Anuncio
Share

Asombroso número de incendios forestales en California: Destrucción sin precedentes

Incluso antes del pico de la temporada de incendios, un récord de 3 millones de acres se ha quemado en toda California este año, con tantos incendios simultáneamente que muchos han convergido en “complejos” (una forma de nombrar cuando varias quemas convergen y crean un solo gran incendio), cuyo alcance nunca ha sido visto por el estado.

El jueves, el Complejo de Agosto, producto de 37 incendios en y alrededor del condado de Tehama, se convirtió en el más grande registrado en California con 471.000 acres.

Pero su lejanía lo hizo menos prioritario que otros incendios importantes cercanos a ciudades de montaña y suburbios de las estribaciones.

×
VIDEO | 01:05
California wildfires have created unprecedented destruction 

Even before the peak of fire season, six of the 20 largest  blazes in California history have occurred this year.

Anuncio

Uno de ellos, el incendio del Complejo Norte cerca de Oroville, se convirtió esta semana en un infierno que provocó 10 muertes hasta el jueves por la noche, y la desaparición de 16 personas. Ha quemado más de 252.000 acres y ha obligado a unos 20.000 residentes de los condados de Plumas, Butte y Yuba a abandonar sus hogares. La capa de humo era tan espesa a mediados de semana que las autoridades de salud comenzaron a evaluar los daños el jueves, cuando los vientos amainaron.

BERRY CREEK
Un zorro se detiene entre la maleza quemada del bosque tras el incendio del Oso en Berry Creek.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

El lago Oroville todavía estaba cubierto por una densa capa de humo. En la ciudad, los evacuados condujeron con faros todo el día, usando máscaras tanto para el coronavirus como para filtrar la ceniza que flotaba en el aire. buscaron escasos cuartos de hotel, comidas calientes y lugares para estacionar los autos llenos de sus posesiones más preciadas.

En la montaña, donde el fuego aún ardía, un pequeño número de personas permanecía detrás de las líneas de evacuación con la electricidad cortada y los pozos sin funcionar - cansados de este fuego y de los muchos que lo precedieron.

Anuncio

Kendall Hill, de 15 años, se sentó en una silla de campamento en un estacionamiento junto a su padre, ayudando a sus amigos a repartir hot dogs y papas fritas gratis a los exhaustos socorristas. Hill huyó de su casa en Berry Creek el martes por la noche, y se fue antes de que llegaran las llamas. Afortunadamente, su casa sobrevivió, pero algunos de sus familiares en la zona perdieron la suya.

“Es triste”, dijo, con el agotamiento reflejado en sus ojos.

Poco quedó, salvo las chimeneas, lavadoras y los restos humeantes de coches y camiones en el pequeño Berry Creek.

Bear fire
Las llamas consumen la maleza seca alrededor de los bomberos de la ciudad de Santa Bárbara, Eric Cole, a la izquierda, y Mark Kramer mientras la cuadrilla hace retroceder el fuego a lo largo de la autopista Oro Quincy en las secuelas del incendio del Oso el jueves en Oroville, California.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Anuncio

En el lejano norte, el incendio de Slater se produjo el miércoles por la noche, pasando de 30.000 acres a más de 120.000 para las 7 de la mañana del jueves. Cruzó la frontera hacia Oregón, un estado ya asediado por sus propios incendios, con medio millón de personas bajo órdenes de evacuación.

Con la expansión de ese incendio, el gobernador Gavin Newsom añadió el condado de Siskiyou a su lista de otros 17 condados en estado de emergencia.

El portavoz de los Bomberos de Cal, Daniel Berlant, dijo que las peligrosas condiciones de sequedad condujeron “a incendios explosivos que nos han dispersado más allá de los 3 millones de acres por primera vez en nuestra historia”.

“Desafortunadamente, con varios meses más de temporada de incendios por delante, este número podría seguir aumentando”, dijo el jueves.

Anuncio
A horse
Un caballo se encuentra inmóvil en un campo a lo largo de Bald Rock Rd. después del incendio del Oso el jueves 10 de septiembre de 2020 en Berry Creek, California.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

En comparación, casi 4.000 personas lucharon contra el Complejo Mendocino 2018 que había sido el más grande del estado hasta que fue superado por el Complejo de Agosto. El incendio Thomas de 2017 tuvo cerca de 9.000 personas combatiéndolo en un momento dado.

Los complejos que ahora se están quemando se remontan a un extraño asedio de una tormenta de rayos a mediados de agosto en el norte de California, que provocó cuatro de los 10 incendios más grandes registrados en California.

Tanto el Complejo de agosto como el del Complejo Norte se encendieron en esa tormenta, continuaron ardiendo en el interior del país y luego aumentaron con la ola de calor y los fuertes vientos de esta semana.

Anuncio

Otros dos, el Complejo de Relámpagos SCU en las colinas al este de San José y el Complejo de Relámpagos LNU en North Bay y la región vinícola, siguen ardiendo pero casi totalmente contenidos. Son el tercero y el cuarto más grandes desde que California comenzó a llevar registros en 1932.

El incendio de Dolan, que se inició el 18 de agosto al norte del Parque Estatal de Limekiln en el condado de Monterey, también ha tenido un crecimiento extremo esta semana, triplicando su tamaño a 110.000 acres.

Una segunda oleada de nuevos incendios empeoró la situación, con el incendio Bobcat en las montañas San Gabriel, el Valley Fire al sureste del condado de San Diego, el incendio de El Dorado cerca de Yucaipa y el incendio del Creek creciendo en el Bosque Nacional Sierra.

En el incendio de Creek, los vientos más ligeros despejaron el aire lo suficiente a partir del miércoles por la tarde para dar finalmente a los aviones la oportunidad de rociar el bosque con retardante, ya que las cuadrillas de la porción sur del fuego trabajaron para endurecer las defensas alrededor de áreas como Meadow Lakes y Tollhouse.

Anuncio

“Estamos tratando de empezar a ganar contención en este incendio”, dijo Chris Vestal, un portavoz de la respuesta al fuego de Creek. “Mucho de lo que queremos hacer es asegurarnos de que todo lo que está en pie se mantenga en pie”.

Friends and dogs in a van after the Bear fire in Oroville
Los evacuados Frank Martínez, izquierda, y su amigo Rick Wolfe se sientan en la camioneta Dodge de Martínez con sus nueve perros tras el incendio del Oso en Oroville.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Cerca de Monrovia, el incendio del Bobcat fue actualizado a un incidente “Tipo 1" el jueves por los oficiales del servicio forestal, reflejando la necesidad de más personal y equipo.

“El tamaño potencial y la complejidad” fueron los factores en la reclasificación, según el representante del Servicio Forestal Micah Bell.

Anuncio

“En realidad he visto equipos de Tipo 1 manejar incendios de apenas 2.000 acres, pero fue la complejidad del terreno y de la situación lo que requiere un equipo más grande”, expuso Bell.

Aunque el fuego se ha incrementado significativamente - casi duplicando su tamaño el miércoles - gran parte del crecimiento fue en su porción noreste, señaló Bell, lejos de las comunidades amenazadas de las estribaciones.

Seis áreas permanecen bajo advertencia de evacuación: Duarte, Bradbury, Monrovia, Sierra Madre, Pasadena y Altadena.

Se espera que las condiciones climáticas “mejoren hoy en todo el estado, con la mayoría de las áreas experimentando temperaturas estacionales y condiciones secas”, según Cal Fire.

Anuncio
Boats
Numerosas embarcaciones se ven envueltas en humo y cenizas en Loafer Point en el lago Oroville después del incendio del Oso el jueves 10 de septiembre de 2020 en Oroville.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

“El norte de California debería esperar temperaturas medias hasta el fin de semana, con una posible tendencia al enfriamiento la próxima semana”, escribieron los funcionarios el jueves. “En el sur de California, las temperaturas estarán en o ligeramente por encima de lo normal”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio