Anuncio

Las hospitalizaciones por coronavirus empeoran en California, lo que genera nuevos temores

Travelers in a line in front of ticketing workers at an airport
Los viajeros se amontonan en un área de venta de boletos el miércoles en Minneapolis-St. Aeropuerto Internacional Paul. Millones de estadounidenses tomaron los vuelos y las carreteras antes del Día de Acción de Gracias, sin tener en cuenta las advertencias de salud pública sobre el riesgo de propagación del coronavirus.
(David Joles / Star Tribune)

La cantidad de personas hospitalizadas con infecciones por coronavirus en California se ha duplicado en solo las últimas dos semanas y se dirige rápidamente a superar su máximo de verano, según un análisis del Times.

El aumento en las hospitalizaciones se produjo cuando California superó otro hito sombrío: más de 19.000 muertes relacionadas con COVID-19, según el recuento independiente del Times.

Había casi 6.650 personas con infecciones por coronavirus en los hospitales de California hasta el jueves, el doble de la cantidad que existía el 11 de noviembre, cuando 3.300 individuos fueron hospitalizados. El número de hospitalizaciones del jueves representó el 93% del pico de internados por COVID-19, que se registró a mediados de julio, cuando 7.170 personas estaban en los hospitales.

El extraordinario crecimiento de las hospitalizaciones se acelera a un ritmo sostenido sin precedentes desde los primeros meses de la pandemia. En el condado de Los Ángeles, la cantidad total de personas que se encuentran en hospitales con infecciones por coronavirus aumenta en aproximadamente 80 pacientes por día en promedio durante un período de siete días, una tasa de incremento no vista desde las primeras semanas de la pandemia.

Anuncio

Para el jueves, más de 1.950 personas con infecciones por coronavirus estaban hospitalizadas en el condado de Los Ángeles. Eso es más del 87% del peor día de hospitalizaciones del condado de L.A. a mediados de julio, cuando más de 2.200 pacientes con COVID-19 estaban en hospitales.

Los funcionarios de salud en el condado de Los Ángeles han hecho sonar la alarma de que están en camino de ver una escasez de camas, especialmente en las unidades de cuidados intensivos, durante las próximas dos a cuatro semanas si estas tendencias continúan.

Si el número de pacientes con COVID-19 continúa aumentando, “las personas deben estar preparadas para que se cancelen sus cirugías o procedimientos no esenciales para que los hospitales puedan hacer espacio”, dijo el miércoles la Dra. Christina Ghaly, directora de servicios de salud del Condado.

Anuncio

Aunque los hospitales tienen planes para expandir su capacidad si es necesario, Ghaly señaló que el mayor desafío es la dotación de personal, particularmente en las unidades de cuidados intensivos. Hay un número limitado de enfermeras, médicos y otro personal debidamente capacitado para brindar atención en las UCI.

El condado de San Diego estaba en su sexto día consecutivo con un número récord de pacientes hospitalizados por COVID-19, con 563 personas en sus hospitales hasta el jueves. Eso ya es un aumento del 37% por encima de su máximo anterior de 411, establecido en el verano.

El condado de San Bernardino rompió en Acción de Gracias su récord histórico de hospitalizaciones por COVID-19, con 656 personas en camas de hospital el jueves, superando su récord anterior de 638 pacientes establecido en julio.

El condado de Riverside reportó 498 pacientes hospitalizados el jueves, acercándose a su récord histórico de 550, también establecido en julio.

Anuncio

Las hospitalizaciones por COVID-19 se han duplicado en el condado de Orange en los últimos doce días. Más de 500 personas con infecciones por coronavirus se ubicaban en los hospitales del condado de Orange hasta el jueves; había casi 250 de esos pacientes el 14 de noviembre. El condado de Ventura estaba en la misma situación: había 81 personas en los hospitales del condado costero el jueves, frente a las 38 del 14 de noviembre.

Otras áreas de California también se vieron muy afectadas. El condado de Sacramento registró el jueves 263 pacientes con COVID-19 en sus hospitales, cerca de su récord de 281 hospitalizaciones establecido en el verano.

En el Área de la Bahía de San Francisco, el condado de Santa Clara ha superado su récord de hospitalizaciones durante el verano. El jueves, 230 personas infectadas estaban en sus hospitales, un aumento del 17% desde su máximo anterior de 196 del verano.

Los estados de todo el país también informaron fuertes aumentos en las hospitalizaciones por COVID-19. “Con solo informes parciales en la actualidad, y muchos estados que no envían datos, aún así, estamos viendo un incremento asombroso en el total de hospitalizaciones por Covid a nivel nacional; reflejando el alza contundente de nuevas infecciones que se han visto en las últimas semanas y el retraso entre el diagnóstico y la hospitalización”, tuiteó el jueves el Dr. Scott Gottlieb, ex comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos.

Anuncio

Los epidemiólogos también han comenzado a plantear preocupaciones sobre una tendencia creciente de restaurantes que comienzan a erigir barreras de plástico alrededor de sus áreas de comedor al aire libre para proteger a los comensales del viento.

Rodear un comedor con barreras de plástico u otro material que bloquee el flujo de aire ayuda a mantener el coronavirus flotando dentro de lo que básicamente es una tienda de campaña, en lugar de que las diminutas partículas respiratorias sean arrastradas por el viento. Eso hace que sea más probable que otras personas respiren grandes cantidades del virus y sean infectadas por sus compañeros de comedor.

El miércoles, los funcionarios estatales emitieron un memorando que dice que los restaurantes al aire libre pueden tener un toldo u otro tipo de refugio contra el sol, pero no más del 50% del perímetro del comedor al aire libre puede estar rodeado por paredes impermeables.

En California, las estrictas medidas de control de la pandemia han logrado reducir dos veces las tasas de infección y las cifras de muertes diarias, en gran parte al encontrar formas de evitar que personas de diferentes hogares se mezclen entre sí.

Anuncio

Pero la fatiga pandémica que ha surgido en los últimos meses probablemente esté provocando que más gente decida ignorar las recomendaciones de quedarse en casa tanto como sea posible.

Los funcionarios de salud dicen que sospechan que el reciente incremento de casos de coronavirus está relacionado con cosas como las celebraciones navideñas; reuniones para ver partidos y las celebraciones de los Lakers y Dodgers cuando ganaron las Finales de la NBA y la Serie Mundial, respectivamente; el aumento de brotes en los lugares de trabajo; el alza en los viajes de personas que vienen o regresan de áreas con altas tasas de transmisión; y un clima más fresco, que tiende a hacer que la gente se quede más en el interior.

Existe la preocupación de que muchas personas que ignoraron las recomendaciones de quedarse en casa este Día de Acción de Gracias den lugar a un aumento aún peor de hospitalizaciones y decesos en diciembre y enero. Un modelo pronostica que, con base en las políticas actuales, el número acumulativo de muertos por la pandemia de California se duplicaría, a más de 37.000 defunciones para finales del invierno.

Los epidemiólogos han dicho durante mucho tiempo que cualquier actividad en la que las personas no usen mascarillas y estén ubicadas muy juntas las pone en riesgo de contraer el coronavirus. El virus se puede transmitir al toser, hablar e incluso respirar.

Anuncio

Se espera que el número diario de nuevos casos y muertes por coronavirus reportados el Día de Acción de Gracias y el resto del fin de semana festivo sea menor de lo habitual, como resultado de que muchos condados no emitieron informes durante el fin de semana festivo. Solo 10 de los 58 condados de California publicaron nuevas cifras de casos y decesos el Día de Acción de Gracias.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio