Anuncio
Share
California

California utiliza menores para encontrar ventas ilegales de tabaco y alcohol. No ha hecho lo mismo con la marihuana

Some lawmakers think the state can do more to keep marijuana out of the hands of minors.
Marihuana en un dispensario ilegal allanado por la policía de Los Ángeles en Wilmington en mayo. (Allen J. Schaben / Los Angeles Times)
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

La agencia estatal que hace cumplir las leyes de cannabis en California no ha seguido el ejemplo de otros estados en la conducción de operativos para prevenir la venta de marihuana a menores

Las agencias estatales de California envían a menores a miles de licorerías y bares cada año para intentar comprar alcohol o cigarrillos. Las operaciones atrapan a cientos de empleados y camareros que venden a clientes menores de edad.

Pero dos años después de que el estado comenzara a otorgar licencias a las tiendas de marihuana, la agencia encargada de hacer cumplir las leyes de cannabis en California no ha realizado operaciones similares dirigidas a la industria multimillonaria de marihuana en el estado, la más grande del país.

La Propuesta 64, que fue aprobada por los votantes en 2016 para legalizar la venta y el cultivo de cannabis, no requiere que el estado use operaciones encubiertas para hacer cumplir la ley.

Pero los defensores de la iniciativa prometieron acciones agresivas para mantener la marihuana fuera del alcance de los menores, y los expertos y críticos de la legalización de la misma dicen que el estado no está utilizando un método importante para responsabilizar a la industria, incluso cuando las operaciones que usan menores como señuelos se han convertido en una práctica habitual en otros estados que legalizaron el cannabis.

Anuncio

“Los operativos de señuelo son un gran indicador de cuán frecuente es el incumplimiento”, dijo Tom Lackey, asambleísta republicano de Palmdale, un oficial retirado de la Patrulla de Caminos de California.

“También ayudan a enviar un mensaje de que hay consecuencias por no seguir la ley de California y debería usar todas las herramientas una vez hechas las operaciones para cuando no sigan dicha conformidad”.

La Propuesta 64 legalizó la venta de marihuana para uso recreativo a personas mayores de 21 años. Los californianos mayores de 18 años pueden comprar cannabis medicinal con la recomendación de un médico y una tarjeta de marihuana medicinal.

Las fuerzas del orden público utilizan habitualmente a los menores para evaluar si las tiendas de marihuana venden a clientes menores de edad en Colorado, Washington y Oregón, donde también se ha legalizado el cannabis.

Anuncio

En esos estados, las operaciones se ven como un elemento disuasivo efectivo para los minoristas que de otro modo podrían vender marihuana a menores.

Las operaciones “son una herramienta probada para mejorar el cumplimiento”, dijo Brian E. Smith, portavoz de la Junta de licores y cannabis del estado de Washington. “Cuanto más hacemos, se logra una mejor tasa de cumplimiento”.

Nota Roja

En los últimos dos años, los agentes del orden del estado de Washington han enviado menores de edad a las tiendas de marihuana 2.144 veces, y los empleados minoristas presuntamente vendieron la droga a los compradores menores de edad en 90 casos.

Los números han disminuido a medida que se corrió la voz de las operaciones encubiertas a los minoristas, dijo Smith.

El estado ha adoptado regulaciones que requieren que los minoristas rechacen a los menores que buscan comprar marihuana.

Pero los funcionarios de California dicen que no han montado operaciones porque no están obligados por la Propuesta 64 y están muy ocupados tratando de eliminar el gran mercado negro de vendedores de cannabis, algunos de los cuales han vendido productos contaminados, incluidos los peligrosos cartuchos de vaporizador.

Los funcionarios han centrado su atención en responder a las quejas recibidas por la Oficina de Control de Cannabis, que se envían a una unidad de investigación estatal dentro del Departamento de Asuntos del Consumidor de California, dijo Alex Traverso, el portavoz de la oficina.

“De esas quejas, la gran mayoría son de ventas minoristas ilegales y de entrega”, dijo. “La prioridad es trabajar en las quejas recibidas en áreas donde tenemos gente con licencias que se ven afectados porque los operadores ilegales están cortando sus negocios”.

Anuncio

Los vendedores del mercado negro, que no pagan impuestos o cumplen con las regulaciones costosas, incluidos los requisitos de prueba, amenazan el mercado legal al alejar a los clientes de los vendedores autorizados a través de una competencia desleal, dicen los funcionarios.

Es legal llevar el CBD en un avión si cumple con los requisitos. El mayor riesgo ahora es si te vas a meter en problemas con las leyes estatales.

Los vendedores ilícitos también tienen más probabilidades de vender a clientes menores de edad.

Una auditoría reciente de United Cannabis Business Assn. descubrió que hay unos 2.835 dispensarios sin licencia y servicios de entrega que operan en California, más del triple del número de negocios con licencia.

A pesar de la necesidad de dirigirse a los vendedores del mercado negro, algunos legisladores dicen que el estado puede y debe hacer más para mantener la marihuana fuera del alcance de los menores.

Los opositores a la Propuesta 64 dijeron que los partidarios de la iniciativa no han cumplido su promesa de asegurarse de que el sistema legalizado no brinde a los menores un mayor acceso a la droga.

“El acceso, uso y daños de los adolescentes relacionados con la marihuana está aumentando”, dijo Scott Chipman, vicepresidente de Americans Against Legalizing Marijuana, uno de los principales opositores de la Proposición 64. “Los programas menores de señuelo son una de las muchas estrategias de aplicación que podrían ser útiles, especialmente si hay medios suficientes con respecto a los resultados”.

Los legisladores también dicen que el estado debería probar las tiendas de marihuana con licencia enviando a menores bajo la supervisión de la policía. La Legislatura aprobó un proyecto de ley en 2017 que permite a las fuerzas del orden reclutar a personas menores de 21 años para ayudar a realizar operaciones encubiertas.

Lackey dijo que las operaciones similares que se han realizado durante años para evitar la venta de tabaco a menores han sido un éxito.

Anuncio

En 2018, el Departamento de Salud Pública de California realizó 3.652 inspecciones encubiertas de compra en todo el estado utilizando menores como señuelos que encontraron 361 ventas ilegales de tabaco a compradores menores de edad.

El estado también realizó 5.443 operaciones encubiertas el año pasado en las que los menores supervisados ​​por la policía fueron enviados a licorerías, bares y restaurantes para tratar de comprar alcohol, lo que resultó en el arresto de 739 personas por vender ilegalmente a compradores menores de edad.

Los infractores enfrentan sanciones que incluyen multas y licencias suspendidas.

Los operativos de tabaco fueron citados como un posible modelo para la aplicación de las operaciones de marihuana en un informe de 2015 por una comisión estatal dirigida y nombrada por el entonces subgobernador Gavin Newsom, que recomendó una acción agresiva para proteger a los californianos menores de edad del acceso al cannabis.

“Las ventas ilegales de adultos a menores deben seguir siendo una prioridad de seguridad pública”, dijo el informe final de la Comisión Blue Ribbon de Newsom sobre la política de marihuana, que proporcionó recomendaciones para la Propuesta 64.

Citando a expertos, el panel agregó: “El modelo de tabaco puede proporcionar algunas ideas, donde los minoristas se controlan haciendo que la gente vaya a comprar, lo que resulta en sanciones si el minorista vende al menor o si el minorista no asegura el área inmediatamente alrededor de su ubicación”.

Una investigación sobre los vapores que enferman a la gente en Utah condujo a una ciudad costera del sur de California y a una empresaria que había sido pionera en el uso del CBD.

Newsom, ahora gobernador, declinó hacer comentarios sobre si el estado debería reclutar menores para los operativos de las tiendas de marihuana, pero ha pedido una mayor aplicación en los últimos meses.

En respuesta a una crisis de salud que ha implicado que el cannabis utilizado en los cigarrillos electrónicos como una posible causa de enfermedades relacionadas con los pulmones, Newsom emitió una orden ejecutiva en septiembre que pedía a las agencias estatales que desarrollaran un plan para aumentar la aplicación de la ley destinada a reducir el vapeo ilegal por parte de menores.

El gobernador señaló en ese momento que el 14.7% de los estudiantes de secundaria de California informaron haber consumido cannabis el año pasado.

Los funcionarios de la industria han estado presionando al estado para que tome medidas enérgicas contra el mercado negro, pero reconocen que hay otros problemas con los que lidiar, dijo Lindsay Robinson, directora ejecutiva de la Asociación de la Industria del Cannabis de California.

“Obviamente apoyamos que la industria no venda a menores”, dijo Robinson. “Hay tantas prioridades de aplicación para equilibrar”.

Algunos partidarios de la Proposición 64, incluido el asambleísta Rob Bonta (D-Alameda), quien lideró a los legisladores en la ley sobre el cannabis, dicen que apoyan el envío de menores a las tiendas de marihuana como parte de las operaciones encubiertas.

“Dado que la Prop. 64 ahora está completamente implementada, tiene sentido tomar medidas proactivas para garantizar que nuestros niños estén restringidos adecuadamente de los productos de cannabis en las tiendas autorizadas, tal como lo hacen las autoridades con el tabaco y el alcohol”, dijo Bonta.

Las tiendas de cannabis con licencia tienen un nivel adicional de seguridad en los requisitos para que los clientes muestren identificación antes de que puedan hacer una compra, señaló.

“Aún así, es nuestra responsabilidad ver que se cumplan nuestras leyes”, dijo Bonta. “Apoyaría esfuerzos como el uso de señuelos para verificar el cumplimiento”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio