Anuncio
Share

¿Newsom debe quedarse o debe irse? Los californianos deciden hoy el destino del gobernador

Two people vote at a long row of voting booths in a cavernous space.
Josh Hodas, a la izquierda, y Serena Delgadillo emiten sus votos en las elecciones de destitución dentro del vestíbulo de Union Station de Los Ángeles.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Después de meses de politiquería, posturas y pronósticos, las urnas se abrieron el martes por la mañana para que los californianos decidan si el gobernador Gavin Newsom debe ser destituido de su cargo y, de ser así, quién debe reemplazarlo.

El portavoz del Registro Civil del condado de Los Ángeles, Mike Sánchez, dijo que la votación del martes tuvo un “buen comienzo” y que unos 11.000 votantes ya habían emitido su voto a las 8:30 a.m. Las urnas abrieron a las 7 a.m.

La carrera ha captado la atención de una nación profundamente dividida y, sea cual sea el resultado, parece que se citará como prueba de la dirección en la que soplan los vientos políticos más importantes.

Para los republicanos, una revocación exitosa no solo supondría una derrota devastadora para Newsom, sino que también rompería la arraigada hegemonía demócrata en Sacramento. Los demócratas han denunciado la iniciativa como una toma de poder solapada y han advertido de las consecuencias potencialmente nefastas en caso de que tenga éxito.

Anuncio

Lo que está en juego fue evidente el lunes, cuando el presidente Biden se unió a Newsom para una última parada de campaña en Long Beach - el último demócrata de alto perfil para prestar peso político a la causa del gobernador.

“Esto no es una metáfora: Los ojos de la nación están puestos en California”, dijo Biden. “Porque la decisión que va a tomar no solo va a tener un gran impacto en California, sino que va a repercutir en todo el país -y francamente, no es una broma, en todo el mundo”.

Aunque en la papeleta figuran 46 candidatos como posibles sustitutos, la carrera se ha planteado durante semanas como un enfrentamiento entre Newsom y el locutor de radio conservador Larry Elder, el principal candidato republicano.

Elder lidera el campo de los oponentes de Newsom con un 38% de apoyo de los posibles votantes, según una encuesta del Instituto de Estudios Gubernamentales de la Universidad de Berkeley, copatrocinada por Los Angeles Times, una ventaja de dos dígitos sobre el candidato demócrata y estrella de YouTube Kevin Paffrath, que obtuvo un 10%.

Anuncio

“Creo que he impactado al estado, he impactado al partido. ... Por eso están trayendo esta artillería pesada”, dijo Elder, refiriéndose a los demócratas de perfil nacional que han hecho campaña por Newsom.

Los demócratas han comparado regularmente a Elder con el ex presidente Trump, y han dicho que su ascenso socavaría los valores progresistas del estado y pondría en peligro los esfuerzos para combatir el cambio climático y la pandemia de COVID-19. Elder ha dicho que revocaría los mandatos estatales de la administración Newsom que exigen que los estudiantes de escuelas públicas usen mascarilla y los requisitos de vacunación para los trabajadores de la salud y los empleados estatales.

“Puede que hayamos derrotado a Donald Trump, pero no hemos derrotado al trumpismo”, dijo Newsom durante el mitin del lunes. “El trumpismo sigue en las papeletas de California, y por eso es tan importante, no solo para todos nosotros aquí -40 millones de estadounidenses en el estado más grande y poblado del país-, sino también para enviar una declaración a todo Estados Unidos de América, de que el trumpismo no tiene cabida en este lugar, y el trumpismo será derrotado en todo EE.UU, porque somos mejores que eso”.

Sin embargo, los republicanos llevan tiempo objetando la gestión de Newsom de la pandemia y su uso de los poderes ejecutivos. También lo han criticado por participar en una reunión el año pasado en el lujoso restaurante French Laundry del Valle de Napa.

Anuncio

La asistencia de Newsom a ese evento -con varias personas sin mascarilla- contradijo directamente las orientaciones del estado sobre el COVID-19 dirigidas al público en ese momento y provocó una oleada de apoyo a la destitución por parte de los californianos frustrados con el gobernador por incumplir sus propias normas.

El candidato a la revocación y asambleísta estatal Kevin Kiley (R-Rocklin) votó el martes. Una docena de simpatizantes y personal de la campaña estaban presentes mientras llevaba su boleta electoral a un sitio de votación mayormente vacío en la Iglesia Ortodoxa Copta de Santa María en Roseville.

Kiley dijo que se siente optimista, a pesar de las recientes encuestas que sugieren que Newsom tiene una ventaja considerable para detener el intento de destitución. Kiley comentó que “Gavin Newsom ha sacado a Joe Biden, Kamala Harris, Barack Obama” y otros, lo que calificó de “signo de desesperación”.

“Al final del día, a pesar de todos los intentos de nuestra clase política corrupta para quitarle el poder al pueblo, el pueblo sigue siendo soberano en este estado y la idea de ‘Nosotros el Pueblo’ todavía significa algo”, manifestó Kiley.

Anuncio

Cuando se le preguntó cuál sería su próximo paso en caso de que la revocación fracasara, Kiley dijo que no estaba pensando en el futuro.

“No estoy tomando ninguna decisión ni siquiera sobre lo que voy a desayunar mañana por la mañana”, dijo Kiley. “Nos hemos centrado en conseguir todos los votos a favor de la revocación”.

Los votantes y los trabajadores electorales en el Ayuntamiento de Beverly Hills se quedaron mirando mientras la candidata republicana a la destitución, Caitlyn Jenner, estaba de pie sobre una pantalla emitiendo su voto. Cuando terminó, levantó los brazos, evocando el momento en que ganó el decatlón olímpico de 1976.

Fuera, Jenner dijo a los medios de comunicación reunidos que si Newsom se impone, será el fin del estado tal y como ella lo conoce. Los periodistas le preguntaron repetidamente sobre las afirmaciones de Elder sobre el fraude en el período previo a la votación.

Anuncio

Jenner eludió las preguntas sobre si eso era apropiado, pero señaló que cualquiera era mejor que Newsom.

“Creo en el sistema. Creo en el estado de California. Creo en nuestro sistema electoral... aunque no gane. Pienso que es importante que los ciudadanos de este estado se unan y se aseguren de que haya integridad en nuestras leyes electorales”.

El candidato republicano John Cox pasó por Long Beach el martes por la mañana “para dejar claro que esta carrera no se trata solo de la escena política nacional. ... Se trata de la calidad de vida de los californianos”.

Cox promocionó su reputación como hombre de negocios -en contraposición a los “políticos y celebridades mediáticas” que, según dijo, han dirigido el estado en los últimos años- como prueba de que es un candidato que puede solucionar los problemas.

Anuncio

Mientras Cox hablaba, un hombre que pasaba en su auto le dijo: "¡Tienes mi voto!”. Otra persona que iba en bicicleta por el paseo marítimo le gritó después: "¡Vota por Larry Elder!”.

Con un cinturón de la bandera estadounidense en sus pantalones vaqueros, Cox dijo que espera que las encuestas se equivoquen, y repitió su postura de que los votantes indecisos influirán en las elecciones.

“Lo importante es que votemos sí a la revocación... no importa si la gente elige a Larry o a mí", manifestó Cox. “Espero tener una oportunidad, pero sí, lo más importante es votar sí a la revocación”.

Fuera del Ayuntamiento de Beverly Hills, Jason Greene, que esperaba a su amigo para emitir su voto, dijo que se sentía muy bien al votar para revocar a Newsom e instalar a Elder.

Anuncio

“No me gusta cómo se está dirigiendo el estado”, comentó. “Elder tiene un punto de vista más práctico”.

Pero cuando Santana Salas emitió su voto en el Jerome Center de Santa Ana, votó en contra de la destitución de Newsom. Dijo que su impulso es su hermana de 10 años no vacunada, Alina.

“Estoy pensando en la seguridad de los niños que no son elegibles para la vacunación”, declaró Salas. “Ella es la única de nuestra familia que no está vacunada ahora mismo. La pandemia sigue siendo fuerte. Otros estados no tienen obligación de vacunarse en las escuelas, y se puede ver el aumento del virus, especialmente en los niños”.

Amigos y familiares de Santana y México se han visto muy afectados por el virus, dijo.

Anuncio

Salas, que se graduó en psicología en Cal State Fullerton hace unos meses, vive con sus padres y dice estar preocupada por la salud y la seguridad de su familia. Agregó que Newsom ha hecho lo que ha podido, dadas las circunstancias.

“En Florida, los casos siguen aumentando, y no tienen mandato de uso de mascarillas”, subrayó. “Y aquí los casos no son tan graves”.

La trayectoria de la pandemia de COVID-19 estaba en la mente de muchos votantes de la revocación.

Louie Boucher, de 19 años, y su madre, Eliza Boucher, de 50, están cansados de la pandemia y de lo que ha supuesto: cierre de negocios, distanciamiento y, sobre todo, el uso de mascarillas. Pero madre e hijo no se ponen de acuerdo sobre si destituir al gobernador Gavin Newsom es la respuesta.

Anuncio

Minutos después de emitir su voto afirmativo a la destitución de Newsom el martes por la mañana en el Jerome Center, Eliza Boucher dijo que no es muy política pero que quería volver a lo que era la vida antes de la pandemia.

“Quiero un cambio”, manifestó. “Estoy cansada de todos los cierres y de utilizar mascarilla. Quiero la libertad que teníamos antes”.

Dijo que no conoce mucho a Elder pero que votó por él porque su marido se lo aconsejó.

Louie Boucher, un estudiante de segundo año de la Universidad de Santa Ana que se especializa en química, dijo que tampoco le gusta usar mascarilla, pero que lo hace porque quiere mantenerse sano. Votó en contra de la destitución porque cree que Newsom ha hecho todo lo posible para “tratar de proteger a la gente en este estado”.

Anuncio

Boucher dijo que su abuela contrajo COVID-19 y casi murió.

“Es porque la gente no está haciendo todo lo que puede para la comunidad”, expresó. “Sin los mandatos de uso de mascarilla, vamos a volver al punto de partida”.

Para el ama de casa de Pasadena, Mary Forrest, de 32 años, el voto del martes fue una cuestión de “deber patriótico”.

Forrest votó para destituir a Newsom, a quien culpa de “la falta de vivienda, el fracaso de las escuelas y el cierre de negocios”.

Anuncio

“Cuando miras alrededor del estado de California, es realmente triste”, comentó Forrest, madre de tres hijos con otro en camino. “Miro a mis hijos. Se pone más énfasis en las personas sin hogar que en la educación de nuestros niños. Eso tiene que cambiar”.

Forrest no dijo por quién votó para sustituir a Newsom, y rechazó la idea de que la elección de destitución fuera una cuestión partidista.

“Ni siquiera soy republicana”, dijo Forrest, una libertaria. “Hoy se trata de que los californianos se levanten y hagan lo mejor para el estado”.

En el Centro de Recreación Robinson Park en Pasadena, Wanda James votó para mantener a Newsom en el cargo - equiparando la alternativa a una intrusión no deseada de “Trumpismo disfrazado” en el patio trasero del estado, mayoritariamente azul.

Anuncio

Elder “es absolutamente la persona equivocada para ser gobernador de cualquier cosa”, declaró James, una maestra jubilada de más de 80 años que llevaba gafas de sol púrpura adornadas con diamantes de imitación y una mascarilla con la imagen de Rosie the Riveter flexionando un bíceps.

De los posibles candidatos de reemplazo, Elder anotó puntos con algunos votantes de la revocación.

“Larry entiende que California necesita volver a los negocios”, dijo Bobby Charlie, de 33 años, residente de Pasadena. “Pero mi voto y la razón por la que estoy aquí es más sobre Newsom. No puede haber un conjunto de reglas para él y otra para todos los demás”.

Charlie dijo que su hermano cerró recientemente su fábrica de cerveza debido a las fuertes pérdidas financieras sufridas durante los cierres de COVID-19.

Anuncio

“La bodega de Newsom siguió abierta, pero la gente normal tuvo que cerrar sus negocios”, dijo Charlie. “Eso es una doble moral”.

Varios votantes se hicieron eco del sentimiento del residente de Pasadena Keith Ashton, de 60 años, que se opuso a la revocación y dejó la segunda pregunta en blanco.

“No soy un defensor de Newsom, pero creo que lo ha hecho bien o lo mejor que se puede hacer durante una pandemia”, dijo Ashton. “Protegió a la población del estado con mascarillas y cierres y aunque dolió, fue lo correcto”.

A Ashton no le gustó el elevado precio de la destitución ni que los que abogan por la revocación de Newsom no pudieran esperar hasta las elecciones de 2022.

Anuncio

“Mucho de esto no tiene ningún sentido”, dijo. “Es una gran pérdida de dinero y tiempo”.

La chef Nneka Nyamekye, de 45 años y madre de tres niños, comentó que lo que más le preocupaba era la educación y los efectos de la pandemia en California. No cree que Newsom sea bueno en ninguno de los dos temas, pero tiene cero confianza en los candidatos a la destitución, especialmente en Elder.

“No va a hacer nada por California”, dijo Nyamekye. “Me quedo con el menor de los males”.

Joshua Bettea, un residente de Santa Clarita de 62 años que también votó para mantener a Newsom en el cargo, consideró que instalar a un gobernador republicano sería “contraproducente” en un estado mayoritariamente demócrata.

Anuncio

Pero si Newsom perdiera ante un aspirante republicano, dijo Bettea, aquellos en el estado de una posición política diferente perseverarían - al igual que lo hicieron durante cuatro años de una presidencia de Trump.

“Siempre hay un nuevo día”, manifestó.

La cuestión de la sucesión no entrará en juego a menos que una mayoría de votantes decida destituir a Newsom. La misma encuesta reciente de Berkeley IGS/Times mostraba que el 60.1% de los probables votantes encuestados se oponía a la revocación de Newsom, frente al 38.5% que estaba a favor de destituirlo, lo que supone la última fuente de cauto optimismo para los demócratas después de que los sondeos anteriores mostraran una carrera mucho más ajustada.

Queda por ver, sin embargo, si los resultados de la carrera se conocerán el martes por la noche. Y, en caso de que Newsom se imponga, algunos republicanos ya han empezado a preparar el terreno para impugnar las elecciones, a pesar de no haber pruebas de problemas con los votantes.

Anuncio

Los redactores del Times Lila Seidman, Dakota Smith, Seema Mehta, Julia Wick, Robin Estrin y Phil Willon contribuyeron a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio