Anuncio

Advierten más muertes y escasez de camas de hospitales en el condado de L.A., en las siguientes semanas

A principios de junio había unas 1,300 camas con enfermos, ahora el número es de 1,700 personas.
(Irfan Khan/Irfan Khan/Los Angeles Times)

El panorama para el condado de Los Ángeles se ve devastador en los próximos días a venir, a medida que resultan más casos de coronavirus, dicen funcionarios de salud del condado de Los Ángeles.

Se verán muchas muertes y posiblemente falta de camas de hospital en cuestión de semanas si es que el público continúa desafiando las reglas de distanciamiento y cubrebocas.

En promedio, una de cada 140 personas en el condado de Los Ángeles está infectada con COVID-19 y capaz de contagiar a otras dos personas más. En otras palabras, de las 140 personas que haya en la tienda de compras, una de ellas estará afectada, dijo el doctor Roger Lewis, quien lidera los esfuerzos de modelado estadístico del condado.

Anuncio

A principios de junio había unas 1,300 camas con enfermos, ahora el número es de 1,700 personas, lo que significa que el condado podría quedarse rápidamente sin camas de cuidado intensivo.

“El aumento del volumen de pacientes en nuestros hospitales probablemente llenará todas las camas de la unidad de cuidados intensivos que están disponibles actualmente’’, dijo Christina Ghaly, directora de servicios de salud del condado.

Las advertencias llegaron un día en que el condado anunció un récord diario de 2,903 nuevos casos de coronavirus, empujando el total sobre la marca de seis cifras, llegando a 100,772. Long Beach y Pasadena, que tienen sus propios departamentos, agregaron 186 casos más, llevando el total del condado a 100,958.

Anuncio

El condado también anunció otras 22 muertes, mientras que Long Beach confirmó cinco muertes más, lo que eleva el total del condado a 3,331.

Funcionarios de salud dijeron el viernes que los casos afectan a personas más jóvenes. entre 18 y 40 han aumentado un 42% en las últimas dos semanas, lo que hace que esa edad agrupe el factor determinante en los aumentos.

La directora de salud pública del condado, Barbara Ferrer, reconoció el problema de fatiga cuarentenaria, y admitió que los residentes están ansiosos por volver a la vida normal y puede ver la reapertura de las empresas como una señal de que el virus está desapareciendo, lo que lleva a una falta de distanciamiento social y una falta de uso revestimientos faciales.

Anuncio

Este fin de semana, el gobernador de California pidio cierre de bares en siete condados incluido Los Angeles, al mismo tiempo todas las playas van a cerrar sus puertas el 4 julio en el condado.


Anuncio