Anuncio

Surgen más pruebas de que el coronavirus entró a través del LAX

Los viajeros usan trajes de riesgo biológico en la Terminal Internacional Tom Bradley de LAX.
Los viajeros usan trajes de riesgo biológico en la Terminal Internacional Tom Bradley de LAX.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

El Times ha identificado un tercer vuelo a LAX en el que los funcionarios de salud pública en la fase inicial de la pandemia COVID-19 no alertaron a los viajeros de que estaban en riesgo de infección.

Después de que el médico de Long Beach, Moira Rashid, dio positivo por COVID-19 a mediados de marzo, dijo a los rastreadores de contacto del departamento de salud de la ciudad que había llegado al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles desde Munich, Alemania, un día antes de enfermarse.

Los pasajeros y la tripulación en el vuelo del 13 de marzo no fueron informados de que habían viajado con una persona infectada porque Rashid no mostraba síntomas de COVID-19 durante el vuelo. Desde entonces, el riesgo de las personas asintomáticas se ha vuelto claro.

El vuelo 452 Lufthansa en el que viajó Rashid, es la tercera instancia identificada por el Times en la que los funcionarios de salud pública en la etapa inicial de la pandemia, no alertaron a los viajeros de LAX de que estaban en riesgo de infección. Cientos de estos vuelos transportaron a cientos de familias que llegaron hasta sus comunidades sin saber que podrían estar portando el virus, y potencialmente generando nuevos brotes.

Un hombre del condado de San Diego, murió de COVID-19 tres semanas después de haber viajado en un vuelo de Asiana Airlines desde Seúl. Su hija dijo que hasta que leyó en el Times que una mujer a bordo de ese avión tenía el virus, supo dónde lo contrajo”.

Anuncio

“Si la aerolínea o los CDC nos hubieran informado que en ese vuelo venía ese pasajero COVID positivo, tal vez podríamos haber hecho [algo] diferente”, dijo su hija, Myelene, quien pidió que se identificara a su familia sólo con sus nombres por cuestiones de privacidad. Su padre no recibió instrucciones de ponerse en cuarentena, y los médicos inicialmente confundieron sus síntomas con algo menor.

Los tres vuelos se produjeron en marzo antes de que los casos de coronavirus aumentaran rápidamente en California. La mujer infectada en el vuelo del 8 de marzo, en el que viajaba el padre de Myelene, por ejemplo, se convirtió en la primera persona en morir por un caso confirmado del virus en el condado de Los Ángeles. El Departamento de Salud Pública del condado dijo que los empleados estaban rastreando intensamente cada nuevo caso para controlar la propagación del virus.

Los viajes aéreos, con personas que comparten lugares cerrados durante períodos prolongados, presentan un mayor riesgo de transmisión, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han dicho que es crucial rastrear a los que han estado expuestos en los aviones y proceder rápidamente para prevenir nuevos casos.

Anuncio

En el caso de Rashid, el trabajo de localizar a quienes habían estado en contacto con ella recayó en los funcionarios de Long Beach, donde vivía. Ella le dijo a los investigadores del Departamento de Salud y Servicios Humanos de la ciudad que había estado de vacaciones en Egipto a principios de marzo y que había tomado un crucero por el Nilo. Unos días antes de su vuelo a casa, perdió el sentido del olfato y el gusto, desarrollos que más tarde se hicieron conocidos como síntomas de COVID-19.

Sin darse cuenta de que estaba enferma, abordó el vuelo de Lufthansa que tuvo una duración de 12 horas. Estaba más que medio lleno, dijo, y no recordaba a nadie que tuviera una mascarilla.

“El día después de nuestro vuelo, comencé a toser”, dijo Rashid, una doctora de medicina familiar.

Una prueba el 16 de marzo confirmó que tenía el virus. La política del departamento de salud de Long Beach en marzo era contactar a las personas que habían interactuado con la persona infectada después del inicio de los síntomas. (Tras la nueva información de los CDC, el departamento amplió la ventana de seguimiento en abril para incluir las 48 horas previas a los síntomas).

Anuncio

Emily Holman, epidemióloga y controladora de enfermedades transmisibles de Long Beach, declinó hablar sobre el caso de Rashid específicamente, pero señaló que las autoridades no reconocían aun la pérdida de sabor y el olfato, como síntomas de COVID-19 en ese momento.

Según la política de entonces, Rashid no se consideró contagiosa hasta que comenzó a toser el día después de su vuelo.

Holman dijo que Long Beach ha notificado a los CDC de “docenas” de otros vuelos que transportan pasajeros en proceso de infección , y agregó: “Los tenemos en localizados”.

En las crisis económicas, Europa depende de los programas existentes para inyectar dinero en los bolsillos de la gente, mientras que en Estados Unidos dependen del Congreso para aprobar programas de estímulo.

Anuncio

Los otros vuelos que encontró el Times cayeron bajo el ámbito del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles. Un pasajero en un vuelo de American Airlines del 19 de marzo desde el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York fue hospitalizado por COVID-19 un día después de aterrizar en LAX, pero el departamento dijo que no supo de la prueba positiva del hombre durante 11 días y luego cerró el caso cuando los rastreadores de contacto no pudieron contactarlo para una entrevista.

El hombre desencadenó un brote en una instalación de vivienda asistida. Noventa miembros del personal y residentes finalmente contrajeron el virus y 13 personas murieron, incluida una enfermera de 32 años.

El vuelo de Asiana desde Seúl el 8 de marzo trasladó a una mujer de 68 años que tenía síntomas antes del viaje y sufrió un paro cardíaco el día después de aterrizar en LAX. Un conductor que la recogió del aeropuerto también murió, según su familia. El departamento de salud del condado contactó a la familia de la mujer para reconstruir sus interacciones finales, y un rastreador incluso le pidió su número de vuelo y asignación de asiento.

Aún así, no se contactó a otros pasajeros ni a la tripulación.

Anuncio

El departamento de salud del condado le dijo al Times que notificó a una oficina de los CDC en LAX, pero los CDC dijeron que no tenía registro de ningún informe y el condado no reveló documentación a pesar de las múltiples solicitudes del Times.

Entre los pasajeros que no fueron informados de una posible exposición en el vuelo de casi 11 horas se encontraba Manuel, un trabajador de la Armada civil retirado de 71 años que regresaba de una visita de un mes en Filipinas. Desde el aeropuerto, fue a la casa de Chula Vista, California, que compartía con su familia, donde sus nietos lo saludaron con abrazos y letreros dibujados a mano con la palabra “bienvenido”, dijo su hija.

A family photo of a man and his three granddaughters on a couch
Manuel, un abuelo muy querido por su familia de Chula Vista, de 71 años, murió de COVID-19 en marzo.
(Family photo)

A los pocos días, Manuel tenía dolor de oído, dolor de cabeza y fiebre. En la sala de emergencias del Centro Médico Sharp Chula Vista, le hicieron una prueba de coronavirus y le dijeron que recibiría una llamada si era positivo. Nadie llamó nunca, así que asumió que estaba a salvo, recordó a Myelene, su hija. Una portavoz del hospital declinó hacer comentarios, citando la privacidad del paciente.

Anuncio

En ese momento, la familia pensó que era poco probable que tuviera el virus, dijo su hija. Ninguna de las personas con las que él socializó en Filipinas se enfermó. En los días posteriores al vuelo, había salido de la casa solo dos veces para hacer viajes rápidos a la tienda.

Pero durante los siguientes 10 días, Manuel se enfermó cada vez más. Desarrolló una fuerte tos, perdió el apetito y perdió el sentido de la orientación. Regresó a la sala de emergencias el 22 de marzo y lo pusieron en un ventilador. Murió de COVID-19 nueve días después.

La esposa de Manuel también dio positivo por el virus, pero se recuperó.

“Cuando murió mi padre, sentí que me habían cortado una pierna”, dijo Myelene, quien emigró con sus padres de Filipinas en 1996. Durante semanas, pensó que también estaba a punto de perder a su madre.

Anuncio

Sarah Sweeney, portavoz de la Agencia de Salud y Servicios Humanos del Condado de San Diego, dijo que era imposible “saber cuál hubiera sido el impacto del rastreo de contactos en este vuelo”.

“Uno necesitaría muchos más detalles de los que están disponibles actualmente (como el asiento de la persona que supuestamente fue sintomática en el vuelo) para sacar conclusiones informadas”, escribió Sweeney en un correo electrónico.

Meses después de la muerte de Manuel, las señales de bienvenida a casa todavía cuelgan en la casa de la familia y sus nietos luchan con la ausencia del hombre al que llamaron “Lolo”.

“Cada vez que lloro se me acercan y me dicen:” Mami, no llores ahora. Cuando Lolo mejore, volverá ", dijo Myelene.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio