Anuncio
Share

Columna: ¿Cómo un hogar de ancianos se convirtió en el centro más mortífero del estado?

Aerial view of the Kei-Ai Los Angeles Healthcare Center with cars parked outside
Una oleada de infecciones y muertes por coronavirus afectó al centro de vivienda asistida Kei-Ai Los Ángeles durante las vacaciones. Se han registrado al menos 97 decesos por COVID-19.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Tres de los cuatro brotes más letales en residencias de ancianos de California se produjeron en instalaciones que se ofrecieron a recibir pacientes con COVID-19 procedentes de hospitales sobrecargados. El Kei-Ai de Los Ángeles lideró todos ellos.

Tracy y su familia se sintieron muy mal por trasladar a su abuela del centro de enfermería de Boyle Heights donde había vivido cómodamente durante cuatro años, especialmente en medio de una pandemia.

Pero su abuela había sufrido algunas caídas y necesitaba cuidados adicionales. Las listas de espera en el Kei-Ai Los Ángeles Healthcare Center, un centro de enfermería especializada de Lincoln Heights que fue diseñado originalmente en función de las necesidades culturales de la comunidad japonesa-americana, podían llegar a ser muy largas. Un empleado les aseguró que el centro estaba libre de COVID y les dijo que una cama vacía no duraría mucho.

Así que le metieron en la maleta unos cepillos de dientes nuevos, su pijama rosa de estampado floral favorito, unas cuantas fotos familiares y todo lo que se les ocurrió. Se despidieron con lágrimas en los ojos y prometieron llevarla a casa antes de que cumpliera 106 años, el 2 de enero.

Pero días después, se anunció un brote de COVID-19. Empezaron a llegar textos semanales que contabilizaban el avance preciso del coronavirus en el centro, y cada semana las cifras se duplicaban.

Anuncio

En el mes de diciembre se registraron 31 muertes por COVID en el Kei-Ai de Los Ángeles. Entre ellos estaba la abuela de Tracy.

“Nos rompe el corazón porque no sabemos cómo fueron sus últimas semanas”, dijo Tracy. “No sabíamos que esto estaba ocurriendo. Nos dijeron que estaban libres de COVID y que podíamos visitarla dos veces por semana”.

Kei-Ai Los Ángeles era una de las 27 residencias de ancianos que participaban en un programa del condado poco publicitado que permite a las residencias de ancianos recibir voluntariamente a pacientes con COVID procedentes de hospitales y otras residencias. En total, se han registrado al menos 97 muertes por COVID en el centro, lo que lo convierte en la residencia de ancianos más mortífera del estado, según los datos recopilados por el Times.

Dado que no se dispone de datos de rastreo de contactos, es imposible saber qué causó exactamente los brotes. Pero las residencias de ancianos se utilizan para respaldar a los hospitales sobrecargados, y como la disponibilidad de camas en la UCI en el sur de California llegó a cero en diciembre, se produjeron brotes mortales en varios centros de vivienda asistida.

Anuncio

En Los Ángeles, muchas personas tienen ahora inmunidad al coronavirus debido a infecciones anteriores y a la vacunación, por lo que la transmisión se está ralentizando y avanzando hacia la inmunidad de grupo.

Tres de los cuatro brotes más letales en residencias de ancianos del estado se produjeron en estos centros designados por el condado: 61 han muerto en el Rinaldi Convalescent Hospital y 57 en el Grand Park Convalescent. Las residencias de ancianos designadas por el condado representan el 8% de la capacidad de enfermería especializada del condado, pero son responsables del 18% de todos los decesos, según un análisis del Times.

Es esencial aliviar a los hospitales sobrecargados y a su agotado personal. Pero esta política ha permitido que las empresas con ánimo de lucro que gestionan muchas residencias de ancianos expongan a sus residentes a un fuerte aumento del riesgo viral -y del beneficio- que suponen los traslados.

Los pacientes y los médicos dicen que nunca fueron informados ni consultados sobre la participación de Kei-Ai en el programa. Y muchos cuestionan ahora la sensatez de una política que alivió la saturación de los hospitales poniendo en riesgo a las personas más vulnerables. Casi un tercio de todas las muertes por COVID-19 se han producido en residencias de ancianos.

Anuncio

El Dr. Takeshi Matsumoto comenzó el año 2020 con 15 pacientes en el Kei-Ai de Los Ángeles. La mayoría de ellos han contraído COVID-19 y cinco han fallecido.

"¿Por qué te ofreces como voluntario para ser un centro designado por COVID sabiendo que vas a poner en peligro a los actuales residentes allí? No lo entiendo en absoluto”, dijo Matsumoto.

Este no fue siempre el plan, dicen los funcionarios de salud. Al principio, el condado restringió los traslados hospitalarios de pacientes con COVID-19 a residencias de ancianos para proteger a los pacientes de edad avanzada.

Pero los hospitales necesitaban liberar espacio para hacer frente a los aumentos previstos de las infecciones y pidieron ayuda a los funcionarios del condado. En abril, los funcionarios decidieron preparar un grupo de instalaciones de enfermería especializada para respaldar a los hospitales.

Anuncio

Las instalaciones elegibles debían estar libres de COVID, con dos años de registros de inspección limpios. Se sometieron a inspecciones trimestrales. Los expertos del condado revisaron y aprobaron los procedimientos de COVID de los centros de enfermería, primero en papel y luego por videoconferencia.

Los centros debían notificar al personal y a los pacientes la nueva designación antes de poder figurar en el sitio web del condado. Pero los funcionarios de salud del condado se negaron a decir si intentaron verificar que los centros de enfermería lo hicieran.

Matsumoto, que ha atendido a miles de pacientes en el Kei-Ai de Los Ángeles a lo largo de los años, dijo que ninguno de sus 15 pacientes ni sus familias estaba al tanto. Otros médicos y familiares de pacientes con los que hablé también dijeron no saber nada.

“Deberían haber informado a las familias para que pudieran tomar precauciones y darles la opción de marcharse. Yo también me siento responsable”, manifestó Matsumoto.

Anuncio

Tracy Imamura forma parte de una junta asesora de la comunidad que se creó para ayudar a las instalaciones a atender las necesidades de la comunidad japonesa-americana. Pero el centro nunca notificó a la junta consultiva de la comunidad que estaba buscando este estatus, dijo Imamura. La junta habría recomendado no hacerlo, aseguró.

Tanner Mitchell, el administrador de Kei-Ai Los Ángeles, se negó a responder a las preguntas sobre los protocolos de enfermedades, el programa del condado y si el centro había hecho lo suficiente para notificar a los residentes y al personal.

Dice que Kei-Ai se asoció con funcionarios de la ciudad y del condado para convertirse en una de las primeras instalaciones en hacer pruebas semanales a todos los pacientes y al personal. El Kei-Ai tiene tres plantas, y una de ellas fue designada como sala COVID, lo que, según él, permitió al centro obtener acceso prioritario a los recursos de salud pública del condado y del estado. No quiso decir cuáles eran esos recursos.

“Seguiremos honrando el legado de estas comunidades, estos pacientes y estas familias. Estamos todos juntos en esto”, escribió Mitchell en un comunicado.

Anuncio

Los funcionarios de salud del condado se negaron a revelar el número de transferencias a cada centro de enfermería designado, lo que habría permitido una mejor comprensión sobre la conexión entre las transferencias, las infecciones y las muertes.

Pero los hospitales locales transfirieron al menos 71 pacientes al Kei-Ai Los Ángeles en diciembre, según un médico con conocimiento del asunto.

El Dr. Zachary Rubin, que dirige los esfuerzos de control de infecciones del condado, reconoció los brotes en las instalaciones de enfermería en un correo electrónico a un miembro de la junta consultiva de la comunidad de Kei-Ai Los Ángeles que fue compartido conmigo.

Los funcionarios de salud del condado habían estado trabajando estrechamente con Kei-Ai Los Ángeles desde el principio de la pandemia, y no estaba “claro” por qué los brotes estaban ocurriendo ahora, escribió Rubin.

Anuncio

“Estos brotes están ocurriendo a pesar del extenso trabajo realizado por el DPH [Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles], el CDPH [Departamento de Salud Pública de California] y las instalaciones para mejorar el control de la infección, instituir pruebas dos veces por semana de todo el personal, y con los residentes y SNF [centros de enfermería especializada] más experimentados con los esquemas de cuarentena establecidos por el CDPH”, escribió Rubin.

A partir del 15 de marzo, las personas de entre 16 y 64 años de edad que sean discapacitadas o tengan un alto riesgo de morbilidad y mortalidad por COVID-19 podrán vacunarse.

Matsumoto reconoce que los protocolos federales de la enfermedad han cambiado en múltiples ocasiones y que la dificultad inicial para obtener pruebas complicó el aislamiento de los pacientes. Pero alegó que los protocolos en Kei-Ai no siempre se siguieron. Dijo que tiene conocimiento de que en el Kei-Ai hubo pacientes positivos al COVID que fueron devueltos a pisos donde se encontraban pacientes sin que se les hicieran pruebas.

Cada uno de los 27 centros que se ofrecieron a recibir pacientes de COVID está dirigido por una empresa con ánimo de lucro. En virtud de un cambio en la normativa de Medicare del año pasado, los centros de enfermería especializada pueden duplicar o incluso triplicar la cantidad de ingresos diarios que obtendrían si aceptaran pacientes de COVID.

Anuncio

Algunos miembros de la comunidad japonesa-estadounidense afirman que los problemas de Kei-Ai Los Ángeles comenzaron mucho antes de la pandemia, cuando el centro y sus instalaciones hermanas en Torrance y Boyle Heights pasaron a ser de propiedad privada.

Keiro Senior Healthcare fue fundado por líderes de la comunidad en la década de 1970 para establecer lugares culturalmente sensibles para que los ancianos japoneses-americanos envejecieran. Gracias a las donaciones de la comunidad, se crearon residencias de ancianos que celebraban las fiestas japonesas, llevaban una dieta japonesa y permitían a los ancianos envejecer entre amigos. Generaciones de jóvenes japoneses-estadounidenses han sido voluntarios en estos centros y han encontrado valiosas conexiones con su historia.

En 2015, alegando el aumento de los costes y la falta de demanda de asistencia sanitaria en japonés en las generaciones posteriores, Keiro vendió las instalaciones a Pacifica Senior Living, una empresa de San Diego que gestiona más de 80 instalaciones en todo el país.

La venta fue objeto de una feroz oposición por parte de muchos miembros de la comunidad, que formaron un grupo de defensa sin ánimo de lucro llamado Koreisha Senior Care and Advocacy y pidieron la intervención de la entonces fiscal general Kamala Harris.

Anuncio

La venta fue aprobada en 2016, pero la oficina de Harris exigió a Pacifica y a su operador contratado, Aspen Skilled Healthcare, que cumplieran con ciertas normas de atención y sensibilidad cultural durante al menos cinco años.

Las condiciones también exigían la creación de una junta asesora de la comunidad para representar a los pacientes, mantenían el nivel de los alquileres para los residentes actuales y estipulaban que los fondos de la venta de las instalaciones debían destinarse a la atención de los ancianos japoneses-americanos.

El despliegue de la vacuna COVID-19 en California ha estado plagado de problemas de datos, por lo que el estado no puede decir con exactitud cuántas dosis están disponibles en cada momento.

Pero los residentes, los pacientes y los médicos dicen que las condiciones han empeorado constantemente. Se recortó el sueldo de las enfermeras, y enfermeras bilingües con décadas de experiencia renunciaron. La programación cultural que había atraído a tantos ancianos japoneses-americanos se eliminó en gran medida. Las comidas japonesas conocidas, como el tonkatsu y el natto, fueron sustituidas por una sopa de fideos y arroz vagamente asiáticos.

Anuncio

Las condiciones de venta expiraron la semana pasada. Y el año pasado, Pacifica presentó planes para convertir el centro de atención inmediata Sakura en Boyle Heights en un complejo de apartamentos. Pacifica dice que no tiene planes para demoler inmediatamente la instalación y está explorando otras opciones para la propiedad. Pero si el centro es demolido, muchos de los ancianos japoneses-americanos temen ser trasladados a Kei-Ai Los Ángeles.

Los ancianos de estas instalaciones se encuentran entre los miembros más antiguos y respetados de la comunidad japonesa-americana. Sus cumpleaños se celebran a menudo con anuncios en el Rafu Shimpo, un periódico de Los Ángeles que cubre la comunidad japonesa-americana. Sin embargo, últimamente las páginas del periódico han publicado más a menudo sus obituarios.

La abuela de Tracy llegó a Estados Unidos después de trabajar como telefonista en una base naval estadounidense en Hawái. Formó una familia en Boyle Heights y fue encarcelada en el campo de reclusión de Tule Lake durante la Segunda Guerra Mundial.

No sabía hablar mucho inglés y vivió la mayor parte de su vida en Little Tokyo. Pero allí encontró trabajo en negocios locales y amigos con los que jugar al mahjong y a las cartas hanafuda. Se convirtió en una gran fan de los Dodgers y era la orgullosa propietaria de una pelota firmada por Hideo Nomo que le encantaba mostrar, relató Tracy.

Anuncio

Y le gustaba mucho la nieve, dijo Tracy. Para su 106º cumpleaños, habían planeado alquilar una máquina de nieve para convertir su patio trasero en una fiesta invernal sorpresa.

En lugar de eso, ella y su familia pasaron el último mes revisando las pertenencias de su abuela para catalogar todos los objetos que el centro de enfermería había extraviado. Las posesiones, recogidas en maletas y bolsas de basura, cuentan una dolorosa historia sobre la última semana de su abuela.

La dentadura postiza de su abuela seguía empapada de comida y los cepillos de dientes nuevos que le habían empaquetado estaban sin abrir. Algunas de las ropas de su abuela estaban húmedas y sucias. Otras, manchadas y rotas. Faltaban las fotos familiares, así como un audífono de mil dólares.

En una de las bolsas de basura, Tracy descubrió la nota enmicada que habían escrito al personal del centro y metido en una de sus maletas. Alguien la había devuelto.

Anuncio

“Esta es nuestra abuela. La queremos mucho y nos entristece que se vaya”, decía la nota. “Tiene 105 años y a veces puede ser olvidadiza. Puede ser tímida o callada porque está en un nuevo entorno. Nuestro mayor temor es que se sienta asustada o sola”.

“Por favor, muéstrenle tanta paciencia y amabilidad como sea posible. Apreciamos de verdad los cuidados que le puedan dar”.

“Muchas gracias de parte de sus nietos, bisnietos y tataranietos”.

El redactor del Times Ryan Menezes contribuyó a este informe.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio