Anuncio

El riesgo de incendio regresa al Sur de California ya que se pronostican vientos de Santa Ana

An Angeles National Forest fire crew heads into the forest to create a fire line.
Un equipo de bomberos del Bosque Nacional de Ángeles está en camino para combatir el fuego Bobcat mientras arde sobre Arcadia en el Bosque Nacional Chantry Flat Angeles el 15 de septiembre de 2020.
(Irfan Khan/Los Angeles Times)

El fuerte viento de Santa Ana que se espera durante el fin de semana festivo es la última señal de que la peor temporada de incendios forestales registrada en California aún puede representar algún peligro.

En un par de pronósticos del clima de incendios publicados por el Servicio Meteorológico Nacional, los expertos advirtieron que se espera que los vientos cálidos y secos del interior azoten el sur de los condados de Santa Bárbara a Orange de jueves a domingo, lo que aumenta el riesgo de que un incendio se pueda controlar y apagar.

“Después de las condiciones tranquilas del miércoles, se espera que los vientos del norte aumenten el jueves, y se desplazarán hacia el noreste a última hora de la tarde, lo que traerá una disminución de la humedad y una mayor preocupación por el clima propicio para incendios en las montañas y el valle de Santa Clarita”, informó la oficina de Oxnard de la agencia. “Existe una confianza cada vez mayor en que un evento de viento moderado de Santa Ana junto con más sequía traerá condiciones climáticas de incendio generalizadas de elevadas a críticas para los condados de Los Ángeles y Ventura del jueves por la noche al viernes”.

En Santa Bárbara, los vientos se llaman “puestas de sol” y contribuyeron al crecimiento explosivo del incendio de Thomas en 2017 y se espera que regresen este fin de semana. En el condado de Orange, los vientos llegarán el jueves por la noche y “traerán condiciones climáticas de incendios críticas a nivel local”, dijo el Servicio Meteorológico.

Anuncio

En caso de que se produzca un incendio en las montañas, valles o laderas, las llamas se alimentarán de hierba y arbustos resecos por una temporada de lluvias que no está funcionando bien en sus primeros meses.

“Todavía estamos alertas en nuestra temporada de incendios y no hemos tenido suficiente lluvia para apagarla”, dijo Ryan Kittell, del Servicio Meteorológico Nacional en Oxnard, que cubre gran parte de Southland. “Nos gusta ver 5 pulgadas de lluvia en nuestra área antes de comenzar a tener esta conversación y no estamos ni cerca de eso. Prácticamente en todas partes hay menos de una pulgada”.

El pronóstico se produce durante el peor año de incendios registrado en el estado. En lo que va del año, los incendios forestales han arrasado más de 4 millones de acres, matado al menos a 31 personas y destruido miles de casas y edificios.

El Servicio Forestal de EE.UU anunció el lunes que estaba implementando restricciones contra incendios durante toda la semana de Acción de Gracias.

Anuncio

“A pesar de una tormenta invernal a principios de noviembre, la vegetación en gran parte del bosque sigue estando muy seca. Algunas áreas de menor elevación están incluso más secas que en el verano, cuando se produjeron numerosos incendios”, dijeron las autoridades en un comunicado.

Aunque los vientos están trayendo una amenaza elevada a esta región específicamente, los expertos dicen que los riesgos de incendios forestales persisten en la mayor parte de California.

“La temporada de incendios no ha terminado para los dos tercios del sur del estado”, manifestó Dan Collins, meteorólogo del Centro de Predicción del Clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. “Hemos tenido grandes incendios en diciembre y enero en el sur de California”.

Stockton, que se encuentra aproximadamente a 40 millas al sur de Sacramento y ha tenido un promedio de 2 pulgadas de lluvia entre el 1 de octubre y el 22 de noviembre, ha recibido solo nueve centésimas de pulgada. En Camarillo del condado de Ventura, que habría recibido 1.7 pulgadas de lluvia para el domingo en un año promedio, tiene solo ocho centésimas, según datos del Servicio Meteorológico. Burbank ha visto incluso menos, solo seis centésimas de pulgada de lluvia en comparación con las 1.68 pulgadas de lluvia que tradicionalmente tendría para el domingo.

Anuncio

Solo las áreas más al norte, como Crescent City y Eureka, donde ha llovido 5.52 pulgadas y 2.62 pulgadas desde el 1 de octubre, respectivamente, pueden considerar que su temporada de incendios ha terminado, dicen los expertos. Incluso entonces, sus totales de lluvia son solo alrededor del 50% de sus promedios estacionales.

De cara al futuro, el 2020 podría considerarse un presagio del futuro climático del estado con lluvias impredecibles año tras año, calor extremo y temporadas de incendios cada vez más largas, señalan los expertos. A medida que el clima se calienta, los riesgos de incendio se acercarán al pico de la temporada de vientos de Santa Ana, una combinación potencialmente mortal para los californianos.

Los investigadores dicen que a medida que el hielo polar de la Tierra se derrite y los océanos se calientan gradualmente, se espera que la lluvia de California, que se presenta predominantemente en forma de aproximadamente media docena de tormentas empapadas conocidas como “ríos atmosféricos”, se vuelva cada vez más errática. Esta tendencia de convite o hambruna se puede ver en la última década, cuando una sequía de cinco años fue marcada por un invierno récord de lluvias y luego otro año seco.

El lapso para esa lluvia se está reduciendo, a solo unos pocos meses, principalmente de enero a marzo, lo que está proporcionando madera y combustible de pasto y arbustos, con más tiempo durante el año para secarse y volverse más inflamables, particularmente en el Sur de California.

Anuncio

El “hidroclima de California es el más volátil de todos los lugares de Estados Unidos; varía de un año a otro más que en cualquier otro sitio”, dijo Alexander Gershunov, meteorólogo investigador del Instituto de Oceanografía Scripps de UC San Diego. “Se está volviendo menos frecuente y más dependiente de eventos extremos, lo que hace que la variabilidad sea más pronunciada. Es más propenso a sequías e inundaciones”.

Si se inicia otro incendio en los próximos meses, ardería durante el pico histórico de la temporada de vientos de Santa Ana, señaló Gershunov.

Aunque octubre se percibe a menudo como el peor momento para los vientos de Santa Ana, que suelen ser más cálidos y secos que las brisas terrestres, eso se debe a que es entonces cuando la región históricamente ha experimentado sus peores incendios.

Pero eso podría cambiar en las próximas décadas. En realidad, se producen más vientos de Santa Ana en diciembre y enero que en cualquier otra época del año, según una carta de investigación que coescribió Gershunov y que se publicó en American Geophysical Union en 2016.

Anuncio

De hecho, en diciembre de 2017, las líneas de servicios públicos derribadas por los vientos de Santa Ana provocaron el incendio de Thomas. El incendio del condado de Ventura se convirtió en lo que entonces era el segundo siniestro más grande en la historia del estado con más de 280.000 acres.

“Ciertamente, el incendio de Thomas es una advertencia para el futuro”, manifestó Gershunov. “Realmente no tuvimos ninguna lluvia significativa hasta enero y la vegetación todavía era inflamable en diciembre cuando hubo vientos consecutivos de Santa Ana”.

Además, los veranos también tienden a ser más calurosos. California experimentó su segundo octubre más caluroso y seco registrado y rompió récords de calor diarios durante el verano. Cinco de los seis incendios más grandes registrados se produjeron este año.

“Nuestra investigación sugiere una estacionalidad más aguda. Más seco en temporadas intermedias, más húmedo en inviernos. Esa es una receta peligrosa cuando se trata de incendios forestales”, expuso Daniel Swain, científico climático de UCLA. “La tendencia es que las cosas empeoren”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio