Anuncio

Impulsan aceleración de investigación sobre derrame de combustible de avión Delta

Decenas de estudiantes y adultos fueron tratados por irritación de la piel y problemas respiratorios luego de derrame.
Decenas de estudiantes y adultos fueron tratados por irritación de la piel y problemas respiratorios luego de derrame.
(AP)

Tras presión de parte de la comunidad, la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles se encuentra empujando a la Administración Federal de Aviación para acelerar su investigación en el caso del derrame de combustible de un avión Delta.

El avión arrojo casi casi 10,000 libras de combustible sobre Cudahy, South Gate y Pico Rivera en enero, y aproximadamente 65 personas incluidos menores de edad en siete escuelas, la mayoría preescolar resultaron afectados.

Nadie fue hospitalizado, pero decenas de estudiantes y adultos fueron tratados por irritación de la piel y problemas respiratorios. Hasta el momento Delta no dado respuestas de lo ocurrido.

Anuncio

Delta Flight 89, un Boeing 777, salió de LAX a las 11:15 a.m. del 14 de enero con destino a Shanghai con 181 personas a bordo, pero dijo que sostuvo problemas con el motor que requería que la aeronave regresara a LAX. Sin embargo, “tenía que deshacerse de la carga para aterrizar de manera segura”.

La supervisora Hilda Solís dijo que el condado necesita respuestas para las comunidades afectadas.

“Desde el primer día, he presionado para una investigación exhaustiva para determinar qué causó este incidente y ahora, más de seis semanas después de haber afectado a los residentes, aún no tienen ninguna respuesta sobre lo que salió mal o las garantías de Delta de que esto no volverá a suceder '', dijo Solís.

Delta emitió un comunicado el mismo día para decir que estaba trabajando con líderes de la comunidad local para escuchar las necesidades de la gente y determinar otras formas de apoyar a los afectados.

Anuncio

La directora del Departamento de Salud Pública, Barbara Ferrer, dijo que algunos de los residentes estaban preocupados por los posibles efectos de salud a largo plazo.

Ferrer dijo que la falta de información de Delta sobre la composición del combustible y el alcance de la exposición dejó a los trabajadores de salud del condado incapaz de responder adecuadamente.

La FAA dijo en un comunicado emitido el día después del vertedero de combustible que Delta no había notificado al control de tráfico aéreo la necesidad de tirar combustible y no lo volcó a una altitud o ubicación óptima, ya que el protocolo dicta que se liberará combustible sobre áreas despobladas designadas y no sobre áreas residenciales.


Anuncio