Anuncio
Share

California perdió más empleos de manufactura a manos de China que cualquier otro estado, según un informe

La sede de Apple, en Cupertino, California.
La sede de Apple, en Cupertino, California.
(Josh Edelson / para The Times)

Si los datos del Economic Policy Institute muestran una imagen nefasta del efecto del comercio de China en los trabajadores estadounidenses, sus conclusiones están abiertas a cierta disputa por otros economistas

California perdió muchos más empleos a manos de China que cualquier otro estado, y el Área de la Bahía de San Francisco es la zona más perjudicada de la nación debido a la baja en fabricación de tecnología.

Desde 2001, cuando China se unió a la Organización Mundial del Comercio, hasta 2018, el Estado Dorado perdió 654,100 empleos a manos de la nación asiática. La cifra es casi el doble de la segunda mayor pérdida a nivel estatal, los 334,800 empleos de Texas, según un informe publicado el jueves por el Economic Policy Institute, un grupo de expertos en temas laborales, ubicado en Washington, D.C.

El estudio, que se basa en los últimos datos de la Oficina del Censo de EE.UU y del Departamento de Trabajo, calculó que entre los distritos del Congreso que perdieron la mayor cantidad de empleos a manos de China, seis de los 10 principales se encuentran en California. Cuatro de ellos están en el Área de la Bahía y Silicon Valley -los distritos 15, 17, 18 y 19-, donde el 80% o más de los trabajos perdidos pertenecían al sector de la informática y la electrónica.

El 40º Distrito del Congreso del área de Los Ángeles, que abarca comunidades tales como Downey, East Los Angeles, Commerce y South Los Angeles, también aparece entre los 10 primeros. Más de la mitad de sus empleos perdidos pertenecían a la industria de la confección.

Anuncio

El Distrito 52 de San Diego también está entre ellos, con un 80% de los trabajos perdidos en fabricación de computadoras y productos electrónicos.

Aunque gran parte de la atención en torno a la guerra comercial del presidente Trump se centró en el Medio Oeste, la costa oeste se vio muy afectada por el aumento de la fabricación china que provocó esas tensiones comerciales.

“California ha sido particularmente impactada porque, sorprendentemente, las industrias más afectadas han sido las de electrónica”, indicó Robert Scott, director de investigación de comercio y fabricación del Economic Policy Institute y coautor del informe junto con el analista de datos Zane Mokhiber.

“Se puede pensar en China como una economía de baja tecnología y mano de obra intensiva, pero pasaron rápidamente de productos textiles y prendas de vestir a artículos de alta tecnología, computadoras, teléfonos, productos electrónicos y pantallas de video. Esa es la industria individual más grande en términos de pérdida de empleo a favor de China”.

California ha sufrido algunos terremotos destructivos en las últimas décadas, pero es posible que se produzcan terremotos mucho más grandes. Estos mapas muestran algunos escenarios.

En general, el déficit comercial de bienes de Estados Unidos con China creció de $83 mil millones en 2001 a $419,500 millones en 2018, según el informe. Las computadoras y la electrónica representaron el 44% del aumento, detalló Scott.

El Economic Policy Institute, junto con sus sindicatos aliados, ha criticado durante mucho tiempo el libre comercio sin trabas, y se opuso a la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio que fue avalada por el ex presidente Clinton cuando estaba en el poder. Sin embargo, su informe tampoco respalda las políticas comerciales de Trump.

“El déficit comercial de Estados Unidos con China aumentó de $347 mil millones en 2016 a $420 mil millones en 2018, un incremento del 21%", remarcó el documento. “Los empleos estadounidenses desplazados por los déficits comerciales de China aumentaron de casi 3 millones en 2016 a 3,7 millones en 2018, un total de más de 700.000 empleos perdidos o desplazados en los primeros dos años de la administración Trump”.

En una entrevista, Scott elogió los aranceles del actual presidente sobre el acero y el aluminio, a los cuales consideró como “efectivos, porque China es un gran jugador y ha desempeñado un papel muy negativo en la devastación de esas dos industrias. Pero los gravámenes generales que impuso a la mitad o más de nuestras importaciones desde China no han ayudado... China nos envía más artículos a través de otros países como Vietnam, Malasia y Singapur”.

Aunque el déficit comercial de Estados Unidos con China disminuyó el año pasado hasta noviembre, la caída se debió a las exportaciones de petróleo estadounidenses inducidas por el fracking, señaló Scott. El desequilibrio con los productos no petroleros, incluidos los bienes manufacturados y los productos agrícolas, siguió creciendo.

Sólo el reequilibrio de los tipos de cambio entre EE.UU y otras monedas reducirá el déficit comercial, explicó. “Necesitamos bajar el valor del dólar en un 25% o 30%… Pero Trump no ha estado dispuesto a enredarse con el problema de la moneda porque a Wall Street le gusta un dólar fuerte. Eso hace que sea barato subcontratar la producción”.

Si los datos del Economic Policy Institute muestran una imagen nefasta del efecto del comercio de China en los trabajadores estadounidenses, sus conclusiones están abiertas a cierta disputa por otros economistas.

“Me preocupa la suposición de que, si no estuviéramos comerciando tanto con China, todos estos empleos aparecerían mágicamente en la economía estadounidense”, consideró Christopher Thornberg, economista de Beacon Economics, una consultora de Los Ángeles que presta servicios a la industria privada y a agencias públicas. “No, eso no ocurriría. Estarían en México, Vietnam o Indonesia”, consideró.

Daniel Ornelas, un empleado de la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar, examina los terrenos del campus de VA en West L.A. durante el conteo anual de personas sin hogar.

Thornberg señaló el nivel récord de bajo desempleo en California, en 3.9% el mes pasado, y su expansión récord de empleos desde la Gran Recesión. “La participación de California en el ingreso personal nacional nunca ha sido tan alta como ahora”, dijo. “Jamás había sido tan bueno”.

El hecho de que California perdió más empleos de manufactura por China que otros estados deriva del hecho de que, hace 25 años, “era de lejos el estado manufacturero dominante en Estados Unidos”, consideró Thornberg.

“El condado de Los Ángeles por sí solo, en 1990, tenía 850,000 puestos en manufactura. Hoy tiene 325,000. Entonces, dado que la fabricación era una parte tan importante de la economía de California desde un punto de vista absoluto, las pérdidas parecen más grandes aquí".

El informe del Economic Policy Institute, sin embargo, se hizo eco de la afirmación de muchos economistas de que los empleos de rápido crecimiento en el sector de servicios son un pobre reemplazo para los trabajos de manufactura mejor pagados, que se hubieran quedado en Estados Unidos de no haber sido por las prácticas comerciales de China.

“Incluso si el aumento de la demanda en otros sectores absorbiera a todos los trabajadores desplazados por el comercio (lo cual es poco probable), la calidad del empleo posiblemente se vería afectada”, destacó el informe. “Muchas industrias no comerciales, como la venta minorista y la atención médica en el hogar, pagan salarios más bajos y tienen beneficios menos integrales que las industrias de bienes comerciales”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio