Anuncio
Share

Con el aumento del coronavirus empeorando, California insta a usar cubrebocas en interiores

Visitors to the Grand Central Market in Los Angeles on July 27 are both masked and unmasked.
Algunos visitantes del Grand Central Market en Los Ángeles el martes usan cubrebocas, mientras otros no. Con el aumento de las infecciones por coronavirus, los funcionarios instan a que incluso los californianos completamente vacunados utilicen mascarilla en espacios públicos interiores.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Los funcionarios de salud están instando a los californianos completamente vacunados a que reanuden el uso de cubrebocas en entornos públicos interiores, en medio del último aumento sostenido y significativo del COVID-19.

“La variante Delta ha provocado un fuerte incremento de las hospitalizaciones y las tasas de casos en todo el estado. Recomendamos usar mascarillas sanitarias en lugares públicos interiores para frenar la propagación, mientras continuamos los esfuerzos para inocular a más californianos”, señaló el miércoles en un comunicado el Dr. Tomás Aragón, director del Departamento de Salud Pública de California y oficial de salud pública estatal.

La nueva recomendación parece ser más amplia que la última guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés). Esa agencia instó el martes a que los residentes usen cubrebocas en interiores mientras están en áreas públicas donde la transmisión comunitaria se considera “sustancial” o “alta”, las dos peores clasificaciones en la escala de cuatro niveles de la institución.

La mayor parte de California cayó en una de esas categorías a partir del miércoles por la mañana, incluido todo el tercio sur del estado. Y más del 90% de la población de California vive en áreas actualmente bajo una de esas designaciones, según el Departamento de Salud Pública de la entidad.

Anuncio

Sin embargo, el estado ahora “recomienda el uso universal de cubrebocas en entornos públicos interiores”, según un comunicado.

“Esto agrega una medida de precaución adicional para que todos reduzcan la transmisión de COVID-19, especialmente en las comunidades que actualmente experimentan las tasas de transmisión más altas”, indica la guía.

La última recomendación de uso de mascarillas sanitarias es solo una de las nuevas medidas que los funcionarios de California han puesto en acción para combatir un incremento sostenido de las infecciones por coronavirus y las hospitalizaciones por COVID-19.

Aunque el número de infecciones y de aquellos que están lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados permanece muy por debajo de los niveles de las olas anteriores, el alcance de los últimos aumentos está haciendo sonar las alarmas en toda la entidad.

Anuncio

“Nuestras proyecciones son serias”, expresó a los periodistas el gobernador Gavin Newsom a principios de esta semana. “Nuestros cálculos son que, en el transcurso de las próximas semanas, mostraremos un incremento significativo en las hospitalizaciones si continuamos por este camino”.

El condado de Los Ángeles envió el miércoles una alerta a los residentes diciendo que los casos de COVID-19 están aumentando rápidamente e instando a las personas a vacunarse.

Durante la última semana, California informó un promedio de casi 7.400 nuevos casos de coronavirus por día, aproximadamente ocho veces la tasa de hace cuatro semanas, según datos compilados por el Times.

El lunes, 3.200 pacientes de COVID-19 fueron hospitalizados en todo el estado, 720 de ellos en cuidados intensivos.

Anuncio

Ambas cifras se han duplicado en las últimas dos semanas.

Acciones más agresivas

Newsom y otros funcionarios estatales dieron a conocer la última parte de su plan de batalla contra el COVID-19 a principios de esta semana.

A partir del próximo mes, California requerirá que todos los empleados estatales, así como los trabajadores de instalaciones de atención médica públicas y privadas, al igual que los entornos colectivos, como cárceles, refugios para personas en situación de calle y hogares para adultos mayores, muestren pruebas de que han sido inoculados.

Anuncio

Aquellos que no estén vacunados, o que se nieguen a proporcionar la documentación solicitada, estarán sujetos a pruebas periódicas y tendrán que usar cubrebocas mientras trabajen en interiores.

El condado ya requiere mascarillas sanitarias en los espacios públicos interiores, y también se solicitarán cubrebocas en dichos espacios en el condado de Yolo a partir del viernes, informaron las autoridades esta semana.

Muchos otros condados de California han emitido recomendaciones, aunque no mandatos, para que sus residentes hagan lo mismo.

El aumento de COVID-19 continúa en Los Ángeles, con más de 2.000 casos nuevos reportados el martes.

Anuncio

“Las tasas de casos están incrementando en todos los grupos de edad adulta, con los mayores aumentos en los índices ocurriendo entre las edades de 18 y 29 años con un alza de nueve veces, yendo de 40 a 350 casos por cada 100.000 personas en el transcurso del último mes. Y las tasas de casos se han multiplicado por 7.5 entre los individuos de 30 a 49 años, cambiando la cifra de 33 a 247 casos por cada 100.000”, expuso el condado en un comunicado.

Mirando hacia el futuro

A pesar del incremento reciente, California no está ni cerca de las olas registradas durante el otoño e invierno, cuando el estado registraba un promedio de más de 40.000 casos diarios y casi 22.000 pacientes con COVID-19 fueron hospitalizados algunos días.

State health officials are reviewing federal guidance that residents who are vaccinated should resume wearing masks in indoor public settings.

Anuncio

Las muertes por coronavirus también se han mantenido relativamente bajas, alrededor de 25 por día, en promedio.

Los decesos son el último indicador rezagado de la propagación del coronavirus y, a veces, se necesitan semanas para que los aumentos en la transmisión provoquen un incremento en las muertes. Sin embargo, algunos funcionarios son optimistas de que el estado podría evitar un aumento severo en los fallecimientos, dado el número de californianos que ya han sido inoculados.

Funcionarios y expertos dicen que hay una gran cantidad de datos que demuestran cuán poderosas son las vacunas contra COVID-19 disponibles para prevenir infecciones y, en particular, para prevenir enfermedades graves.

Anuncio

Según la Agencia de Servicios Humanos y de Salud de California, se cree que la última tasa de casos de coronavirus entre los residentes no vacunados es superior a 14 por cada 100.000 personas, aproximadamente siete veces el índice de los que están completamente inoculados.

Y más del 97% de las personas actualmente hospitalizadas por COVID-19 a nivel nacional no han sido vacunadas, según la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky.

“Las personas que no están inmunizadas están aumentando los casos y las hospitalizaciones en California; instamos a todos los que son elegibles a vacunarse ahora para que podamos mantener a nuestros niños en la escuela y los negocios abiertos”, escribieron los funcionarios de salud estatales en su declaración al Times.

Pero incluso con la cobertura de inoculaciones relativamente sólida de California (casi el 61% de todos los residentes han recibido al menos una dosis hasta la fecha y el 53% están completamente vacunados, según muestran los datos del Times), millones de personas aún no se han inmunizado o todavía no son elegibles para hacerlo.

Anuncio

Las personas que no se han inoculado corren un riesgo particular de infección, subrayan los expertos, especialmente dada la rápida propagación de la variante Delta altamente infecciosa del coronavirus.

“Se estima que este es el virus respiratorio más infeccioso que hemos visto en mucho tiempo, y ciertamente es la variante más contagiosa que se ha observado”, señaló el martes la directora de Salud Pública de Los Ángeles, Bárbara Ferrer.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio