Anuncio
Share

La madre que mató a sus tres hijos en los meses previos al asesinato se encontraba deprimida y creía en conspiraciones al estilo de QAnon

A memorial with candles, photos, toys and flowers.
Un memorial en los apartamentos Royal Villa en Reseda para los tres niños encontrados muertos allí. La madre de los niños, Liliana Carrillo, admitió en una entrevista televisiva haberlos matado.
(Al Seib/Los Angeles Times)

El estado de Liliana Carrillo en el último año, alarmó a personas cercanas a ella.

En Facebook, habló de “sentimientos invasivos, de desesperación y dolor”. Dijo que “odiaba ser madre” de sus hijos pequeños y que deseaba poder volver atrás en el tiempo.

“No me queda absolutamente ninguna paciencia ni tolerancia”, añadió.

Más recientemente, empezó a hacerse eco del delirio de los creyentes de QAnon. Estaba consumida por la idea de que Porterville, California, era el sitio de una red de tráfico sexual de niños, según los registros judiciales, y sostenía que la culpa de la pandemia recaía sobre sus hombros.

Anuncio

Estaba claro que luchaba contra la depresión posparto, la ira, los traumas de la infancia y las frustraciones de una maternidad joven, según relató su novio, el padre de sus hijos, en las actas judiciales.

El mes pasado, la situación empeoró gravemente. Comenzó a hacer acusaciones descabelladas de abuso de menores, según los registros judiciales. Los trabajadores sociales y la policía de dos condados intervinieron. El padre de los niños, Érik Denton, convenció a un juez para que le concediera la custodia física de sus tres hijos, diciendo que Carrillo estaba experimentando un episodio psicótico y que temía por el bienestar de los niños.

Pero Joanna, de 3 años, Terry, de 2, y Sierra, de 6 meses, se quedaron con Carrillo.

A man holds an infant while two young kids play with bubbles on a blanket outside.
Una foto familiar sin fecha de Érik Denton con Joanna, Terry y Sierra. La madre de los tres niños, Liliana Carrillo, admitió el jueves en una entrevista televisiva haber matado a los niños.
(Courtesy of Denton family)

Anuncio

El pasado fin de semana, un día antes de que Denton dijera que Carrillo iba a entregarle a los niños, su madre descubrió a los tres nietos muertos en el apartamento de Reseda que compartían. En una extraordinaria entrevista televisiva desde una cárcel de Bakersfield el jueves, Carrillo confesó haber matado a los niños, diciendo que trataba de protegerlos del tráfico sexual.

“Los ahogué", dijo, afirmando que lo hizo “suavemente”. Añadió: “Los abracé y los besé y me estuve disculpando todo el tiempo”.

"¿Desearía no haber tenido que hacer eso? Sí", dijo Carrillo. “Pero prefiero que no sean torturados y maltratados de forma regular durante el resto de sus vidas”.

Denton ha rechazado rotundamente cualquier acusación de que haya abusado o maltratado a sus hijos y ha señalado la inestabilidad mental de Carrillo. Los asesinatos se produjeron después de semanas de peticiones a las agencias de bienestar infantil y a la policía para poner a los tres niños a salvo, según las entrevistas, los registros judiciales, las notas de Denton y su familia que documentan algunas interacciones con las autoridades, y fuentes familiarizadas con la investigación en curso.

Anuncio

Sus problemas llegaron a ser conocidos por dos agencias de bienestar infantil y llevaron a la policía de dos departamentos diferentes. Pero no fue suficiente para salvar a los niños.

Lucha contra la depresión posparto

Los signos de depresión posparto en Carrillo surgieron después de que diera a luz al segundo hijo de la pareja, su hijo Terry, en 2019, según el relato de Denton en los registros judiciales.

Para entonces, Denton y Carrillo -que se conocieron unos años antes mientras ella conducía para Uber y él era un pasajero- habían vivido en Van Nuys y Murrieta antes de establecerse en la ciudad de Porterville, en el Valle de San Joaquín.

Anuncio

Durante gran parte de su relación, Denton trabajaba durante días fuera de casa mientras Carrillo cuidaba de los niños. Las redes sociales y los mensajes de texto presentados ante el tribunal sugieren que la distancia supuso una tensión en su relación.

“Tres días más y estaré en casa para siempre”, dijo Denton en un mensaje de Facebook. Carrillo respondió: "¿Quieres saber cómo me siento? ... Siento que nunca debimos tener hijos”.

Indicó en su mensaje a Denton que contemplaba el suicidio “regularmente” y que temía estar exponiendo a la hija de ambos, de corta edad, a sus problemas de salud mental.

A mugshot of Liliana Carrillo
Liliana Carrillo dijo que mató a sus tres hijos pequeños ahogándolos.
(LAPD)

Anuncio

Carrillo se quejaba de que su hija no le hacía caso, así como de las interminables tareas mundanas del cuidado de un hogar y la crianza de los niños, a menudo en actualizaciones de estado de Facebook incoherentes y llenas de improperios.

“Ahora lucho contra los sentimientos de abandono todo el puto tiempo cuando me quedo sola con ellos”, publicó.

Denton también se cansó de estar lejos de su familia, según los mensajes, y escribió a Carrillo en el otoño de 2019: “No quiero rendirme y ustedes 3 son lo único que me impide rendirme”. Carrillo le respondió que empezaría a trabajar para que él pudiera volver a vivir permanentemente con sus hijos.

“Lo has hecho de maravilla. Es hora de que descanses”, le dijo ella.

Anuncio

Denton se convirtió en padre o madre de familia a finales de 2019, mientras que Carrillo comenzó a aceptar trabajos temporales fuera de casa.

Durante este tiempo, dijo en los documentos judiciales, la depresión de Carrillo empeoró. Aunque comenzó una terapia, la abandonó abruptamente y rechazó los medicamentos psiquiátricos, recurriendo en cambio a la marihuana. En 2020, mientras estaba embarazada de su tercer hijo, Carrillo indicó en un mensaje de texto a Denton que estaba “al borde de tantas emociones a la vez” y que por eso iba a fumar un poco de hierba.

Después de dar a luz a Sierra en octubre, dijo Denton, el estado mental de Carrillo se agravó aún más.

“Su estado ha empeorado; no se está cuidando y ha perdido el contacto con la realidad”, dijo en una declaración presentada en el tribunal, enumerando su comportamiento impulsivo, como una fijación en la idea de que quienes la rodeaban en Porterville se dedicaban a la pedofilia y al abuso sexual.

Anuncio

Un incidente en un parque de Porterville pareció catalizar a Carrillo de forma intensa. A mediados de febrero, su hija mayor, Joanna, se cayó y se golpeó la ingle en un parque infantil. Aunque Carrillo lo presenció, y después Denton dijo que su hija “actuaba normalmente sin quejarse”, Carrillo acusó a Denton de “formar parte de una red de pedofilia” y de permitir que alguien abusara de su hija.

Una visita al Hospital Valley Presbyterian tres días después dio como resultado que un médico no identificó “ningún signo o síntoma preocupante” en Joanna, según los registros médicos proporcionados a The Times.

Fijación en las denuncias de abuso sexual

Pero Carrillo parecía estar obsesionada con sus afirmaciones de abuso sexual, y alternaba entre pedir disculpas a Denton y afirmar que no podía dejar de pensar que el abuso sexual era real.

Anuncio

El 25 de febrero, Carrillo volvió a llevar a su hija mayor al hospital, esta vez al Sequoia Family Medical Center de Porterville. Allí, informó de una irritación en los genitales de su hija que, según ella, era consecuencia de los abusos, según los registros médicos de un expediente que Carrillo publicó posteriormente.

La empleada escribió en los registros que tenía que notificar a los servicios sociales del condado de Tulare, y documentó el contacto con los trabajadores sociales y el intercambio de “información pertinente” tanto de Carrillo como de Denton, junto con la “preocupación por la exposición a las drogas”.

A woman wipes away tears while standing next to a memorial.
Gloria Arceo, de 50 años, se seca las lágrimas mientras visita un monumento conmemorativo en los apartamentos Royal Villa.
(Al Seib/Los Angeles Times)

Esa noche, Carrillo trató de marcharse con sus hijos. Denton dijo que intentó detenerla y se puso en contacto con el Departamento de Policía de la ciudad. La policía escribió más tarde que Carrillo estaba “actuando de forma extraña y tratando de llevarse a sus hijos a Los Ángeles” y que Denton “está preocupado”, según los registros de las llamadas de servicio revisados por el Times.

Anuncio

Pero en un patrón que se desarrolló durante las siguientes e inquietantes semanas, Carrillo también llamó a la policía y lanzó acusaciones de abuso: “Cree que los niños están siendo maltratados”, escribió la policía, según los registros de la llamada.

Al cabo de un día, la madre de Carrillo condujo desde Los Ángeles y recogió a su hija y sus nietos. Carrillo se llevó los documentos legales de los niños, le dijo a Denton que “podía irse a México”, donde tiene familia, y durante los días siguientes se negó a compartir su paradero, según los registros judiciales del caso de custodia.

Un trabajador social del condado de Tulare se puso en contacto con Denton al día siguiente después de hablar con Carrillo. La trabajadora social, dijo, que estaba “preocupada por su estado mental”, ya que Carrillo había acusado a la trabajadora social de no ser legítima y también se negó a revelar dónde estaban ella o los niños. La trabajadora social instruyó entonces a Denton sobre cómo solicitar la intervención de un tribunal.

Denton consiguió una orden judicial de emergencia para la custodia de los niños en marzo, y el juez exigió que cualquier visita entre Carrillo y los niños fuera supervisada en un centro especial en Porterville.

Anuncio

La Dra. Teri Miller, médico de urgencias que ayudó a su primo, Denton, a intentar salvar a los niños, dijo que ella y Denton acudieron al Departamento de Servicios para Niños y Familias del Condado de Los Ángeles, así como a la policía de Los Ángeles, para notificar a las agencias que Carrillo tenía psicosis, se había llevado a los niños y estaba escondida en Los Ángeles.

Los registros indican que una trabajadora social del condado de L.A. intentó visitar a Carrillo el 4 de marzo, dejando una nota que decía que necesitaban discutir “un informe de abuso infantil que hemos recibido en relación con sus hijos”. La trabajadora social dejó su número de teléfono móvil y dijo que pensaba volver el 9 de marzo.

Peticiones para proteger a los niños

Carrillo recibió la orden que otorgaba a Denton la custodia física alrededor del 12 de marzo, según los registros, y después se dirigió a la comisaría de West Valley del Departamento de Policía de Los Ángeles, donde Denton había solicitado que le entregara a los niños. Allí, un agente le notificó las consecuencias de no acatar la orden judicial, según un resumen de la reunión que Denton facilitó al tribunal. Al parecer, Carrillo optó por hacer caso omiso de la orden.

Anuncio
A woman kneels down on a sidewalk next to a memorial with balloons, flowers, candles and toys.
Lupe Cuevas presenta sus respetos en un monumento conmemorativo frente al apartamento donde fueron asesinados los tres niños pequeños.
(Dania Maxwell/Los Angeles Times)

Después de descubrir el paradero de Carrillo, Denton y Miller comentaron que también llamaron a la policía de Los Ángeles y le rogaron que la llevara a un centro de salud mental para una evaluación psiquiátrica. Ambos dijeron a la policía que Carrillo era un peligro para los niños y para ella misma.

Miller dijo que dos oficiales se reunieron con ellos en un estacionamiento en un momento dado para discutir la salud mental de Carrillo, y que los oficiales incluso llamaron a un supervisor para que estuviera al tanto de la situación.

“Les dije que podría matar a los niños”, recordó Miller.

Anuncio

Desde entonces, la unidad de asuntos internos de la policía de Los Ángeles ha iniciado una investigación sobre la forma en que los agentes de West Valley manejaron los informes relativos a Carrillo, así como las interacciones de los agentes con Miller y Denton.

Miller y Denton dijeron que tuvieron conversaciones con la agencia de bienestar infantil del condado de Los Ángeles en las que ambos afirmaron que Carrillo no debía estar a solas con los niños. “Hablé con la trabajadora social durante unas 2 horas y media, y me dijo: ‘No creo que Liliana les vaya a hacer daño a los niños’”, relató Denton. Sus notas indican que la conversación fue el 19 de marzo.

“Estaba increíblemente enferma”, dijo Miller sobre Carrillo. La doctora opinó que si la madre se hubiera presentado en la sala de emergencias en tal estado mental, habría sido retenida para su evaluación. Se preguntó cómo la policía de Los Ángeles y el DCFS del condado podían defender su manejo del caso.

“Tuvieron miedo de actuar y tomar decisiones”, manifestó.

Anuncio

Las autoridades se dieron cuenta de los problemas con la familia a principios de abril, cuando Carrillo solicitó una orden de restricción temporal contra Denton y lo acusó de abusar sexualmente de su hija mayor, según los registros judiciales. Denton negó la acusación. Carrillo también hizo la acusación de abuso directamente al DCFS del condado de Los Ángeles, según Miller, quien dijo que los trabajadores sociales aún no habían realizado una entrevista formal con Denton sobre la reclamación.

Un manifiesto final

En las primeras horas de la mañana del 10 de abril, Carrillo envió un mensaje a un juez no identificado y a varios medios de comunicación.

Escribió que estuvo “al lado de mis hijos desde que nacieron”, hizo referencia a su depresión posparto y procedió a ofrecer un manifiesto.

Anuncio

“No sé cuándo me convertí en un objetivo, pero sé que Porterville es la raíz de todo el mal en este momento. Mis dos hijos me han dicho más de una vez que les duelen sus partes íntimas”, dijo. Se posicionó como protectora de los niños.

En un largo correo electrónico que incluía un archivo adjunto con más de 100 páginas de notas e imágenes escritas a mano y a máquina, ofrecía un relato serpenteante y a veces incoherente de una madre joven e inestable. Adjuntaba capturas de pantalla de mensajes de texto, historiales médicos y expedientes judiciales con anotaciones.

“Me alejo de este mundo y de mis hijos porque nada volverá a ser lo mismo. No hay vuelta atrás”, escribió.

Horas después, la madre de Carrillo descubrió a los tres niños asesinados en el apartamento de Reseda. Alrededor de las 11 de la mañana, el conductor de una camioneta se encontró con Carrillo en la autopista 65, al norte de Bakersfield. El Ford Focus negro que conducía Carrillo estaba atascado. Primero se detuvo un conductor y luego otro.

Anuncio

Uno de los conductores recordó más tarde que Carrillo tenía una apariencia extraña y que temía que fuera una suicida y que se lanzara al tráfico en sentido contrario. Según dijo a la policía, Carrillo parecía agitada y angustiada, y cuando los trabajadores agrícolas se pararon para darle agua, ella rechazó las botellas con un manotazo.

Un conductor trató de calmarla y le dijo que habían llamado al 911 para pedir ayuda.

“Estoy siendo víctima de la trata, no lo entiendes, tengo que irme”, le dijo al conductor, según un informe policial del incidente.

Police conduct an investigation at an apartment building.
La policía lleva a cabo una investigación en el edificio de apartamentos de Reseda donde encontraron a los niños.
(Luis Sinco/Los Angeles Times)

Anuncio

A continuación, intentó huir en un Ford F-150 perteneciente a uno de los conductores. El propietario de la camioneta consiguió sacarla del vehículo, y más tarde se subió al Toyota Tacoma plateado de otro conductor. Esa camioneta no tenía las llaves, pero cuando el dueño de la Tacoma corrió para sacarla, Carrillo logró encender el auto y se marchó, según escribió la policía en los registros. Estaba descalza, ya que había dejado unas sandalias negras.

Las autoridades estaban preocupadas porque el conductor de la Tacoma había dejado cuatro pistolas y 1.000 cartuchos en el auto, diciendo que se dirigía a un campo de tiro.

Esa misma tarde, Carrillo fue encontrada conduciendo la Tacoma y finalmente fue detenida por las autoridades del condado de Tulare cerca de Ponderosa, donde fue hospitalizada.

Te quiero y lo siento

Anuncio

Los fiscales del condado de Los Ángeles no han presentado cargos contra Carrillo. Permanece detenida en una cárcel del condado de Kern bajo una fianza de 2 millones de dólares. “Sé que voy a estar en la cárcel el resto de mi vida”, dijo a la reportera de KGET-TV, una filial de la NBC en Bakersfield, mientras estaba sentada con grilletes.

"¿Cuál fue el mensaje final para sus hijos?”, preguntó el reportero.

Carrillo recordó que les dijo: “Los quiero y lo siento”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio