Anuncio
Share

Conservante utilizado en las tartas pop y otros alimentos puede dañar el sistema inmunológico

Estudios anteriores han encontrado que TBHQ podría influir en el funcionamiento de las vacunas contra la gripe.
(Archivo
)

Un conservante de alimentos utilizado para prolongar la vida útil de Pop-Tarts, Rice Krispies Treats, Cheez-Its y casi 1.250 otros alimentos procesados populares pueden dañar el sistema inmunológico, según un nuevo estudio revisado por pares del Environmental Working Group (EWG).

Para el estudio, publicado recientemente en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, los investigadores del EWG utilizaron datos del Pronosticador de Toxicidad de la Agencia de Protección Ambiental, o ToxCast, para evaluar los peligros para la salud de las sustancias químicas más comunes agregadas a los alimentos, así como los “químicos para siempre” conocidos como PFAS, que pueden migrar a los alimentos desde el empaque.

¿Cómo obtengo ayuda para los gastos funerarios de víctima de COVID-19?

El análisis de EWG de los datos de ToxCast mostró que se ha descubierto que el conservante terc-butilhidroquinona, o TBHQ, daña el sistema inmunológico tanto en pruebas con animales como en pruebas sin animales conocidas como pruebas de toxicología in vitro de alto rendimiento.

TBHQ es un conservante que está presente en los alimentos procesados. Se ha utilizado en alimentos durante muchas décadas y no tiene ninguna función además de aumentar la vida útil de un producto. Utilizando nuevos resultados de pruebas sin animales de ToxCast, EWG descubrió que TBHQ afectaba las proteínas de las células inmunitarias en dosis similares a las que causan daño en los estudios tradicionales. Estudios anteriores han encontrado que TBHQ podría influir en el funcionamiento de las vacunas contra la gripe y puede estar relacionado con un aumento de las alergias alimentarias.

Anuncio

Enfermeros desaprueban guía de CDC que disminuye distancia física en las aulas

Este hallazgo es de particular preocupación durante la pandemia de coronavirus.

“La pandemia ha centrado la atención pública y científica en los factores ambientales que pueden afectar el sistema inmunológico”, dijo Olga Naidenko, Ph.D., vicepresidenta de investigaciones científicas del EWG y autora principal del nuevo estudio.

“Antes de la pandemia, las agencias de salud pública no prestaban suficiente atención a las sustancias químicas que podían dañar las defensas del sistema inmunológico contra las infecciones o el cáncer. Para proteger la salud pública, esto debe cambiar”, dijo.

Vea cómo el Plan de Rescate beneficia a más californianos en la cobertura de salud

Usando ToxCast, EWG analizó todos los estudios disponibles públicamente que muestran cómo los PFAS migran a los alimentos desde los materiales de empaque o los equipos de procesamiento. Ésta es la primera recopilación conocida de investigaciones disponibles sobre la migración de PFAS del envasado a los alimentos. En 2017, las pruebas a nivel nacional mostraron que muchas cadenas de comida rápida usaban envoltorios de alimentos, bolsas y cajas recubiertas con químicos altamente fluorados.

Los estudios epidemiológicos en humanos muestran que PFAS suprime la función inmunológica y disminuye la eficacia de la vacuna. La investigación publicada recientemente también ha encontrado un vínculo entre los altos niveles de PFAS en la sangre y la gravedad de COVID-19.

Crédito tributario para niños de Biden otorga hasta $3.000 por hijos: ¿Quiénes califican?

El año pasado, EWG publicó el Estado de la ciencia de los aditivos alimentarios, que destacó aditivos que se sabe que aumentan el riesgo de cáncer, dañan el sistema nervioso y alteran el equilibrio hormonal del cuerpo.

Los productos químicos relacionados con daños a la salud se pueden agregar legalmente a los alimentos envasados, porque la FDA con frecuencia permite que los fabricantes de alimentos determinen qué productos químicos son seguros. Los aditivos como TBHQ fueron aprobados por la FDA hace décadas, y la agencia no considera nueva ciencia para reevaluar la seguridad de los productos químicos alimentarios.

“Los fabricantes de alimentos no tienen ningún incentivo para cambiar sus fórmulas”, dijo Scott Faber, vicepresidente sénior de asuntos gubernamentales de EWG. “Con demasiada frecuencia, la FDA permite que la industria alimentaria y química determine qué ingredientes son seguros para el consumo”, Manifestó Faber.


Anuncio