Anuncio
Share
California

Piden el regreso de trabajador latino que fue deportado después de sufrir accidente

trabajador
Delmer Joel Ramírez en una foto.
(Via Twitter)

Delmer Joel Ramírez trabajó durante varios años en Estados Unidos sin documentos legales, antes de sufrir un accidente. En lugar de beneficios, llegó la “migra” por él y lo envió a Honduras.

Ahora, varias organizaciones laborales y comunitarias le piden a la comunidad firmar un llamado urgente, dirigido al Secretario de Trabajo de Estados Unidos, Eugene Scalia.

En la petición electrónica, se hace el llamado a Scalia para que actúe de inmediato y deje ingresar al trabajador de construcción a Nueva Orleans, en donde Ramírez radicó y trabajó durante 18 años en el Hard Rock Hotel.

Entretanto, varias organizaciones han lanzado la etiqueta #BringJoelBack y #HandsOffJoel para alentar a los usuarios de las redes sociales a que se sumen a esta iniciativa.

Anuncio

En un día de trabajo, Ramírez se lastimó en octubre cuando una estructura colapsó, matando a tres trabajadores e hiriendo a docenas más. El inmigrante sufrió heridas graves y se estaba recuperando, sólo para ser detenido por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y luego deportado a su Honduras natal, el 29 de noviembre anterior.

Ramírez, quien había presentado preocupaciones de seguridad con su supervisor antes del colapso trágico y evitable del edificio, fue entrevistado tres veces por OSHA mientras estaba detenido.

La Comisión de la Fuerza Laboral de Luisiana ha declarado que es un “testigo crucial” para la investigación de violaciones de seguridad que cobró tres vidas e hirió a muchos trabajadores.

“Estar separado de Joel ha sido muy duro para mí y para los niños”, dijo Tania Bueso, esposa de Ramírez.

Anuncio

“Pero no puedo dejar de pensar en los trabajadores que no lograron salir con vida y en sus familias que esperan respuestas. Si el bienestar de los trabajadores es algo importante para el secretario Scalia, traerá a Joel de regreso para que pueda participar en la investigación”, agregó Bueso.

Esta iniciativa que pide “regrese a Joel a casa” cuenta con el apoyo de organizaciones, incluidas la AFL-CIO, Justicia de Trabajadores Interreligiosos (IWJ), COSH Nacional, la Red Nacional de Jornaleros (Ndlon), el Proyecto de Ley Nacional de Empleo (NELP), el National Women’s Law Center, Oxfam America, Working Families United y muchos otros.

“No hay razón para separar a un trabajador lesionado que es un testigo importante de un desastre en el lugar de trabajo lejos de su familia”, dijo Jessica Martínez, codirectora ejecutiva del Consejo Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (COSH Nacional).

“Esta acción innecesaria de ICE disminuye la autoridad y protecciones de los denunciantes de irregularidades de Estados Unidos y sólo sirve para intimidar a los trabajadores para que no se expresen contra los mismos empleadores que ponen sus vidas en riesgo”, sostuvo.

David Michaels, profesor en la Escuela de Salud Pública de la Universidad George Washington, señaló que los trabajadores indocumentados realizan algunos de los trabajos más peligrosos del país.

“Ahora ICE está enviando un mensaje a estos trabajadores: arriesgue su vida y la de sus compañeros de trabajo, o corra el riesgo de ser deportado. Si algún trabajador tiene demasiado miedo de presentar o quejarse de los problemas de seguridad, amenaza la seguridad de todos los empleados”, dijo.

La directora ejecutiva de NOWCRJ, Úrsula Price, añadió que al no evitar la deportación de Joel, Scalia ha enviado una fuerte señal a los trabajadores de todas partes de que el Departamento de Trabajo no está dispuesto a defenderlos.

“Esto genera un efecto escalofriante que pone en riesgo a todos los trabajadores y aumenta la probabilidad de otra tragedia”, concluye Price.


Anuncio