Anuncio

La distribución de la vacuna será la operación de salud más grande en la historia de Los Ángeles

A nurse prepares a dose of experimental coronavirus vaccine
Una enfermera prepara una inyección como parte de un ensayo clínico de una vacuna experimental contra el coronavirus desarrollada por los Institutos Nacionales de Salud y Moderna Inc.
(Hans Pennink / Associated Press)

Los científicos han diseñado la vacuna. Ahora, los burócratas del gobierno deben descubrir cómo distribuir rápida y efectivamente el medicamento contra el COVID-19.

Para el condado de Los Ángeles, este esfuerzo ya ha incluido la adquisición de 16 congeladores de almacenamiento “ultrafrío” que se instalarán en toda la región. Pueden almacenar decenas de miles de dosis a temperaturas tan bajas como -86 grados Celsius.

Pero la pregunta más importante es hacia dónde irá la vacuna a partir de ahí.

Toda esta operación se perfila como el esfuerzo de salud pública más grande y complejo en la historia del Condado, y crece la preocupación de que las autoridades se estén quedando atrás.

Anuncio

El Condado ya ha luchado con otro elemento esencial de la respuesta a la pandemia: proporcionar pruebas de coronavirus a gran escala.

Distribuir la vacuna de manera segura y equitativa es una tarea aún más vital, y algunos funcionarios ya han expresado sus preocupaciones.

La supervisora del Condado, Janice Hahn, calificó recientemente los planes preliminares del Condado como “demasiado vagos”. Dijo que no se abordaron problemas logísticos clave, por ejemplo, cómo el Condado almacenaría la vacuna Pfizer, que debe mantenerse a -70 C. La supervisora Sheila Kuehl se preguntó con qué grado de logística el Condado mantendría las dosis de la vacuna lo suficientemente frías para transportarlas.

Y la supervisora Hilda Solís quería más explicaciones sobre cómo el Condado distribuiría equitativamente la vacuna y garantizaría que las comunidades de color tengan un amplio acceso.

Anuncio

“Solo les voy a suplicar... que estén realmente preparados”, dijo Hahn a la directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer, en una reunión reciente de la junta. “Simplemente no creo que podamos permitirnos un retraso en saber cómo vamos a distribuir esta vacuna”.

“Estaremos listos”, dijo Ferrer. “Lo prometo”.

Por ahora, el Condado está formulando una lista de prioridades para recibir las vacunas, que será gratuita para cualquier residente que se vacune. Los primeros en la fila serán los trabajadores de la salud en la primera línea contra la pandemia de COVID-19. Los trabajadores esenciales con alto riesgo de contraer el coronavirus se encontrarían entre los siguientes candidatos más probables, según la orientación preliminar de los funcionarios estatales y federales.

Los residentes y empleados de hogares de ancianos probablemente también serán una población prioritaria en las primeras fases del lanzamiento de la vacuna. Las personas con afecciones médicas graves, que incluyen cáncer, enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar grave y anemia de células falciformes, y los residentes de 65 años o más también están incluidos en el plan preliminar del Condado como poblaciones clave para vacunar.

Anuncio

Para otros, la espera podría ser de meses.

El Dr. Jeffrey Gunzenhauser, director médico del condado de Los Ángeles, dijo que una persona de 35 años sin riesgos para la salud que no es un trabajador esencial probablemente no podrá recibir una vacuna hasta al menos la primavera del próximo año.

“Podría estar equivocado, tal vez haya más vacunas disponibles, y es muy posible que la gente no quiera tomar la vacuna, por lo que podríamos expandirla a otros grupos si tenemos más suministro”, expuso Gunzenhauser. “Hay muchas incógnitas, así que esto es una conjetura”.

Eventualmente, la vacuna estará ampliamente disponible para cualquier residente, pero los funcionarios del Condado aún están tratando de encontrar la manera de hacerla más accesible.

Anuncio

A Hahn le gustaría que el Condado usara las escuelas como sitios de distribución, una idea que el superintendente Austin Beutner apoya. Solís ha pedido a los funcionarios de salud pública que exploren el uso de bibliotecas, centros para personas mayores y clínicas en comunidades desatendidas. El Condado también ha considerado expandir los sitios de prueba de COVID-19 actuales para ofrecer vacunación.

Se espera que algunas de las primeras dosis de la vacuna se almacenen en Cedars Sinai Medical Center. El hospital fue uno de los pocos centros de salud designados por el estado para recibir envíos de vacunas tempranas debido a su capacidad de almacenamiento en frío, dijo el departamento de salud pública del Condado. Aproximadamente 20 hospitales del condado de Los Ángeles se postularon, dijo Gunzenhauser.

Aún no está claro cuánta vacuna recibirá el estado de California o el condado de Los Ángeles.

El gobierno federal ha realizado un pedido inicial a Pfizer de 100 millones de dosis y, según el acuerdo, puede adquirir hasta 500 millones de dosis adicionales.

Anuncio

Al menos al principio, el gobierno federal asignará una cierta cantidad de vacunas a cada estado. California distribuirá su parte principalmente entre los departamentos de salud locales, y el resto irá a las instalaciones estatales y algunos sistemas de atención médica con ubicaciones en varios condados, como Kaiser Permanente.

Debido a que la vacuna Pfizer requiere temperatura ultra fría, un proceso de planificación preciso que garantice que se mantenga a una temperatura específica mientras se transporta y almacena, el Departamento de Salud Pública del Condado está comprando cinco congeladores ultrafríos además de tres que son propiedad del estado, que se ubicarán estratégicamente en todo el Condado.

Se espera que los congeladores, comprados con $55.000 del dinero federal de ayuda para el coronavirus del Condado, lleguen en diciembre. Una agencia separada, el Departamento de Servicios de Salud del Condado, recibió recientemente ocho congeladores que ordenó para almacenar la vacuna Pfizer, que eventualmente distribuirá a los pacientes en los cuatro hospitales públicos y 27 clínicas de salud del Condado. Con una demanda tan alta, había un retraso, dijo la Dra. Christina Ghaly, directora de servicios de salud del Condado.

“Obviamente, para los hospitales que han podido adquirir los congeladores, estos pueden servir como un modelo”, dijo Ghaly sobre el papel potencial de la agencia en el plan de distribución del Condado.

Anuncio

La logística será menos complicada para la segunda vacuna de Moderna, porque no requiere una cadena de frío de temperatura ultrabaja, dijeron funcionarios del Condado.

Gunzenhauser señaló que todo el proceso de planificación es “realmente un tren rápido en movimiento” y que todo podría cambiar a medida que se conozca más sobre la vacuna y cuándo estará disponible.

“El plan del gobierno es tener dos dosis para cada persona”, dijo.

Para el condado de L.A., serían más de 20 millones de dosis.

Anuncio

El Condado ya ha luchado con los desafíos de la pandemia, en particular al intentar crear una infraestructura de prueba. Los funcionarios se apresuraron a buscar suministros de prueba y encontrar los sitios adecuados, pero inicialmente no pudieron proporcionar sitios de prueba de manera equitativa en las comunidades de color.

El Condado no está solo en el cumplimiento de esta tarea.

Todas las agencias de salud estatales y locales del país están haciendo planes en medio de la incertidumbre, y muchos dicen que sus decisiones dependen primero de saber qué vacuna estará disponible, según un análisis de Kaiser Family Foundation. Los funcionarios de otros países, incluidos Canadá, Escocia e Inglaterra, comparten preocupaciones similares.

En el condado de Contra Costa en el Área de la Bahía, las autoridades están aconsejando a los residentes que no permitan que la fatiga y el cansancio por la pandemia los agobie.

Anuncio

“Mantenga un perfil bajo, quédese en casa, use mascarilla y evite las reuniones para pasar el invierno y llegar así a una gloriosa primavera de vacunas”, indicó el Dr. Chris Farnitano, funcionario de salud del Condado, en una reunión pública reciente.

Ferrer ha dado consejos de precaución similares y enfatizó que el esfuerzo de distribución del Condado se beneficiará de su experiencia al proporcionar miles de vacunas contra la gripe al año, además de aprender de la pandemia H1N1 2009 sobre cómo distribuir medicamentos rápidamente.

Aunque sin precedentes, no es imposible, manifestó.

“Estaremos absolutamente listos para distribuir tan pronto como tengamos la vacuna”, aseguró Ferrer en la reunión de la Junta de Supervisores.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio