Anuncio

A punto de la indigencia este niño le da a su madre un apartamento justo para celebrar Acción de Gracias

El amor a los Cheetos le dio la idea de emprender su negocio.
El amor a los Cheetos le dio la idea de emprender su negocio.
(Local Hearts Foundation )

Aarón parece ser un niño común y corriente, pero su mentalidad es casi la de un adulto escondido en el cuerpo de un menor de 8 años.

En el Día de Acción de Gracias su madre y sus dos hermanitas tendrán mucho que agradecerle, incluido el tener nuevo apartamento, un negocio, un auto y hasta su amor a los Cheetos.

El menor es uno de cientos de niños, sino miles, quienes a la sombra de la economía en Estados Unidos tuvo que trabajar durante la pandemia al lado de su madre.

Anuncio

Berenice Pacheco, madre de Aarón, perdió dos empleos en marzo cuando el gobierno estatal anuncio los cierres de negocios no esenciales para prevenir la propagación del coronavirus. Tiempo antes, la señora ya sufría económicamente al separarse de su pareja y quedarse sin hogar con sus tres hijos, incluido Aarón.

Pacheco había logrado trabajar en una oficina durante el día y como mesera en un bar por las noches. La meta de ella era ahorrar suficiente dinero para dejar de vivir en los hogares de las amistades o en refugios, pero la pandemia agudizó su problema monetario dejándola básicamente en la calle.

La señora tuvo que rentar cuartitos y quedarse en la casa de amistades por algún tiempo por la falta de dinero, además, siendo indocumentada no podía obtener beneficios de desempleo.

Anuncio

Al ver las necesidades de su madre, Aarón salió en su ayuda. Él tuvo la idea de vender las pocas plantas que tenía. Asimismo, invirtió 12 dólares para comprar más mercancía.

Al principio el niño solo quería realizar sus ventas para comprarse sus propias bolsas de Hot Cheetos, pero cuando vio que podría ganar más dinero, se puso la meta de ayudar a la familia entera con su negocio bautizado como aaronsgarden en Instagram, relató su madre.

Anuncio

El niño empezó a salir a las calles del este de Los Ángeles, Boyle Heights y hasta Commerce para vender junto con su madre.

La meta de Aarón era ganar los suficiente para que la familia pudiera mudarse a un apartamento.

“Empecé a vender plantas en junio. La gente supo que estaba en Instagram y mi negocio empezó a crecer”, dice Aarón con la inocencia de un niño.

Anuncio

Recientemente, las donaciones a su GoFundMe le ayudaron a encontrar apartamento para la familia e inclusive comprar un auto.

En las palabras de Aarón, él es el “hombre del hogar” y debe ayudarle a su madre con el dinero para la renta, las facturas y la comida de sus dos hermanitas de 10 y 2 años.

“Estoy muy agradecida de tener un hijo tan bondadoso y responsable. Me llena de felicidad saber que me ayuda a pesar de que no es su trabajo”, dijo Pacheco.

Anuncio

Para Aarón, un rato libre para jugar y una bolsa de Cheetos es todo lo que necesita para ser feliz, aunque lo hace más feliz ver a su madre, hermanita de 10 años Ayleen y su hermanita de 2, Alani, unidas y bajo un solo techo.


Anuncio