Anuncio

Satánico con cara de ángel: 9 detalles del asesino en serie Richard Ramírez, “The Night Stalker”

El asesino en serie se convirtió en uno de los hombres más odiados y temidos de la nación.
(Associated Press)

Durante días y meses el ‘Nigh Stalker’ (o Acechador Nocturno) aterrorizó al sur de California con los asesinatos más macabros y actos inimaginables para torturar a sus víctimas.

Nadie sabía quién era porque atacaba en el velo de la oscuridad hasta que fue atrapado y su identidad fue revelada como Richard Ramírez.

A simple vista, Ramírez parecía un chico tímido de sonrisa cálida, tes morena clara y ojos negros grandes de mirada penetrante, pero detrás de su cara angelical reinaba el mal.

Anuncio

El asesino en serie se convirtió en uno de los hombres más odiados y temidos de la nación, y de forma surrealista, hasta en el más amado por sus fans que durante años lo inundaron con cartas de amor.

Ramírez fue un asesino en serie, violador y ladrón estadounidense de descendencia latina, cuya actitud fue estudiada por numerosos expertos de salud mental para llegar a conocer un poco la razón de sus asesinatos.

Su ola de crímenes aterrorizó a los residentes del área metropolitana de Los Ángeles y luego a los residentes del área de San Francisco desde junio de 1984 hasta agosto de 1985.

Anuncio

Usó una amplia variedad de armas, incluidas pistolas, cuchillos, un machete, un artefacto de hierro y un martillo para aterrorizar a sus víctimas y forzarlas a hacer todo lo que él quería con ellas.

En uno de sus asesinatos, un 10 de abril de 1984, Ramírez mató a Mei Leung, una niña de 9 años chino-estadounidense en el sótano del hotel donde vivía, en el distrito Tenderloin de San Francisco. La violó y golpeó antes de matarla a puñaladas para luego colgar su cuerpo de una tubería. Las autoridades ligaron este homicidio a Ramírez por el DNA hallado en el lugar, pero no hubo cargos oficiales.

Ramírez, quien afirmó ser satánico, nunca expresó ningún remordimiento por sus crímenes, y en entrevistas con sonrisas burlonas dijo que cada uno tenía su libre albedrío de cometer acciones, y que él había escogido hacer lo que hizo porque quería.

Anuncio

En otro asesinato el 28 de junio de 1984, Jennie Vincow, de 79 años, fue brutalmente asesinada en su apartamento de Glassell Park, Los Ángeles. Ramírez la había apuñalado repetidamente mientras dormía en su cama, le cortó la garganta tan profundamente que casi la decapitó.

En 1989, a la edad de 29 años, fue condenado por 13 asesinatos, cinco intentos de homicidio, 11 agresiones sexuales y 14 robos.

Anuncio

Ramírez fue sentenciado a morir en la cámara de gas de California, pero su ejecución nunca ocurrió y falleció de linfoma de células B a los 53 años el 7 de junio de 2013.

El juez que confirmó la sentencia de muerte de Ramírez comentó que sus actos exhibían “crueldad, insensibilidad y brutalidad más allá de cualquier entendimiento humano”.

Ahora Netflix trae la historia de Richard Ramírez a la luz con su documental “Night Stalker: Searching for a serial killer”, una serie de crímenes reales que cuenta más detalles de su vida.

Anuncio

Durante sus audiencias en la Corte, sus defensores trataron de decir que el joven estaba enfermo y que su infancia no había sido la mejor con un padre con episodios de ira.

También atribuyeron sus asesinatos a la cercanía que tenía con un primo mayor, Miguel (“Mike”) Ramírez, un condecorado veterano de combate del Boina Verde del Ejército, quien a menudo se jactaba de sus horribles hazañas durante la Guerra de Vietnam. Este primo, le mostraba a Ramirez, de entonces 12 años de edad, fotos de sus víctimas, incluidas mujeres violadas. En algunas de las fotos, Mike posó con la cabeza decapitada de una mujer a la que había abusado.


Anuncio