Anuncio
Share

Créelo o no, más gente se inclina a la oración contra la pandemia del coronavirus

La comunidad toma diferentes medidas para lidiar con el coronavirus, entre estas el orar.
La comunidad toma diferentes medidas para lidiar con el coronavirus, entre estas el orar.
(Hayne Palmour IV/The San Diego Union-Tribune)

No muchos se atreven a decirlo, pero la preocupación sobre la propagación del coronavirus ha hecho que mucha gente se incline a la oración para no enfermarse, para que no siga tomando vidas o para que los científicos encuentren una vacuna.

Inez Valdez es una de estas personas, aunque la señora de 40 años admite que no es religiosa fiel.

“No creo en religiones, pero si creo que hay un Dios que nos protege. Casi no hago oración, pero esta vez para mi ha sido una forma de estar activa ‘ayudando’ de alguna forma. Nadie está exento y nadie sabe si morirá o no de ello, aun cuando las estadísticas digan que muy pocos mueren”, dice Valdez.

“No muchos queremos demostrar que tenemos miedo, pero créelo o no más gente se inclina a la oración contra la pandemia del coronavirus”, sotiene.

Anuncio

La señora no es la única que se refugia en la oración, de hecho, un nuevo estudio de investigadores de la USC dice que muchas personas en Estados Unidos están cambiando sus comportamientos diarios a la luz de la pandemia de coronavirus.

Entre las medidas que las personas están tomando a parte de la oración, se encuentran el aumento de la higiene y el distanciamiento social. Al mismo tiempo, la preocupación por la posibilidad de tener que trabajar desde casa es latente, de acuerdo al USC Dornsife Center for Economic and Social Research y el USC Schaeffer Centro de Política y Economía de la Salud.

De hecho, un 50% dicen que han rezado mientras un 85% dijeron que se lavaron las manos o usaron desinfectante para manos más frecuentemente en comparación previa a la pandemia.

Anuncio

El 61% informó participar en diversas formas de distanciamiento. La estrategia más común (practicada por el 45% de las personas) era evitar contacto con personas de alto riesgo; El 25% dice que ha evitado los restaurantes en general y el 18% dice que ha evitado específicamente los restaurantes chinos.

Asimismo, el 6% dice que canceló o pospuso una cita médica mientras el 22% dice que ha estado almacenando alimentos y agua.

Para Valdez es entendible el cambio de comportamiento de cada persona.

Anuncio

“Tenemos ese instinto de sobrevivencia como todo ser vivo. Algunos vamos a asegurarnos de ‘estar a salva’ almacenando comida, otros distanciándose de lo que puede ser peligro, otros ‘rezando’ como medida espiritual”, señala la señora.

“Parece que la mayoría de las personas están tomando medidas '', dijo Bruine de Bruin, un profesor de la USC Provost de ciencias políticas públicas, psicología y comportamiento.

La encuesta se realizó del 10 al 12 de marzo y es una muestra de 2,436 residentes de Estados Unidos. Los resultados completos se publicarán en las próximas semanas.

Millones de padres de familia se preparan para el regreso a clase de sus hijos comprándoles útiles, pero no les hablan del tema de la agresión escolar en espera de que ellos no sean blancos, otros simplemente no saben cómo abordar el problema y aconsejan a los niños a pelear si alguien pelea con ellos.

Anuncio

El profesor de la USC Daniel Bennett, asistente de investigación de economía en el Centro Dornsife, sostuvo que el coronavirus es tanto una amenaza para la salud como una amenaza económica’’.

“Las medidas de distanciamiento social que se necesitan para limitar la transmisión también causará muchas dificultades. Mucha gente no siente que pueden trabajar de forma remota’’.

Los resultados muestran que el 12% de las personas dijeron que había un nivel relativamente alto (más del 25%) de posibilidades de que puedan perder su trabajo, mientras que el 18% dijo que había una posibilidad relativamente alta de que se les acabe el dinero.

De aquellos con trabajos, el 59% dijo que tendrían dificultades para trabajar desde casa.


Anuncio