Anuncio

California temía que la pandemia abrumara a Medicaid, pero eso no ha sucedido

California temía que la pandemia abrumara a Medicaid, pero eso no ha sucedido
Vanessa Poveda, de 28 años, se quedó sin seguro de salud después de perder su trabajo como mesera en un pub de San Francisco. Ella cree que probablemente es elegible para Medi-Cal, pero aún no se ha registrado, en parte, porque el proceso es desalentador.
(Lindsay Thomas / For The Times)

Las predicciones eran terribles: Los cierres por coronavirus dejarían a millones de estadounidenses sin trabajo, despojándolos de su seguro de salud y empujándolos a Medicaid, el programa de seguro de salud para personas de bajos ingresos.

En California, la administración del gobernador Gavin Newsom proyectó que la pandemia obligaría a alrededor de 2 millones de personas adicionales a inscribirse en el programa estatal Medicaid, llamado Medi-Cal en julio, elevando la inscripción a un máximo histórico de 14.5 millones, más de un tercio de la población del estado.

Pero julio casi ha terminado, y la inscripción en Medi-Cal ha rondado los 12.5 millones desde marzo, cuando la pandemia cerró gran parte de la economía, aunque la inscripción aumentó en mayo y junio, según los últimos datos del Departamento de Servicios de Salud del estado, que administra el programa.

Anuncio

Esencialmente, la inscripción no se ha movido aunque casi 3 millones de californianos están desempleados recientemente.

“Es un misterio”, dijo Anthony Wright, director ejecutivo de Health Access California, un grupo de defensa de los consumidores de servicios de salud. “Tenemos muchas explicaciones plausibles, pero no parecen esclarecerlo”.

Incluso el estado está perplejo. Los datos de inscripción son preliminares, y los funcionarios de Medi-Cal esperan que los números crezcan a medida que se resuelvan las apelaciones de elegibilidad y otros “casos inusuales”, pero no sumarán 2 millones de personas, expuso Norman Williams, portavoz del Departamento de Servicios de Atención Médica.

El departamento basó sus proyecciones en la experiencia del estado con la Gran Recesión hace una década, una comparación que ahora reconoce fue errónea porque la pandemia no provocó una crisis puramente económica. El estado no pudo predecir que las personas evitarían la atención en clínicas y hospitales durante esta crisis de salud pública, por lo tanto, es menos probable que necesiten cobertura de inmediato.

Anuncio

Salud

“La situación actual es mucho más compleja porque involucra decisiones económicas y de salud, creando una imagen más complicada y estrechamente relacionada con la que se vio durante la pandemia de influenza de 1918", dijo Williams en un comunicado.

Incluso con la comparación errónea, no está claro por qué más californianos no se han inscrito, señaló.

“El estado preparó una estimación basada en los mejores datos disponibles, durante una situación sin precedentes y en rápida evolución”, dijo.

Anuncio

El error de cálculo significó que el estado probablemente asignó más dinero a Medi-Cal de lo que el programa ahora necesita, incluso cuando los legisladores lucharon por encontrar formas de prevenir recortes profundos en la atención médica y cerrar un déficit masivo de $54 mil millones mientras negociaban el presupuesto estatal 2020-21 en mayo y junio.

Y una estimación más precisa podría haber financiado nuevos programas, como expandir Medi-Cal a inmigrantes no autorizados de 65 años en adelante, dijeron algunos legisladores estatales y grupos de defensa.

Newsom respaldó esa expansión de Medi-Cal, que se estima que costó $80.5 millones en el primer año, en su propuesta de presupuesto de enero, pero la abandonó en mayo, citando la crisis financiera de California provocada por la pandemia.

“Estamos hablando de servicios de vida o muerte, así que comentar que estoy frustrada es decirlo de manera suave”, dijo la senadora estatal Holly Mitchell (demócrata de Los Ángeles), quien preside el Comité de Presupuesto del Senado y lidera las negociaciones presupuestarias. “Me irrita que puedan estar tan fuera de lugar”.

Anuncio

El nuevo presupuesto estatal pone el costo total de Medi-Cal en $115 mil millones, de los cuales $2.4 mil millones en dinero estatal se han destinado al crecimiento de la carga de trabajo. Sin embargo, no está claro cuánto de eso podría haber estado disponible para financiar otros programas o evitar recortes si la proyección de casos hubiera sido más precisa, reconocieron funcionarios del departamento.

La mayoría de los estados predijeron que su inscripción en Medicaid aumentaría debido a la pandemia, aunque muchos están experimentando retrasos similares en los registros al mismo, dijo Cindy Mann, socia de la firma legal y consultora Manatt Health, quien se desempeñó como directora federal de Medicaid para los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid durante la administración de Obama.

El estado de Washington, como California, no ha visto crecer su número de casos de Medicaid como se esperaba, señaló MaryAnne Lindeblad, su directora de Medicaid. Proyectó que hasta 95.000 personas se unirían al programa por ahora, sin embargo, ha visto 80.000 nuevos inscritos desde marzo.

Anuncio

“Ha sido un poco sorprendente”, dijo. “En este momento están sucediendo muchas cosas en la vida de las personas, y registrarse en Medicaid no parece ser una de ellas”.

Aunque la inscripción de Medicaid no está explotando en muchos estados, los estadounidenses no tienen seguro. No está claro cuántas personas han perdido el seguro de salud, pero numerosos expertos en atención médica creen que el total probablemente sea de millones en todo el país.

“Es un tipo diferente de recesión y eso podría explicar algunas de las razones por las que estamos viendo retrasos en todo el país”, consideró Mann. “Pero a menos que las cifras de desempleo cambien drásticamente, lo cual no es la predicción, creo que veremos la cantidad de personas sin seguro creciendo y recurriendo al programa”.

Estados Unidos ha firmado un contrato con Pfizer para la entrega en diciembre de los primeros 100 millones de dosis de una vacuna COVID-19 que la compañía está desarrollando.

Anuncio

Existen varias teorías sobre por qué los californianos que perdieron sus empleos durante la pandemia aún no se han inscrito en Medi-Cal.

Por un lado, inscribirse para asistencia alimenticia y de vivienda parece “más urgente” que afiliarse a Medi-Cal, dijo Williams.

La pandemia también ha creado nuevos obstáculos para registrarse. Con las bibliotecas, escuelas, centros comunitarios y oficinas de atención médica del condado en gran parte cerradas durante la pandemia, los residentes sin seguro han tenido menos lugares para inscribirse. Los hospitales y clínicas también afilian con frecuencia a personas sin seguro en el programa, pero mucha gente sana lo evita por temor a infectarse con COVID-19.

Aquellos que han perdido sus empleos aún pueden tener cobertura basada en el trabajo porque los empleadores planean volver a contratarlos y mantenerlos en planes de seguro basados en el empleo, o porque se han inscrito temporalmente en el seguro COBRA.

Anuncio

La inscripción también podría estar retrasada porque la industria de servicios se ha visto muy afectada y muchos trabajadores de bajos ingresos en restaurantes, bares o salones ya estaban inscritos en Medi-Cal.

“Alrededor de una cuarta parte que corrían el riesgo de perder empleos ya estaban inscritos cuando comenzó la crisis”, comentó Laurel Lucia, directora del Programa de Atención Médica del Centro de Investigación y Educación Laboral de UC Berkeley.

Vanessa Poveda, de 28 años, no se encontraba entre los trabajadores de servicio que ya estaban inscritos en Medi-Cal cuando llegó la crisis. En su lugar, tenía seguro de salud a través de su empleo como camarera en Bartlett Hall, un exclusivo pub gastronómico cerca de Union Square en San Francisco.

Anuncio

Cuando Poveda fue despedida durante la primera ronda de cierres de coronavirus en marzo, el restaurante extendió su cobertura de salud por 30 días antes de que expirara, dijo. Ahora desempleada y sin seguro, cree que probablemente califica para Medi-Cal, pero no se ha inscrito.

“Realmente no he llegado a eso”, manifestó.

Como Poveda es relativamente saludable, comentó, inscribirse en la cobertura no es tan urgente como algunas de sus otras necesidades.

Anuncio

“El seguro médico es definitivamente una prioridad para mí", aseguró, “pero también necesito un techo sobre mi cabeza”.

En California, otro factor puede estar en juego. La política de “carga pública” de la administración Trump podría estar teniendo un impacto en la inscripción en Medi-Cal debido a la numerosa población de inmigrantes del estado, destacó Hamutal Bernstein, investigador del Urban Institute.

La norma permite a los funcionarios federales de inmigración negar más fácilmente el estado de residencia permanente a quienes dependen de ciertos beneficios públicos como Medicaid.

Anuncio

“Muchas familias inmigrantes están siendo desproporcionadamente afectadas por dificultades económicas y de salud, por lo tanto, cada vez más necesitan algo de esta ayuda”, dijo Bernstein. Pero “una gran cantidad de personas tienen miedo de obtener cualquier tipo de asistencia”.

Las reglas federales también evitan que el estado expulse a cualquier individuo de Medicaid durante la pandemia, lo que significa que las personas que normalmente se habrían salido del programa permanecerán inscritas, contribuyendo a las proyecciones infladas del estado, expuso Williams.

El departamento dijo que está trabajando para dar a conocer que Medi-Cal se encuentra disponible, pero Mitchell está instando al estado a hacer más.

“Me preocupa que no se esté haciendo lo suficiente”, dijo. “Parece que damos por hecho que las personas ya saben, como por arte de magia, que pueden calificar para Medi-Cal y que deben conectarse y solicitarlo”.

Anuncio

Esta historia fue producida por KHN (Kaiser Health News), que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation. KHN no está afiliado a Kaiser Permanente.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

La policía de Los Ángeles admite que este año ha realizado más de ocho veces el número de paradas de tráfico investigadas en el sur de Los Ángeles de lo que había revelado anteriormente.

A medida que disminuyen las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino entre las mujeres del sur de California, los expertos hacen sonar la alarma sobre las consecuencias de dejar de lado el bienestar de las mujeres

La cantante mexicana del éxito '¿Dónde quedo yo?’ revela lo que ha sido enfrentar el coronavirus y las consecuencias que le ha dejado en su cuerpo


Anuncio