Anuncio

Biden acierta en elegir a una mujer como vicepresidenta; ahora sólo debe optar por la correcta

La senadora por California Kamala Harris, a la izquierda, habla mientras el senador de Nueva Jersey, Cory Booker, a la derecha, y la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, escuchan durante un acto de campaña de Joe Biden, en la preparatoria Renaissance High School en Detroit. Harris y Whitmer se mencionan como posibles compañeras de fórmula de Biden.
La senadora por California Kamala Harris, a la izquierda, habla mientras el senador de Nueva Jersey, Cory Booker, a la derecha, y la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, escuchan durante un acto de campaña de Joe Biden, en la preparatoria Renaissance High School en Detroit. Harris y Whitmer se mencionan como posibles compañeras de fórmula de Biden.
(Mandel Ngan / AFP via Getty Images)

El compromiso de elegir una vicepresidenta fue inteligente porque es lo correcto. América, supuestamente la tierra de la igualdad de oportunidades, debería haber elegido una mujer presidente hace tiempo. El puesto de vicepresidenta está a un paso.

Joe Biden hizo un movimiento inteligente al prometer elegir a una mujer como su compañera de fórmula. Ahora debe ser inteligente nuevamente y elegir a la mujer adecuada.

Promover la elección de una vicepresidenta fue listo porque es lo correcto. Estados Unidos, supuestamente la tierra de la igualdad de oportunidades, debería haber elegido a una mujer como presidente hace mucho tiempo. Ahora, el cargo de una vice está a sólo un paso de distancia.

Lo correcto no siempre es lo inteligente a nivel político, pero en este caso lo es para el favorito demócrata. Suponiendo que Biden se convierta en el candidato presidencial del partido, la compañera correcta debería ayudar a captar a esas mujeres suburbanas con voto oscilante en los estados que deben ganarse para derrocar al presidente Trump en noviembre.

Además, al prometer inequívocamente seleccionar a una mujer, el exvicepresidente evitará mucha presión para hacer exactamente eso antes de la convención de nominación del partido, en julio. Con el tema fuera de discusión, no se distraerá de su mensaje principal de pragmatismo moderado, consistente y antiTrump.

Anuncio

Pero es vital para Biden seleccionar una compañera de fórmula que no sea un lastre o una distracción de la campaña. Necesita a alguien que ayude a atraer votantes, o al menos no los aleje.

Durante más de un año, la senadora de California Kamala Harris, de 55 años, ha estado en la lista central de contendientes a vicepresidentes, según los especuladores. Pero optar por ella podría no ser la jugada más inteligente.

Compañías y clientes han cancelado planes de viaje y las fábricas lidian con cadenas de suministro incompletas a causa del brote de coronavirus

Biden comentó después de que Harris renunciara a su propia iniciativa presidencial, en diciembre, que consideraría a la senadora para"cualquier cosa que le interesara”, incluida la vicepresidencia.

Anuncio

Seleccionar a una mujer de color podría entusiasmar a la base demócrata, algo que Biden, de 77 años, no logra hacer. Está cerca de la nominación porque los demócratas lo consideran el candidato con más probabilidades de vencer a Trump, la cualidad que consideran más importante, según las encuestas.

Harris, quien es negra, sería la primera mujer de color nominada para vicepresidente por un importante partido político. La fórmula Biden-Harris reflejaría la creciente diversidad de los votantes demócratas.

Esas son las ventajas, que sin embargo son superadas por las desventajas.

Para empezar, la selección de Harris por parte de Biden parecería demasiado cínica, descaradamente política para muchos votantes. Además, un compañero de fórmula debería poder entregar su estado de origen por aparecer en la boleta. Harris no es necesaria para eso; los 55 votos electorales de California, aproximadamente el 20% del total requerido para ganar la presidencia, ya están garantizados para cualquier demócrata.

Anuncio

De igual manera, ella no exhibió un atractivo duradero como candidata presidencial, incluso entre los votantes de color en su propio estado.

Una encuesta de noviembre pasado entre posibles votantes realizada por el Instituto de Políticas Públicas de California detectó que Harris era la primera opción para sólo el 9% de los latinos del estado de origen y el 9% de otras etnias, en su mayoría votantes negros y asiáticos. Biden era apoyado por el 27% de los latinos y el 20% de otros votantes no blancos.

Biden no necesita la ayuda de un compañero para ganar a los votantes negros. Ellos han sido su fuerza.

Harris tampoco compiló exactamente un registro estelar como procuradora general del estado. Era reacia al riesgo -por ejemplo, al no tomar posiciones en dos propuestas de votación para abolir la pena capital y una para acelerar las ejecuciones-, a pesar de su supuesta larga oposición a la pena de muerte. Las dos medidas de abolición fracasaron, y en cambio se aprobó la propuesta de acelerar las ejecuciones.

Anuncio

Este rasgo de aversión al riesgo se trasladó a la campaña presidencial, donde a menudo tropezó, sobre todo al vacilar torpemente sobre la atención médica universal, incluso pese a una retórica agresiva y procesal.

El Presidente Trump, que una vez esperó un segundo mandato con una economía fuerte, ahora se enfrenta a un caos económico y a un mercado de valores que se remonta a cuando asumió el cargo por primera vez. ¿La crisis del coronavirus hundirá su oferta de reelección? O le permitirá presentarse como un “presidente en tiempo de guerra”, como declaró el miércoles.

Pero si Biden optara por Harris y resultaran elegidos, ello alteraría significativamente el panorama político de California.

Harris se convertiría automáticamente en una posible presidenta, obstaculizando las duraderas ambiciones a la Casa Blanca del gobernador Gavin Newsom. Pero a corto plazo, este cosecharía un beneficio político. El gobernador elegiría al sucesor del Senado de Harris.

Anuncio

¿A quién recompensaría? Hay una larga lista de opciones demócratas de calidad: al procurador general del estado Xavier Becerra, ex congresista de Los Ángeles; al representante estadounidense Adam Schiff, de Burbank, quien dirigió la acusación contra Trump en la Cámara de Representantes; al secretario de Estado Alex Padilla; a la vicegobernadora Eleni Kounalakis…

O Newsom podría tomar él mismo el escaño del Senado, si renunciara y fuera nombrado por la nueva gobernadora Kounalakis. No obstante, es dudoso que haga esto último.

Si Newsom nombrara a un funcionario estatal, también podría elegir el reemplazo de esa persona y así controlar lo que pareciera un juego de sillas musicales.

Pero nos estamos adelantando.

Anuncio

Biden tiene otras mujeres de color a considerar, incluidas dos latinas de la costa oeste: la senadora de Nevada Catherine Cortez Masto, de 55 años, tiene un currículum similar al de Harris: es una ex fiscal general del estado y senadora de primer término. La gobernadora de Nuevo México, Michelle Luján Grisham, de 60 años, es ex miembro de la Cámara de Estados Unidos.

Stacey Abrams, de 46 años, quien es negra, perdió por poco una elección en 2018 para la gobernación de Georgia y es mencionada frecuentemente como posible vicepresidenta. Seamos honestos; tal vez algún día, pero hasta ahora el cargo más alto que ha ganado es el de legisladora estatal.

Algunas otras mujeres:

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, de 48 años, es impactante.Y podría aportar un estado vital, que Hillary Clinton perdió ante Trump hace cuatro años.

Anuncio

¿La senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, de 70 años? Muy a la izquierda. No es una buena opción.

Trump desafía la credibilidad en sus sesiones informativas diarias sobre el coronavirus, ofreciendo autopromoción y deseos.

La senadora de Minnesota Amy Klobuchar, de 59 años, podría tener un amplio atractivo en el Medio Oeste y asegurar la victoria en su estado natal, que apoyó a Clinton en 2016. Su carrera presidencial nunca ganó fuerza, pero es inteligente, experimentada, culta, optimista y moderada. La ideología sería aceptable en los estados en pelea.Concuerda con Biden a nivel político.

En este momento, la opción más inteligente para el posible candidato parece ser Klobuchar.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio