a la niña de 15 años que murió en el tiroteo como Gracie Anne Muehlberger y al niño de 14 años que falleció como Dominic Blackwell.

Un estudiante, un niño de 14 años, fue tratado y dado de alta el jueves por la tarde del hospital. Sus heridas específicas no fueron proporcionadas.

Todas las escuelas en el Distrito Escolar Unido William S. Hart fueron cerradas el viernes por respeto a las víctimas y sus familias. Sin embargo, los consejeros del distrito estaban disponibles para los estudiantes, lo mismo que el personal de la Iglesia Bautista Grace, dijo el agente Mike Kuhlman.

“La violencia armada experimentada en todo el país, y con demasiada frecuencia en las escuelas, ha impulsado a nuestro distrito, al igual que a otros, a llevar a cabo capacitaciones para el personal y los estudiantes para estos eventos impensables”, dijo en una declaración. “Nos tomamos muy en serio el entrenamiento; rezamos para que nunca lo necesitemos. Sin embargo, hoy, nuestro brillante personal entró en acción con valentía y disciplina”.

Los detectives han llevado a cabo 40 entrevistas y todavía les quedan seis en sus esfuerzos por reconstruir lo que condujo al tiroteo del jueves. También han buscado en los papeles y discos duros de las computadoras del sospechoso, pistas sobre el motivo, pero hasta ahora, no ha surgido ninguno. El adolescente no dejó una nota de suicidio o un manifiesto detallando sus planes, dijo el viernes el capitán del sheriff Kent Wegener.

Los amigos y vecinos del sospechoso estaban sorprendidos, diciendo que el adolescente no mostraba signos de agresión. Corría en el equipo de campo traviesa de la escuela y ayudaba a los miembros más jóvenes en su tropa de Boy Scouts. Sus compañeros de clase lo describieron como un estudiante muy inteligente, un triunfador académico que a menudo recibía las más altas calificaciones en sus clases.

Anuncio

"Él era muy gracioso”, dijo Brooke Risley, de 16 años. “Tenía un tipo de humor muy elevado, tanto, que a menudo ni siquiera podía entender la broma, porque estaba muy por encima de mi cerebro”.

Sin embargo, los registros públicos y una fuente de alto rango de las fuerzas de seguridad indicaron que había signos de problemas en el hogar.

Su vida familiar en Santa Clarita se vio afectada por la muerte súbita de su padre en diciembre de 2017, dijeron conocidos. Más recientemente, una fuente le dijo a The Times que el niño estaba teniendo problemas con su novia, quien era su ancla emocional.

El padre del adolescente, Mark Berhow, fue arrestado bajo sospecha de conducir bajo la influencia de alcohol en 2013 y 2015. La segunda vez, fue condenado a 45 días de cárcel y cinco años de libertad condicional.

Según los registros de la cárcel, fue fichado en 2015 por sospecha de intento de agresión a su cónyuge. La oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles se negó a presentar cargos en ese caso, alegando pruebas insuficientes.

Un juez otorgó la custodia física del niño a su madre en agosto de 2016, a pesar de que ambos padres todavía parecían vivir en el pequeño rancho de la familia en Sycamore Creek Drive.

“Es un día duro aquí en Santa Clarita”, dijo Villanueva. “Toma a tu hijo, abrázalo un poco más fuerte y asegúrate de que haga lo correcto cuando esté en la escuela”.

Las autoridades están pidiendo a los testigos que aún no han hablado con la policía que se pongan en contacto con la Oficina de Homicidios del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles al (323) 890-5500.

El escritor del Times James Queally contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio