Anuncio
Share
California

Las escuelas emiten advertencias: Se necesitan pruebas y rastreo de coronavirus antes de reabrir los campus

Cerritos Elementary Principal Perla Chavez-Fritz with campus visitors
La directora de Cerritos Elementary, Perla Chávez-Fritz, del centro, guía a las visitantes a través de los desafíos de reabrir su campus de Glendale.
(Al Seib/Los Angeles Times)

Coronavirus: Los distritos escolares más grandes de California dicen que la reapertura del otoño requiere pruebas, rastreo de contactos y más fondos

Al plantear la posibilidad de que los campus no se vuelvan a abrir en el otoño, los líderes de los dos sistemas escolares K-12 más grandes del estado exigieron el viernes que las autoridades de salud pública, no los distritos escolares, lideren la configuración de las pruebas de coronavirus y el rastreo de contactos de los estudiantes y empleados.

El superintendente de Los Ángeles, Austin Beutner, y la de San Diego, Cindy Marten, cuyos distritos combinados representan a 915.000 niños y trabajadores, emitieron una advertencia pública: o sus distritos escolares obtienen más fondos e intervención asertiva del departamento de salud o no pueden considerar reabrir los campus en el otoño.

“Abrir nuestras escuelas no será tan fácil como separar escritorios o colocar trozos de cinta adhesiva en el piso”, dijeron Beutner y Marten en su declaración. “Será necesario contar con un sistema sólido de pruebas COVID-19 y rastreo de contactos antes de que podamos considerar la reapertura de los campus. Las autoridades locales de salud, no los distritos escolares, deben liderar el camino en las pruebas, el rastreo de contactos y un conjunto claro de protocolos sobre cómo responder ante cualquier ocurrencia del virus”.

Beutner y Martens también expusieron que será lo suficientemente difícil diseñar programas educativos efectivos y llevar a cabo planes de reapertura, sin tener que idear y pagar medidas de seguridad de salud pública.

Anuncio

“Las instalaciones deberán reconfigurarse y comprar suministros para desinfectar las escuelas de manera regular. Será necesario proporcionar equipo de protección personal a los estudiantes y al personal”, manifestaron en el comunicado. “Se necesitarán más maestros y personal para hacer este trabajo extra... Y las autoridades estatales tienen que proporcionar los fondos”.

La declaración se produce después de que la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles publicara el miércoles directrices que describen medidas consideradas como recomendables o necesarias para la reapertura de las escuelas.

Con base en estas pautas, los distritos escolares tendrán que considerar horarios escalonados que permitirían no más de 12 a 16 en un aula, donde los estudiantes también tomarían sus comidas. Todos usarían máscaras todo el día, y el recreo o la educación física podrían significar que los alumnos jueguen solos con su propia pelota o hula hoop.

Anuncio

Las escuelas también enfrentan preguntas sobre con qué frecuencia desinfectar, si deben examinar a los estudiantes y al personal cuando ingresan y qué hacer en caso de que alguien se enferme o pudiera haber estado expuesto al virus.

En todo el estado, los campus han permanecido cerrados desde mediados de marzo, y las escuelas han cambiado a la instrucción remota. El que abran de nuevo los campus se considera ampliamente esencial para la reapertura total de la economía.

El jueves, una alianza llamada la Coalición de Educación apuntó al presupuesto propuesto por el gobernador Gavin Newsom, que exige recortes a la financiación de la educación de alrededor del 10%.

Ese plan de gastos exacerbaría “la situación financiera ya precaria de las escuelas públicas”, señaló Vernon M. Billy, CEO de la Asociación de Juntas Escolares de California, que es parte de la coalición. “No es realista”, subrayó.

Anuncio

Un plan alternativo que se está desarrollando en la Legislatura pospondría los recortes, permitiendo más tiempo para un rescate federal esperado. Los miembros de la coalición lo calificaron como una mejora, pero no suficiente.

Los regentes de la UC votan para suspender los requisitos de los exámenes SAT y ACT para la admisión, marcando un punto de inflexión en el debate sobre los resultados de los exámenes estandarizados.

Cuando se le pidió el viernes que respondiera a los líderes de educación, Newsom ofreció pocas respuestas, llamando al déficit presupuestario de $54.3 mil millones del estado “sin precedentes” y señaló al Congreso para obtener ayuda. Los demócratas en la Cámara de Representantes aprobaron nuevos fondos de emergencia para escuelas y estados, pero la legislación enfrenta grandes obstáculos en el Senado controlado por los republicanos.

Newsom también habló sobre las pautas estatales tan esperadas para la reapertura de las escuelas, que aún se están completando.

Anuncio

“Es fundamental en un nivel apropiado el equipo de protección... para nuestros cuidadores”, dijo, refiriéndose a maestros, custodios, conductores de autobuses y otro personal.

El principal funcionario de educación del estado comentó que es razonable cuestionar cómo los campus podrán reabrir. Los distritos escolares están “diciendo que la realidad es que necesitaríamos más ingresos”, dijo Tony Thurmond, superintendente de Instrucción Pública. “Y no sé si alguien estaría en desacuerdo. El gobernador no lo estaría”.

Agregó que los líderes escolares tienen razón al pedir claridad “sobre quién hará qué".

El departamento de educación del estado, dijo, está tratando de coordinar la planificación entre los funcionarios de educación y salud.

Anuncio

Thurmond expresó optimismo de que el estado proporcionaría fondos sustanciales para las cubiertas faciales que se necesitarán.

El Unificado de Los Ángeles también presionó su caso en cartas conjuntas con los líderes sindicales locales. Pidieron más dinero, protección de responsabilidad civil contra litigios relacionados con COVID-19 y una fórmula revisada de financiamiento educativo que no penalizaría a un distrito escolar si un estudiante se quedara en casa debido a una enfermedad.

En una carta separada al condado, la coalición del distrito laboral llamó a otras agencias a realizar las pruebas necesarias y el rastreo de contactos para el coronavirus. También quieren un plan de respuesta común para los casos de COVID-19.

“Las diversas recomendaciones del condado de Los Ángeles y las 26 ciudades que se encuentran dentro de los límites geográficos de LAUSD crearán confusión y riesgos innecesarios al tratar a los estudiantes y empleados de manera diferente”, decía la carta, firmada por los sindicatos que representan a maestros, administradores y otros empleados no docentes.

Anuncio

Cuando se les preguntó el viernes, los funcionarios del condado eludieron si los estudiantes y el personal de la escuela deberían someterse a pruebas periódicas o examinarse antes de ingresar al campus. El condado está esperando orientación estatal, dijo Bárbara Ferrer, directora del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, expuso el viernes que las pruebas voluntarias de coronavirus están disponibles para el personal escolar y las familias, al igual que para todos los residentes de L.A. Pero la ciudad no planea hacerse responsable de las pruebas del campus, agregó.

“El distrito tiene un presupuesto igual que nosotros tenemos un presupuesto”, manifestó Garcetti, cuyo propio presupuesto contiene profundos recortes.

Las pautas de la oficina de educación del condado no contienen mandatos, pero “recomendamos que los distritos sigan las órdenes de salud pública”, dijo Debra Duardo, superintendente del condado, quien comparte preocupaciones sobre la financiación.

Anuncio

Los funcionarios de salud deberían “ofrecer una dirección clara y consistente”, agregó. “También entendemos que a medida que evoluciona la crisis, la información y las condiciones pueden cambiar”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio