La sorprendente historia del vendedor que se convirtió en el primer paciente conocido de COVID-19 de L.A.

A flight crew in full biohazard suits at Tom Bradley Terminal.
Una tripulación de vuelo con trajes completos de riesgo biológico en la Terminal Internacional Tom Bradley en LAX. Qian Lang, el primer caso confirmado de COVID-19 en Los Ángeles, fue el único paciente diagnosticado con el virus aquí durante cinco semanas, pasando la mayor parte de ese tiempo en aislamiento en el Centro Médico Cedars-Sinai.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Share

El primer caso confirmado de COVID-19 en Los Ángeles fue un hombre de Wuhan, China, que fue hospitalizado en una sala secreta en enero y fue el único paciente al que se le diagnosticó el virus aquí durante cinco semanas.

La familia llegó al aeropuerto internacional de Los Ángeles de camino a casa después de unas vacaciones en México que habían sido breves y desagradables. Habían estado exhaustos, el padre estaba luchando contra un molesto virus estomacal e incluso antes de instalarse en su hotel de Cancún, se enteraron de la muerte repentina de la madre de su esposa en su ciudad natal: Wuhan, China.

La pareja y su hijo pequeño querían regresar para el funeral y planeaban estar en LAX el tiempo suficiente para cambiar de avión. Pero cuando pasaron por la terminal internacional Tom Bradley el 22 de enero, el padre tenía fiebre y dolores en el cuerpo y se acercó a un oficial de aduanas en busca de ayuda.

La familia no tomó su vuelo ese miércoles por la noche y, de hecho, no regresaría a China por más de un mes. El padre, Qian Lang, se convirtió en el primer caso confirmado de COVID-19 en Los Ángeles y el cuarto en Estados Unidos. Siguió siendo el único paciente diagnosticado con el virus aquí durante cinco semanas, pasando la mayor parte de ese tiempo en aislamiento en el Centro Médico Cedars-Sinai.

El vendedor de 38 años jugó un papel importante, no muy conocido hasta ahora, en una carrera frenética para comprender el nuevo virus mortal antes de que golpeara con toda su fuerza a Estados Unidos. Los investigadores y las autoridades de salud pública lo consideraron un estudio de caso de carne y hueso en tiempo real.

Anuncio
Anuncio

Gracias a Qian, obtuvieron conocimientos sobre la protección de los trabajadores de la salud, el rastreo de contactos y el tratamiento. Fue el segundo paciente con virus en el mundo en tomar el medicamento remdesivir, entonces experimental y ahora una terapia estándar para aquellos gravemente enfermos con COVID-19.

Para su familia, la enfermedad y la recuperación de Qian significaron una estancia extraña y aterradora en California. Aunque su esposa y su hijo en edad preescolar dieron negativo, se quedaron con él en Cedars-Sinai en la aproximación más cercana a una vida doméstica permitida por los protocolos de infección: suites de aislamiento contiguas separadas por vidrio.

“Nos dimos cuenta de que era una gran carga para esa pobre mujer”, recordó Barbara Ferrer, directora de salud pública del condado de L.A. “No hablaba el idioma. Y cuidaba de un niño a tiempo completo durante todo el día en un espacio básicamente muy reducido ".

Los Angeles County Public Health Director Barbara Ferrer speaks at a news conference with L.A. Mayor Eric Garcetti, left.
La directora de salud pública del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer, en el podio, habla en una conferencia de prensa con el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, a la izquierda, en Los Ángeles el 12 de marzo.
(Damian Dovarganes / Associated Press)

Ferrer y otros profesionales de la salud dijeron que las leyes de privacidad médica les impedían identificar a Qian por su nombre o divulgar detalles de su atención. Pero acordaron hablar en general sobre su caso, que ha sido incluido en media docena de destacados estudios de investigación. En uno, se le llama “CA1". En otro, “Paciente 9.”

Esta historia se basa en los artículos científicos publicados, entrevistas con funcionarios de salud pública y médicos, registros de ambulancias, un informe de la policía del aeropuerto que nombraba a Qian y su esposa, y una entrevista en febrero que concedió a un blog de noticias chino, Deeper Wuhan, bajo seudónimo.

Anuncio

Qian no respondió a los mensajes que le dejaron en una cuenta de redes sociales. La autora anónima del artículo del blog de Wuhan dijo que se acercó a él en nombre del Times, pero rechazó una solicitud de entrevista.

::

Los estadounidenses no estaban prestando mucha atención al COVID-19 cuando Qian aterrizó en LAX. La inminente audiencia de juicio político del presidente Trump y los próximos caucus de Iowa dominaron las noticias, la gente hablaba más de que “Parasite” ganara el Oscar como la mejor película que sobre el nuevo virus en Wuhan.

Sin embargo, dentro del departamento de salud pública del condado de Los Ángeles, epidemiólogos y otros expertos estaban atentos a los primeros casos que ya se estaban presentando. Hablaron regularmente con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. a mediados de enero, había mucha conciencia sobre el virus en la comunidad médica y los doctores llamaban al condado con casos sospechosos.

“Había mucha gripe en ese momento”, dijo la Dra. Sharon Balter, directora del condado de control de enfermedades transmisibles agudas, recordando cientos de llamadas que recibieron sus colegas. Muchos claramente no eran COVID-19, dijo, pero “anticipamos que con una gran cantidad de viajes entre Los Ángeles y China eventualmente habría un caso, así que definitivamente nos estábamos preparando para ello”.

Cada paciente sospechoso tuvo que ser tratado como si estuviera infectado hasta que los resultados de las pruebas regresaran del laboratorio de los CDC en Atlanta, el único centro de pruebas en ese momento. Más de una vez, Balter y sus colegas estuvieron convencidos de que tenían un paciente con el virus, solo para obtener un resultado negativo de Georgia.

Ambulance workers move a man on a stretcher from the Life Care Center in Kirkland, Wash., into an ambulance.
Los paramédicos trasladan a un hombre en una camilla del Life Care Center en Kirkland, Washington, a una ambulancia. En ese momento, ese centro era un semillero de la pandemia de COVID-19.
(Ted S. Warren / Associated Press)

Fue la tercera semana de enero cuando se detectó el COVID-19 en las costas estadounidenses. El domingo 19 de enero, un hombre buscó tratamiento en una clínica del estado de Washington por tos y fiebre. Se convirtió en la primera persona en Estados Unidos diagnosticada con el virus. Un día después, una mujer de Chicago fue hospitalizada por neumonía. Ella se convirtió en la segunda. El condado de Orange reportó el tercer caso ese miércoles. Los tres habían estado en Wuhan poco antes de enfermarse. Todos sobrevivirían.

Qian fue el siguiente. Él, su esposa, Liu Ying, y su hijo partieron de Wuhan a principios de esa semana para unas vacaciones en el Caribe planificadas desde hace mucho tiempo. Estaban al tanto del virus, pero “bastante tranquilos en general” al respecto, dijo más tarde al blog. La comisión de salud local en Wuhan informaba solo 62 casos y dos muertes en el momento de su partida el 19 de enero. Los funcionarios de salud notaron que muchos de los afectados solo tenían síntomas leves, y el principal médico de salud pública de la ciudad dijo en una transmisión de noticias del gobierno que “el contagio del nuevo coronavirus no es fuerte”.

Aún así, Qian, el hijo de un médico inmerso desde una edad temprana en protocolos de seguridad, tomó precauciones que los funcionarios de salud pública luego citarían como importantes. En los vuelos de Wuhan a la Ciudad de México, usó una mascarilla, uno de los pocos a bordo que lo hizo, y abrió las rejillas de ventilación para aumentar la circulación alrededor de su familia.

Anuncio

Al conectarse a través de LAX en su camino a México, la pareja y su hijo fueron examinados por los CDC, pero no mostraron síntomas. Qian le dijo al blog que su temperatura era tan baja que el empleado que se la tomó, bromeó: "¿Eres un vampiro?”

El supervisor de limpieza José Mendoza usa un rociador electrostático para desinfectar la cabina de un avión 737 de United Airlines antes de que se permitiera a los pasajeros abordar en LAX el 9 de julio en Los Ángeles. (Mel Melcon / Los Angeles Times)

Jose Mendoza uses an electrostatic sprayer to disinfect the cabin of a United Airlines 737 jet on July 9 at LAX.
El supervisor de limpieza José Mendoza usa un rociador electrostático para desinfectar la cabina de un avión 737 de United Airlines antes de que se permitiera a los pasajeros abordar en LAX el 9 de julio en Los Ángeles.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

La familia planeaba pasar un tiempo en la Ciudad de México antes de dirigirse a su destino caribeño, pero la fatiga y la debilidad se apoderaron de ellos y para colmo, Qian contrajo giardia, un parásito común que aflige a los viajeros con diarrea. La familia rara vez se aventuraba a salir del hotel. El segundo día, el padre de Liu los llamó por teléfono para decirles que su madre se había enfermado y tenía fiebre. Al día siguiente, informó que había llamado a una ambulancia, pero era demasiado tarde y ella había muerto.

La familia hizo sus maletas y regresó por LAX. Después de aterrizar, Qian se sintió acalorado y, como dijo en el blog, “impotente”. Al pasar por la aduana, “el esposo informó a uno de los oficiales que necesitaba atención médica y podría estar sufriendo de una fuerte gripe, ya que tenía una tos fuerte y mucho moco”, escribió un sargento de policía del aeropuerto en un informe. Señaló que la familia era “de Wuhan, donde se originó el coronavirus”.

La situación en su ciudad natal se había vuelto espantosa en los tres días desde que se fueron. Las autoridades informaron cientos de casos nuevos y, en lugar de restar importancia a la amenaza, los funcionarios se estaban preparando para bloquear la ciudad de 11 millones de habitantes para detener la propagación del virus.

Cuando se informó sobre la conexión de Qian con Wuhan, sus síntomas y la muerte repentina de su suegra, el personal de los CDC en el aeropuerto sospechó que estaban en presencia del virus y llamaron a una ambulancia del Departamento de Bomberos de Los Ángeles especialmente equipada para pacientes con COVID. Llevaron a la familia al hospital de Cedars-Sinai en Marina del Rey.

Una de cada cuatro personas con diabetes ha racionado los suministros para reducir el costo de su cuidado de la diabetes desde el comienzo de la pandemia, según una encuesta.

La tripulación, vestida de pies a cabeza con ropa protectora, permitió que el niño y sus padres se sentaran uno al lado del otro en la camilla, dijo Qian al blog, y agregó sobre las autoridades estadounidenses, “¡Su respuesta es muy profesional, oportuna y rápida!”

Las pruebas enviadas a Atlanta confirmaron que Qian era positivo y Liu y su hijo eran negativos, aunque ella tenía gripe común. La familia fue trasladada a la instalación insignia de Cedars en Beverly Boulevard, uno de los hospitales favoritos de las celebridades donde Kim Kardashian dio a luz y Frank Sinatra murió. El blog no nombró el hospital, pero Qian lo describió como “una institución médica muy famosa” y las fotos de una unidad de aislamiento publicadas con la entrada del blog muestran al personal con uniformes azul verdoso como los que se usan en Cedars.

Anuncio

Brindar atención con secrecía era parte de la aturaleza en Cedars, y muchos de los que trabajaban allí desconocían la presencia de un paciente de COVID. Un empleado que habló bajo condición de anonimato dijo que la familia estaba instalada en un ala especial de la unidad de cuidados intensivos pediátricos del cuarto piso protegida por un guardia de seguridad. Una foto en el blog muestra la habitación de Qian decorada con personajes de dibujos animados de “Minions”, como los que el empleado dijo que decoran las paredes de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos de Cedars.

Los registros médicos electrónicos de la familia fueron designados como “romper el cristal”, una clasificación que disuade a los empleados de espiar a pacientes famosos al exigirles que vuelvan a ingresar su contraseña e indiquen una razón para ver los registros, dijo el empleado. El trabajador solicitó el anonimato para hablar públicamente sobre la atención al paciente.

Cedars-Sinai Medical Center
Centro médico Cedars-Sinai en Los Ángeles.
(Kirk McKoy / Los Angeles Times)

El equipo de Cedars tomó medidas agresivas para poner en cuarentena al paciente de COVID-19 del hospital, siguiendo los protocolos creados para el ébola y otros patógenos, dijo el Dr. Jonathan Grein, director de epidemiología de Cedars. Las medidas fueron más extremas que las actuales, pero en ese momento, dijo Grein en una entrevista, “el equipo no sabía a lo que se estaban enfrentando y no sabían lo que iba a suceder”.

Y luego Qian empeoró.

Grein describió un momento estresante, con frecuentes conferencias telefónicas organizadas por los CDC para consultar con los médicos que atendían a los otros 11 pacientes repartidos por todo Estados Unidos. De ellos, Qian era el más gravemente enfermo.

“La información procedente de China era cada vez más preocupante”, dijo Grein. “En ese momento, no se conocía ningún tratamiento”.

Durante días, el director médico de la división de influenza de los CDC, el Dr. Tim Uyeki, había estado tratando de reclutar pacientes con COVID-19 para un tratamiento experimental. Remdesivir era un fármaco antiviral experimental desarrollado una década antes por Gilead Sciences y probado brevemente en víctimas del Ébola. No fue especialmente eficaz: de 175 candidatos a la prueba, 93 murieron, la mayoría de ébola y uno de ellos potencialmente por el tratamiento.

Inicialmente, Qian experimentó solo síntomas comunes de la gripe que podían tratarse con analgésicos y medicamentos para la tos. Pero en la segunda semana, su temperatura se disparó, sus pulmones se llenaron de líquido y luchó desesperadamente por respirar. Lo colocaron en oxígeno y lo monitorearon las 24 horas. Una noche, con su esposa y su hijo al otro lado de una ventana de vidrio, escribió un testamento en su teléfono, le dijo al blog.

Los médicos le contaron a Qian sobre los ensayos experimentales con Remdesivir, pero él estaba preocupado, según el blog. Dos veces les dijo a los médicos que no quería intentarlo.

Anuncio

El estado de Qian seguía siendo grave. Mientras luchaba por respirar, dijo en el blog, a menudo pensaba en la valentía que su hijo había mostrado cuando la familia se había sometido a análisis de sangre, apretando su pequeño puño y gritando a su padre: “¡Papá, tienes que aguantar!”

La tercera vez que los médicos se le acercaron, accedió a probar el Remdesivir. Un intérprete le leyó un formulario de consentimiento de cinco páginas por teléfono y luego se le administró el medicamento por vía intravenosa.

Después de un día, su fiebre bajó. Pronto, ya no necesitó el oxígeno.

“Los médicos estaban asombrados”, dijo al blog, y agregó que uno le preguntó si sentía que su recuperación se debía a la medicación o a su propio sistema inmunológico. “Le dije que creo que eran ambas cosas. Una actitud tranquila y optimista también ayudó”.

El caso de Qian se incluyó en un estudio alentador sobre Remdesivir publicado en el New England Journal of Medicine el mes pasado. Cincuenta y tres pacientes hospitalizados por el virus recibieron el fármaco en varios países. Siete murieron. Pero el 68% mejoró.

A pesar de la continua preocupación por los efectos adversos, se usa tan ampliamente ahora que los hospitales desde la India hasta San Francisco informan de la escasez del fármaco.

One vial of the drug Remdesivir shown during a press conference.
Un vial del medicamento Remdesivir mostrado durante una conferencia de prensa sobre el inicio de un estudio en Hamburgo, en el norte de Alemania, el 8 de abril de 2020.
(Ulrich Perrey / AFP / Getty Images)

Si bien la recuperación de Qian fue emocionante para el equipo médico, no significó que él y su familia pudieran regresar a casa. Se sabía poco sobre cuánto tiempo los pacientes seguían considerándose contagiosos. Grein dijo que las autoridades decidieron que era más seguro si permanecía aislado y, después de 27 días en Cedars, lo trasladaron a otra instalación médica secreta.

El condado siguió de cerca a los socorristas del aeropuerto y a los empleados de Cedars que tenían contacto con la familia, en busca de signos de la enfermedad. En ese momento, aún no se sabía que las personas asintomáticas pudieran transmitir el virus.

Anuncio

El Dr. Howard Chiou, epidemiólogo de los CDC, recordó que lo interrumpieron en medio de una cena de fin de semana para ayudar en el caso de Qian. Chiou, que habla mandarín con fluidez, trabajó directamente con la familia para desarrollar una lista de lugares y personas para rastrear contactos.

“La investigación de casos y el rastreo de contactos es un trabajo realmente duro y complicado que requiere construir una relación sólida y confianza en muy poco tiempo”, dijo Chiou. “Este caso fue un gran recordatorio de que las habilidades lingüísticas y culturales son fundamentales para generar confianza y comunicación”.

Los funcionarios de salud pública se comunicaron con sus homólogos mexicanos para que el hotel pudiera conocer el caso. También alertaron a los pasajeros sentados cerca de la familia en el vuelo desde la Ciudad de México, así como a la tripulación del avión.

Al final, no se sabe que nadie haya sido infectado por Qian. Algunos trabajadores de la salud desarrollaron síntomas respiratorios, pero las pruebas dieron negativo.

Durante tres años, el personal de Salud de UCLA ha estado cumpliendo silenciosamente los deseos finales de los pacientes moribundos en la unidad de cuidados intensivos. En medio de la pandemia, su trabajo ha tomado más significado.

No ha habido recurrencia de la cepa COVID que infectó a Qian entre los miles de muestras compartidas por investigadores de todo el mundo, dijo el epidemiólogo David Engelthaler, jefe de la rama de enfermedades infecciosas del Instituto de Investigación de Genómica Traslacional de Arizona. Dijo que la ausencia sugiere que Qian no infectó a otros y era “un callejón sin salida” para el virus, aunque advirtió que las pruebas eran limitadas. A la mayoría de las personas que trabajaban en Cedars no se les dijo que un paciente de COVID estaba en sus instalaciones y no se les ofreció la prueba.

“No creo que haya propagación”, dijo Balter. Los funcionarios de salud pública dicen que creen que las precauciones que tomó Qian mientras viajaba y su solicitud de ayuda mantuvieron a otros a salvo.

“Era muy bueno para usar su mascarilla cuando estaba con [su familia] y en el avión”, dijo Balter.

A mediados de febrero, el COVID se había extendido por todo el mundo y estaba empezando a devastar Corea del Sur e Italia, pero Qian seguía siendo el único caso conocido de L.A. Preocupados por el precio que el aislamiento estaba cobrando a la esposa y al hijo de Qian, los trabajadores de salud pública compraron juguetes para el niño y trabajaron para asegurarse de que la familia tuviera la comida que les gustaba.

Ferrer dijo que aprendieron de la familia que para que las personas se puedan aislar con éxito, necesitan el apoyo personalizado de los trabajadores de la salud.

Anuncio

“Hizo una gran diferencia. No se trataba solo de que recibieran una buena atención clínica ", dijo.

Chiou, el epidemiólogo de los CDC, estuvo de acuerdo y dijo: “Realmente nos ayudó a pensar en los problemas que enfrentarían las personas en aislamiento y cuarentena, y especialmente los viajeros o las personas sin lugares seguros donde quedarse”.

El 4 de marzo, 42 días después de que Qian buscara ayuda en LAX, el condado anunció que había identificado seis casos más de COVID-19. En retrospectiva, dijeron los funcionarios públicos, las limitaciones estrictas en las pruebas y el desconocimiento de la propagación asintomática del virus impidieron que los funcionarios de salud pública detectaran a muchas personas ya infectadas.

“Claramente tuvimos otros casos”, dijo Ferrer.

Qian todavía estaba aislado cuando se publicó la historia de su cuidado en Estados Unidos en el blog de Wuhan. Las relaciones entre China y Estados Unidos se tensaron y empeoraron. Algunos lectores se mostraron cínicos acerca del relato favorable de la historia sobre la atención médica en Estados Unidos.

An air traveler waits to leave for China in the Tom Bradley International Terminal at Los Angeles International Airport.
Un viajero aéreo espera para partir hacia China en la Terminal Internacional Tom Bradley del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles el lunes 11 de mayo.
(Al Seib / Los Angeles Times)

“Esta persona se curó con Remdesivir sin pagar un centavo”, se dijo en un mensaje. “Dudo mucho de este artículo”.

No está claro si Qian o el consulado chino, al que se mantuvo informado de su caso, pagaron algo. Cedars y el consulado se negaron a responder preguntas sobre su caso, citando la privacidad del paciente.

Por su parte, Qian estaba agradecido.

“Envió una nota de agradecimiento muy, muy emotiva al departamento”, dijo Ferrer.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.