Anuncio

El equipo de rastreo del condado de Los Ángeles no detectó repetidos brotes de coronavirus en los lugares de trabajo

The Smithfield-Foods-owned Farmer John plant in Vernon
Los trabajadores salen de la planta Farmer John, que fabrica el Dodger Dog, en Vernon. Unos 153 de sus 1.837 empleados dieron positivo para COVID-19 entre marzo y mayo.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

Uno por uno, los trabajadores de la planta procesadora de carne de cerdo Farmer John comenzaron a enfermarse con el coronavirus en marzo.

Las autoridades de salud pública habían creado un sistema para ayudar a contener tales brotes: el ejército de rastreadores del condado sería notificado dentro de las 24 horas en que las personas hubieran dado positivo para el virus. Los trabajadores del condado llamarían a los pacientes, se asegurarían de que estuvieran aislados y determinarían a quién más podrían haber infectado.

Pero los rastreadores nunca supieron de los contagios en la planta, famosa por hacer los Dodger Dogs.

Cuando el condado comenzó una investigación en mayo, al menos 116 trabajadores estaban infectados en lo que se había convertido en uno de los brotes más grandes de la región.

Anuncio

Ha sido un patrón sombrío desde que comenzó la pandemia. El sistema de localización de contactos del condado ha fallado reiteradamente en encontrar brotes en los centros de empleo antes de que se extiendan ampliamente, poniendo en riesgo un círculo cada vez mayor de empleados, sus familias y otras personas.

El condado de Los Ángeles ha sido durante un tiempo el epicentro del coronavirus en California, pero en los últimos dos meses, la región ha experimentado una rápida expansión en los lugares de trabajo a medida que la economía se reabrió. Eso llevó a los funcionarios a reducir las reaperturas, un golpe desgarrador a una ciudad que sufre ya un 20% de desempleo.

Y muchos expertos coinciden en que la vida económica no volverá a la normalidad hasta que el seguimiento de contagios mejore drásticamente y las autoridades tengan una mejor idea de cómo se está propagando el COVID-19.

El programa del condado, diseñado para la identificación rápida de los afectados por la pandemia, ha sido alterado una y otra vez por tiempos de respuesta lentos de los resultados de pruebas de laboratorios, barreras del idioma, empleadores no cooperativos, así como pacientes que brindan información inexacta o incompleta sobre sus lugares de empleo, dijeron las autoridades. Muchos de los que se enferman son trabajadores de bajos salarios que temen la ruina financiera si dejan de trabajar y las represalias como para informar de condiciones de trabajo inseguras.

Anuncio

Según las autoridades, la cantidad de personas que dieron positivo y que los rastreadores han podido contactar ha caído al 68% en las últimas semanas, frente al 75% anterior a la pandemia. Y solo el 40% de esas personas han estado dispuestas a revelar a quién pueden haber expuesto.

“Creemos que esto se debe a que las personas temen perder su vivienda, sus trabajos y sus relaciones”, dijo Bárbara Ferrer, directora de salud pública del condado de Los Ángeles.

Obtener información ha sido tan difícil que el condado recientemente comenzó a ofrecer tarjetas de regalo de $20 a las personas que aceptan ser entrevistadas.

Para compensar las debilidades del sistema, el condado ahora requiere que los empleadores reporten brotes cuando tres o más trabajadores dan positivo. Pero hasta este momento los funcionarios han hecho poco para hacer cumplir ese requisito y algunas compañías no han cumplido. La semana pasada, las autoridades dijeron que comenzarían a imponer sanciones financieras a los empleadores que no cumplan con las directivas del condado, pero será hasta finales de agosto.

Anuncio

Las consecuencias de las fallas en el rastreo de contactos se están desarrollando en tiempo real. Este mes, los funcionarios del condado culparon a los brotes en el lugar de trabajo por jugar un papel importante en el reciente aumento de las infecciones. Dijeron que el condado recibía un promedio de casi 3.000 casos de resultados positivos al día, aproximadamente el doble que el mes anterior.

En una entrevista, Ferrer reconoció que su personal se ha esforzado por mantenerse al día mientras se apresuran para responder a cientos de brotes en todo el condado de un virus del que los científicos apenas están aprendiendo como se propaga. Llamó a la localización de contactos como “una herramienta valiosa para frenar la propagación de COVID-19", pero señaló que “no se puede y no se debe esperar que detenga los brotes en los centros de trabajo”.

Ferrer agregó que la reciente oleada de casos había hecho que el trabajo de tratar de identificar la fuente de las infecciones fuera aún más difícil. “Con estos nuevos casos diarios, no es posible conectar todos los puntos”, expuso.

Sin embargo, en algunos lugares, como Corea del Sur y Alemania, el uso agresivo del rastreo de contactos ha ayudado a acorralar el coronavirus. Los departamentos de salud pública estadounidenses han utilizado la técnica durante décadas para controlar los brotes de sarampión, tuberculosis y enfermedades de transmisión sexual. Y expertos de todo el país lo han anunciado como la clave para poner fin a la pandemia.

Anuncio

El condado aumentó rápidamente su fuerza central de 250 rastreadores de contacto a 1.600 al reasignar y volver a capacitar a otros empleados del gobierno, según documentos del condado. Incluyeron bibliotecarios, que ya están capacitados para interactuar con el público, una clave para ganar la confianza de los pacientes. Con nuevas infecciones, el condado continúa agregando rastreadores, con 900 más en capacitación.

Los trabajadores reciben la ayuda de una orden de salud del condado en marzo, que exigía que los médicos informaran inmediatamente cada resultado positivo de la prueba al condado, con el nombre de la persona, la información de contacto y la ocupación.

El seguimiento es esencialmente una carrera contra reloj. Según las autoridades federales de salud, las personas que contraen COVID-19 son más infecciosas dos días antes de que experimenten los primeros síntomas.

“Idealmente, el rastreo de contactos se inicia dentro de las 48 horas”, dijo Susan Donelan, experta en enfermedades infecciosas de Stony Brook Medicine en Nueva York, refiriéndose en general a cómo se necesita la rapidez para que la técnica sea más efectiva. “Intentas romper la cadena de transmisión”.

Anuncio

La mayoría de los rastreadores de contactos del condado trabajan desde casa. Y no está claro si el condado puede monitorear la información sobre los empleadores que los rastreadores obtienen en sus entrevistas a pacientes en busca de grupos de infecciones que podrían ser brotes. Los funcionarios del condado se negaron a responder preguntas sobre si un nuevo sistema de software instalado a principios de abril para ayudar a los rastreadores de contactos a registrar la información de la entrevista podría usarse para buscar brotes.

Los fracasos tienen muchas respuestas demandantes.

“Quiero saber dónde está sucediendo esto”, manifestó la supervisora Janice Hahn a principios de este mes. “¿En dónde se contagia la gente? ¿Es la tienda de comestibles? ¿En las iglesias? ¿Son los restaurantes? ¿Está en las playas? ¿Está viajando en metro? ¿Está en los bares? Y eso es más difícil de determinar. Aparentemente, el rastreo de contactos es un procedimiento difícil de llevar a cabo”.

Los trabajadores de empaquetado de carne esperan semanas para recibir asistencia

Anuncio

La vacilación de los pacientes para revelar a su empleador que se ponga en contacto con los rastreadores es una de las razones por las cuales el condado no recibió una advertencia temprana cuando el coronavirus arrasó la planta Farmer John esta primavera, dicen las autoridades.

“Muchas personas están muy preocupadas por su seguridad en el trabajo”, dijo Ferrer. “Es solo una de las cuestiones en las que a menudo no obtenemos una respuesta completa”.

Ferrer también señaló que su personal había decidido inicialmente que los funcionarios de la pequeña ciudad de Vernon, donde se encuentra la planta, deberían asumir la responsabilidad de tratar de detener las infecciones.

El condado se enteró del brote el 17 de abril, aproximadamente un mes después de los primeros contagios conocidos, cuando los gerentes de Farmer John llamaron a la ciudad de Vernon para informar que seis trabajadores habían dado positivo. Los funcionarios de la ciudad de Vernon recorrieron la planta y le dijeron al condado que la compañía había instalado medidas de seguridad para detener nuevas infecciones.

Anuncio

Pero los casos continuaron extendiéndose sin control, según documentos oficiales. Y los rastreadores de contactos del condado aún así no los detectaron.

Un mes más tarde, el 18 de mayo, funcionarios de Vernon notificaron al condado que las infecciones se habían multiplicado enormemente. Cuando los funcionarios del condado enviaron un comunicado de prensa el 24 de mayo para advertir a las comunidades cercanas, al menos 153 trabajadores habían dado positivo. Docenas de otros empleados también se infectaron en otras ocho plantas de procesamiento de alimentos cercanas en Vernon, una pequeña ciudad industrial que tiene pocos residentes.

Keira Lombardo, ejecutiva de Smithfield Foods, la compañía propietaria de la planta, dijo que los gerentes habían trabajado en estrecha colaboración con los funcionarios del gobierno “para ayudar a garantizar que los casos de COVID-19 entre nuestros empleados se denuncien rápidamente”.

“Todas las personas con quienes han tenido contacto cercano... son notificadas lo antes posible”, aseguró Lombardo.

Anuncio

El brote de la planta ahora se ha expandido a 220 trabajadores, según documentos del condado.

Darryl Blackwell, que trabaja en el departamento de deshuesado de jamón de la planta donde los primeros empleados dieron positivo, dijo que él y sus colegas inicialmente recibieron poca información sobre la propagación de infecciones. Blackwell comentó que se había preguntado por qué los funcionarios del gobierno no respondían al brote y se aseguraban que los empleados estuvieran a salvo.

“Mucha gente tenía miedo”, dijo. “Temen llevar el virus a casa con sus familias”.

El virus se propaga en la construcción del estadio de la NFL

Anuncio

Los rastreadores del condado también fallaron durante meses al descubrir un brote en el sitio de construcción del estadio SoFi en Inglewood, donde jugarán los Rams y los Chargers.

El primer trabajador de la construcción en el estadio de 298 acres dio positivo a fines de marzo.

El departamento de salud del condado no comenzó una investigación hasta mediados de junio, y solo después de que los reporteros del Times habían hecho preguntas repetidas sobre la continuación de las infecciones en el sitio.

El condado dice que 55 trabajadores ahora han dado positivo, con la mayoría de los casos reportados en junio y julio.

Anuncio

Sharon Balter, directora del programa de control de enfermedades transmisibles del condado, dijo que el caso de SoFi mostró cómo el rastreo de contactos no puede identificar un brote en un lugar de trabajo extenso como el estadio, donde hay 3.000 trabajadores de la construcción empleados por una variedad de subcontratistas.

“Sería complicado para nosotros detectar este tipo de brote a menos hasta que alguien nos lo informe”, manifestó.

Chris McFadden, portavoz de Turner AECOM Hunt, la empresa que supervisa la construcción, se negó a decir si la empresa conjunta había reportado las infecciones de los trabajadores al condado. En cambio, comentó que la administración del sitio continuó “cumpliendo o excediendo” las pautas del condado.

Agregó que la empresa tenía medidas establecidas para mantener a las personas seguras. Dijo que el sitio había mejorado la limpieza y la desinfección y requiere que los trabajadores se mantengan a seis pies de distancia el uno del otro. Los trabajadores también deben controlar sus temperaturas antes de ingresar al sitio, aseguró.

Anuncio

Si un trabajador da positivo o tiene síntomas, señaló McFadden, “iniciamos nuestra propia investigación para determinar con quién pudieron haber tenido contacto cercano”.

Los trabajadores mueren antes de que el condado se entere del brote

En la bulliciosa fábrica de Los Angeles Apparel en South L.A., las infecciones comenzaron en mayo y aumentaron en junio.

Pero los rastreadores no detectaron el brote, que ha sido el más grande en el condado hasta ahora. Un profesional médico que se enteró de las condiciones en la planta a través de un paciente notificó a los funcionarios de salud pública el 19 de junio.

Anuncio

El condado inmediatamente comenzó a investigar, pero para entonces tres personas habían muerto. Más de 150 trabajadores dieron positivo esa misma semana.

Para el 10 de julio, cuando el condado alertó al público a través de un comunicado de prensa que detallaba las violaciones “flagrantes” de las reglas de seguridad de la compañía, más de 300 trabajadores dieron positivo y un cuarto había fallecido.

Cuando se le preguntó por qué los rastreadores de contactos del condado no habían encontrado el brote, Ferrer repitió los hallazgos de su personal de que muchas personas con resultados positivos temen decirle al gobierno a quién pudieron haber expuesto.

Ella comentó que los gerentes de la fábrica habían puesto a “sus empleados y sus familias en gran riesgo” al no informar el brote hasta que 150 dieron positivo.

Anuncio

Pero Dov Charney, fundador de L.A. Apparel, dijo que cree que los rastreadores de contactos del condado deberían haber podido detectar el brote antes.

“Si estuvieran haciendo un seguimiento de contactos, lo habrían descubierto en el caso 12", manifestó.

Charney dijo que había arreglado repetidamente que su personal fuera examinado. Y bajo el sistema del condado, cada uno de esos resultados de la prueba habría sido enviado rápidamente a los rastreadores del gobierno.

“Cuando vieron números elevados, deberían haber intervenido de inmediato”, enfatizó. “No aparecieron”.

Anuncio

Charney aseguró que no había tratado de ocultar información sobre las infecciones.

“Tal vez nuestros registros no eran perfectos”, dijo, “pero tardó un tiempo en darse cuenta de lo que querían”.

Agregó que la política del condado de exigir a los empleadores que reporten brotes había sido confusa. Primero, el condado les dijo a los empleadores que se debería de informar sobre un grupo que sumaran cinco casos. Más recientemente, el condado había cambiado las reglas, diciendo que un brote reportable consistía en tres infecciones, expuso.

“Sus directivas no son claras”, dijo, “y están enterradas en un sitio web”, lo que las hace difíciles de encontrar.

Anuncio

Marissa Nuncio, directora del Centro de Trabajadores de la Confección, reveló que comenzó a escuchar a los empleados preocupados por las infecciones y las condiciones inseguras en la fábrica en mayo.

A finales de ese mes, destacó, al menos un trabajador fue hospitalizado.

Nuncio dijo que algunos trabajadores con resultados positivos pueden haber dudado en revelar a su empleador debido a las preocupaciones de perder sus empleos. Los trabajadores de la fábrica también incluyen a algunos que hablan dialectos indígenas, señaló, lo que podría haber dificultado la comunicación con los trabajadores del condado.

Otros empleados pueden no haber devuelto las llamadas del condado, consideró, debido a su estado migratorio. “Puede haber temor en los trabajadores por ir al gobierno si son indocumentados”, señaló Nuncio.

Anuncio

La semana pasada, el condado anunció la creación de un nuevo centro de llamadas para que sea más fácil para aquellos que dieron positivo llegar a los rastreadores de contacto, que ahora trabajan siete días a la semana de 8 a.m. a 8:30 p.m. El número del centro es 1-833-540-0473.

Ferrer también alentó a los empleados que ven prácticas inseguras en su lugar de trabajo a denunciarlos de forma anónima llamando al 1-888-700-9995.

“Estamos haciendo el mejor trabajo que podemos”, dijo Ferrer.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio