Anuncio
Share
California

Enfermeras entre los pacientes y el coronavirus: ‘California necesita hacer más en equipo de protección’

CORONAVIRUS
En los últimos días, NNU ha presentado más de 125 quejas ante las oficinas de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) en 16 estados.
(AP)

Su trabajo es atender a los pacientes de todo tipo de dolencias, pero la preocupación de los enfermeros es exponerse al coronavirus, exponer a sus pacientes y llevar ese mismo virus a su hogar y exponer a la familia.

Rocío, quien no quiso dar su nombre entero, sale todos los días del hogar con ese temor al trabajo.

“Me gusta lo que hago, pero no quiero dejarlo de hacer por enfermarme o enfermar a otros. Como enfermero debes ser muy cuidadoso contigo y con los pacientes”, dice la señora con mas de 10 años de experiencia.

“Pero… ¿Te imaginas no tener el equipo necesario y ver pacientes con fiebre pensando que pueden tener una infección que me puedan contagiar?... te pones a pensar qué va a pasar de mi y de aquellos que cuido”, sostiene.

Anuncio

La enfermera también se preocupa de que el problema sea en reversa; ella contagiando a un paciente que de por si está enfermo.

Algunos de los compañeros de la señora han dejado de usar los cubrebocas porque simplemente son difíciles de encontrar y la compañía de empleo no los provee.

“Somos los primeros en la línea de trabajo, sin nosotros la gente no se puede atender sola”, dice.

En los últimos días, National Nurses United (NNU) ha presentado más de 125 quejas ante las oficinas de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) en 16 estados acusando a hospitales individuales de no proporcionar lugares de trabajo seguros, como lo exige la ley.

Anuncio

La mayoría de las solicitudes se refieren a un equipo de protección personal. Las quejas también citan otras condiciones inseguras, como salas de aislamiento inadecuadas para pacientes infectados o sospechosos de infectarse.

Para Bonnie Castillo, directora ejecutiva de CNA y National Nurses United (NNU) y miembro de La Asociación de Enfermeras de California (CNA), si bien el gobernador de California ha tomado algunas medidas importantes, incluida la orden de estadía en el hogar en todo el estado y la reapertura de tres hospitales cerrados, se debe hacer mucho más, especialmente en la producción de equipos de protección personal adecuado.

“Escuchamos decenas de enfermeras todos los días, como los respiradores N95 y la ropa protectora completa de pies a cabeza”, señala Castillo.

Anuncio

Recientemente, la CNA le pidió al gobernador y otros funcionarios estatales que intensifiquen drásticamente los pasos para llevar inmediatamente equipo de protección personal a las enfermeras y otros trabajadores de la salud.

En una encuesta reciente, realizada por NNU, los participantes enfatizaron que temen por su seguridad, así como la seguridad de los pacientes y las familias que los acompañan, recalcando que la propagación del COVID19 se propaga fácilmente.

Hasta hace unos días, el Departamento de Salud Pública de California (CDHP), que ha estado subfinanciando los presupuestos de salud pública durante una década, informó a los hospitales de California que está renunciando a los estrictos requisitos actuales del estado sobre seguridad hospitalaria.

Esta exención permitirá que los hospitales reduzcan drásticamente las prácticas en una amplia variedad de estándares, incluidos los equipos de protección personal (EPP) e incluso el personal de enfermería seguro para los pacientes (proporciones de enfermería).

Anuncio

Con estos resultados, los enfermeros en primera línea sostienen que, en los EPP, el CDPH cita las pautas mucho más bajas, no obligatorias, sugeridas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Esto les permite a los hospitales usar materiales muy inferiores, como los pañuelos, que casi no proporcionan protección efectiva cuando los pacientes son altamente contagiosos.

“Cuando las enfermeras ven que ni los funcionarios públicos, ni sus hospitales, están poniendo mucho valor en su seguridad, eso es una receta para un desastre aún mayor”, advierte Castillo. “Eso tendrá consecuencias trágicas y no hará nada para detener un desastre en aumento”.

Tras la presión, el presidente Trump ha accedido ordenar a los fabricantes nacionales que produzcan más equipo profesional para los pacientes, pero no se sabe a cuantos les podrá ayudar.

Anuncio

A partir del 16 de marzo, solo el 55 por ciento de enfermeros (de entre 8,200 encuestados, informa tener acceso a los respiradores N95, y solo el 27 por ciento tiene acceso a los respiradores purificadores de aire (PAPR) con el estándar más alto.


Anuncio