Anuncio
Share

Construir el caso penal contra Harvey Weinstein en L.A. fue una exhaustiva tarea de dos años

Jackie Lacey, fiscal de distrito del condado de Los Ángeles.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

El caso contra Harvey Weinstein fue construido por la policía y los fiscales de Los Ángeles durante dos años, y la fiscal de distrito del condado de L.A. Jackie Lacey afirmó este lunes que, por momentos, se trató de un proceso tortuoso. “Trabajamos en investigar los sumarios. Con respecto a las víctimas en este y otros casos de agresión sexual, es muy difícil lograr que se sinceren y cuenten lo que necesitan decirnos”, señaló. “Para algunas fue muy vergonzoso y aterrador; por eso les dijimos que sólo trabajábamos para obtener la evidencia necesaria para llegar a los tribunales”.

Weinstein fue acusado de cuatro cargos de agresión sexual en el condado de Los Ángeles, derivados de denuncias presentadas por un par de mujeres que alegan que el exproductor las atacó en hoteles en Los Ángeles y Beverly Hills durante 2013. Fue una de varias acusaciones hechas contra Weinstein, pero la primera en Los Ángeles que deriva en cargos.

Mientras Los Ángeles investigaba, las autoridades de Nueva York presentaron cargos penales. El juicio contra Weinstein allí comenzará esta semana.

Fuentes policiales adelantaron a The Times que los investigadores de Los Ángeles pasaron meses hablando con posibles testigos, viendo cómo podían corroborar las acusaciones de las mujeres, incluso a través de videos y registros de hoteles. Weinstein negó cualquier irregularidad en las denuncias de Los Ángeles y se declaró inocente de los cargos en Nueva York.

Anuncio

El caso es desafiante debido a la naturaleza privada de las presuntas escenas del crimen, y al hecho de que muchas mujeres acudieron a la policía años después de ocurridos los incidentes. Algunas presentaron sus denuncias después de que el New Yorker y el New York Times publicaran explosivos artículos donde otras mujeres lo acusaban.

Lacey remarcó que el trabajo de investigación valió la pena.

“La conclusión es que trabajamos en este caso con mucha diligencia en los últimos años. Nuestro caso estaba listo para comenzar este año, y fue el primer día hábil en que pudimos reunir a todos los que necesitábamos para hacer esto”, explicó.

La procuradora agregó: “No queremos interferir con el caso de Nueva York. El juez tendrá que tomar la decisión de liberarlo con una fianza de $2 millones, ya que hemos presentado una orden de arresto. Con más víctimas y una fianza de $5 millones, deberá decidir si el acusado necesita prisión preventiva o no”.

Es probable que eso desencadene una audiencia en la sala del tribunal, el martes en Nueva York, sobre si Weinstein debería ser encarcelado o si se incrementa el valor de su fianza.

En total, remarcó Lacey, la oficina del fiscal de distrito revisó ocho acusaciones contra Weinstein. Los fiscales declinaron presentar cargos en tres casos porque habían prescrito. Esos hechos involucraban una presunta violación en Hollywood en la década de 1970, un incidente donde Weinstein estaba acusado de exhibirse frente a una productora durante una reunión en Beverly Hills en 2011, y una acusación de agresión sexual en la Nochebuena de 2015, según muestran los registros judiciales.

Otros tres casos siguen bajo revisión por posibles cargos, aclaró la fiscal.

Para proporcionar una mejor alternativa a dormir en la calle, tenemos que preguntar a las personas sin hogar qué es lo que consideran mejor. El condado de Los Ángeles no ha hecho eso.

Lacey espera que otras víctimas se presenten como testigos de los delitos sexuales de Weinstein que las involucraron. “Ello se utilizará para demostrar motivo, oportunidad, identidad, cosas por el estilo. Vamos a ver qué evidencia tenemos... Por favor, denuncien; no es demasiado tarde”, señaló.

Los cargos, anunciados por primera vez por la oficina de Lacey, provienen de una investigación iniciada por un grupo de tareas formado en 2017 para revisar las acusaciones de abuso sexual contra figuras de alto perfil de la industria del entretenimiento. El equipo revisó 40 casos contra presuntos depredadores de alto perfil en los últimos dos años, pero se negó a procesar en casi todos ellos porque “los presuntos delitos eran demasiado antiguos o no había pruebas creíbles suficientes para querellar”, remarcó la fiscal.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio