Anuncio

Familias desamparadas buscaron refugio contra el COVID-19 en casas vacías. Fueron desalojadas antes del Día de Acción de Gracias

Activists stand on the porch of an abandoned home in El Sereno owned by Caltrans.
En marzo, los activistas “recuperaron” casas vacías, propiedad de Caltrans, para albergar personas en medio de la pandemia de COVID-19.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

Los oficiales de la Patrulla de Caminos de California (CHP, por sus siglas en inglés) desalojaron por la fuerza a las personas que habían “recuperado” casas vacantes de propiedad pública en El Sereno, el miércoles por la noche —la noche anterior al Día de Acción de Gracias— en medio de un aumento en los casos de COVID-19.

Los videos de los desalojos, publicados en Twitter, muestran a decenas de agentes públicos llenando la calle, cerca de Sheffield Avenue y Poplar Boulevard, alrededor de las 7 p.m. Los oficiales fueron recibidos por una ola de manifestantes, quienes gritaron "¡Qué vergüenza!” mientras las autoridades iban de puerta en puerta, desalojando a quienes se habían mudado a las casas.

Al menos un equipo de la CHP derribó la puerta de una de las casas, muestran videos.

Los desalojos se produjeron pocas horas después de que 20 familias se mudaran a casas del Departamento de Transporte de California, informaron los activistas, argumentando que los funcionarios no les proporcionaron el refugio necesario para mantenerse sanos durante la pandemia de COVID-19.

Anuncio

No estaba claro cuántas personas fueron desalojadas de las casas. La CHP no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Caltrans posee decenas de domicilios en el área que fueron compradas hace años como parte de un plan ahora fallido para extender la Autopista 710. En marzo, un grupo de angelinos sin techo, y con inseguridad en la vivienda, ocupó un grupo diferente de casas, usando el coronavirus como justificación.

Claudia Lara, miembro de Reclaim and Rebuild Our Community, señaló que las familias que se mudaron el miércoles incluían niños de tan solo 3 meses y personas mayores de 70 años que habían estado viviendo en automóviles y campamentos.

Lara explicó que vio anoche cómo los oficiales descendían sobre las casas después de que el grupo concluyó una conferencia de prensa, pidiendo el apoyo del gobernador Gavin Newsom.

Anuncio

“Hacer esto durante las festividades es inhumano. Es realmente irresponsable”, explicó. “La vivienda es un derecho humano y todas las familias merecen tener un refugio seguro, especialmente durante la pandemia”.

Los activistas enviaron una carta a Newsom el miércoles, notificándole que la gente se estaba mudando a las residencias y pedían su apoyo, mientras los que vivían ahí las usaban para refugiarse durante la contingencia sanitaria.

“Las personas de color ciertamente nos enfrentamos a ‘el invierno más oscuro’, no solo porque el COVID-19 está aumentando nuevamente, sino porque, para nosotros, la crisis económica ha empeorado, y el tsunami de desalojos está empequeñeciendo la ya minúscula cantidad de viviendas asequibles disponibles en todo el estado”, decía la carta.

“Como usted dijo, estamos más seguros si tenemos la capacidad de ponernos en cuarentena y aislarnos de manera segura en un hogar. Por lo tanto, le pedimos que usted, como gobernador, indique a Caltrans que permita a las nuevas familias activar de inmediato todos sus servicios públicos: la calefacción, el agua corriente y la electricidad, son esenciales para refugiarse de manera adecuada en el lugar”.

Anuncio

Newsom y su familia se encuentran actualmente en cuarentena en su finca de Fair Oaks, después de que sus hijos fueron expuestos, en dos incidentes separados, a alguien que había dado positivo por COVID-19.

Minutos después de que los activistas concluyeran una conferencia de prensa, al menos 50 oficiales de CHP con equipo antidisturbios descendieron a las casas.

En respuesta a los desalojos del miércoles por la noche, el concejal de la ciudad de Los Ángeles, Kevin de León, tuiteó que su oficina ha trabajado para asegurar vales de hotel y “otras soluciones rápidas de realojo” para quienes lo necesitan de inmediato, mientras negocia con el estado para asegurar el apoyo permanente para las familias.

De León, quien fue elegido en marzo para representar al Distrito 14 del Concejo de la ciudad, que incluye El Sereno, señaló que se acercó al gobernador esta mañana, para “resaltar la necesidad de restaurar estas propiedades restantes”.

Anuncio

“Resulta inconcebible que alguien deba verse obligado a pasar el Día de Acción de Gracias, o cualquier día del año, en la calle”, señaló.

De León también criticó “el uso de tales métodos físicos de aplicación. Las imágenes que vi de anoche son desgarradoras e inaceptables”.

Los registros mantenidos por The Times muestran que, en 2015, 37 de las casas de El Sereno fueron catalogadas como “inhabitables”, incluidas dos docenas de unidades de apartamentos. A lo largo de los años, los residentes se han quejado de robos, moho y plagas de alimañas. Esa cifra parece haber aumentado en años recientes.

En un comunicado, el portavoz de Caltrans, Matt Rocco, confirmó que las casas vacías a lo largo de la autopista 710 eran “inseguras e inhabitables”.

Anuncio

“Como tal, Caltrans solicitó a la CHP que retire a los intrusos para que las propiedades puedan volver a asegurarse y cerrarse con tablas”, dijo Rocco.

La agencia ha estado trabajando con los gobiernos locales para arrendar varias de sus propiedades disponibles y usarlas como refugios temporales de emergencia, agregó. Dijo que la autoridad de vivienda de Los Ángeles firmó recientemente un contrato de arrendamiento para usar 22 de las propiedades vacantes de Caltrans, para el programa de vivienda de transición de la ciudad.

“Mientras continúan vendiendo las casas restantes en el corredor, se compromete a trabajar con instituciones locales y otras partes interesadas para garantizar que las propiedades se utilicen como viviendas asequibles”, señaló Rocco en el comunicado.

En marzo, las familias que se hicieron cargo de las casas en El Sereno dijeron que se sintieron inspiradas por un grupo de madres sin techo que optaron por medidas similares en Oakland a fines del año pasado. Esas mujeres tomaron posesión de una propiedad corporativa vacante y, después de ser desalojadas, obtuvieron el respaldo del gobernador para forzar la venta de la propiedad del Área de la Bahía a un fideicomiso de tierras comunitarias.

Anuncio

Liam Dillon contribuyó a este reportaje.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio