Anuncio
Share

Cinco conclusiones de la gran Victoria de Newsom en las elecciones revocatorias de California

Gov. Gavin Newsom  and GOP front-runner Larry Elder, a conservative radio host
El gobernador Gavin Newsom, a la izquierda, fue el centro de una iniciativa para removerlo de su cargo. El locutor de radio conservador Larry Elder, a la derecha, era el favorito del partido republicano para reemplazarlo.
(Kent Nishimura / Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Una campaña de destitución que en un momento parecía lista para cambiar radicalmente la política demócrata en la California azul concluyó el martes con la preservación del statu quo, mientras el gobernador Gavin Newson venció cómodamente el intento.

Un fuerte partido republicano en las urnas el día de las elecciones no pudo igualar el dominio demócrata en la votación anticipada. Las preocupaciones entre los demócratas durante el verano, de que los votantes de su partido eran más apáticos que los republicanos altamente motivados, resultó en un torrente de gastos de TV y campañas de divulgación para todos los sectores de la coalición demócrata tradicional, incluidos los trabajadores, las minorías y las mujeres.

La aparición del presentador de radio conservador Larry Elder, en julio, brindó el contrincante perfecto para Newsom. El gobernador pasó de calificar la revocatoria como una toma de poder de los republicanos a un contraste uno a uno con Elder, su historial de décadas de comentarios incendiarios y sus planes si era elegido para el cargo.

El resultado fue que el electorado de California votó como lo había hecho en las recientes elecciones para gobernador, lo cual le dio al demócrata una victoria de dos dígitos, con más de dos tercios de los votos contados.

Anuncio

Mandato de Newsom

Una pregunta clave es cómo actuará Newsom después de la consulta. ¿Se sentirá envalentonado por su victoria, o se sentirá humilde por el hecho de que los demócratas tuvieron que gastar decenas de millones de dólares para asegurarse de que conservara su puesto, en un estado donde su partido disfruta de una ventaja de cinco millones de personas en el registro de votantes?

El amplio margen de la victoria de Newsom le otorga al gobernador el mandato de seguir aplicando políticas liberales en temas como la atención médica, el cambio climático y la inmigración.

Roger Salazar, un consultor demócrata que se desempeñó como secretario de prensa del ex gobernador Gray Davis, espera que Newsom priorice la falta de vivienda, el delito, la preparación para incendios forestales y la pandemia entre ahora y las elecciones del próximo año. “Todas esas cuestiones están vinculadas a una recuperación económica en la que él deberá mostrar un gran progreso mientras se enfrenta a la reelección. Está pasando de una elección a otra, casi instantáneamente”, reflexionó Salazar.

La gran mentira - versión californiana

Los republicanos, en particular el ex presidente Trump y Elder, buscaron socavar la integridad de la revocación antes de que los votantes acudieran a las urnas, el martes, diciendo que la elección estaba arreglada.

"¿Alguien realmente cree que el sufragio de California no está manipulado?”, señaló Trump en un comunicado.

Existen múltiples procesos de verificación para evitar votaciones fraudulentas y no hay evidencia de trampas, pero algunos republicanos están sentando las bases para desafiar sin fundamento los resultados de las elecciones.

“Están tratando de corroer a nuestra Constitución, a nuestras normas electorales”, comentó el lunes a la prensa el asesor de Newsom, Sean Clegg, antes de una manifestación en apoyo del gobernador en la que participaba el presidente Biden. “Y es una vista previa del próximo circo. Veremos lo mismo en 2022, y en 2024”.

Algunos republicanos especularon que tales afirmaciones infundadas suprimieron la participación de votantes el martes. Otros, incluido el ex presidente del partido republicano estatal Ron Nehring, señalaron que el mensaje influyó en los intentos del presidente ruso, Vladimir Putin, por socavar la democracia estadounidense.

“Las afirmaciones falsas de manipulación electoral también son malas políticas, porque proporcionan una excusa para no construir una campaña o un partido más grande”, tuiteó Nehring, quien apoyó al ex alcalde de San Diego Kevin Faulconer en la elección revocatoria.

La paradoja del COVID-19

La pandemia puso en peligro a Newsom, pero también lo salvó. Y el COVID-19 puede ser una guía para los demócratas en su camino hacia las elecciones de mitad de mandato. El lunes, Biden se apoyó en gran medida en el manejo de Newsom de la pandemia para argumentar que el gobernador no debería ser destituido.

“Necesitamos coraje. Necesitamos liderazgo”, señaló, instando a los demócratas de California a no ser complacientes. “Necesitamos a Gavin Newsom, un gobernador que sigue lo que dice la ciencia y que tuvo el coraje de hacer lo correcto”.

La petición de destitución inicial no tuvo nada que ver con la pandemia, pero las restricciones implementadas para detener la propagación del coronavirus -junto con los cuatro meses adicionales que se les otorgó a los defensores de la destitución para reunir firmas- influyeron para que el intento de revocación llegara a la boleta.

Luego, después de que la mayoría de los californianos fueran vacunados, surgió la variante Delta. Las tasas de infección, hospitalización y muerte en el estado son más bajas que en los estados donde los líderes rechazaron los mandatos de uso de mascarillas y vacunas. Newsom usó esta disparidad para argumentar que si la destitución tenía éxito y él era reemplazado por un republicano -particularmente por Elder, quien se comprometió a revertir tales restricciones- muchos californianos morirían.

Las limitaciones de Larry Elder

Tiene cierta lógica: si la destitución de 2003 pudo llevar a una estrella del cine a la gobernación, ¿por qué no lo haría con un presentador de radio en 2021?

Pero mientras que la fama de Elder lo impulsó a la cima de los contendientes con la esperanza de reemplazar a Newsom, su candidatura subrayó sus deficiencias. Como novel candidato, tuvo que explicar años de provocativos comentarios al aire, y mostró poca capacidad para obtener apoyo más allá del flanco conservador del estado.

Newsom estaba muy feliz de competir contra Elder, pero al acecho en el subtexto de esos ataques estaba Trump. En un estado que rechazó al expresidente por casi 30 puntos porcentuales en 2020, asociar a Elder con el exmandatario fue una manera fácil de unir a los demócratas en contra de la destitución. Si Elder quiere seguir siendo políticamente relevante, tendrá que encontrar una manera de llegar a los votantes que no son fanáticos de Trump.

El partido republicano de California no respaldó a Elder (ni a ningún otro candidato) en la destitución, pero su futuro será analizado de cerca. Esta carrera fue la mejor oportunidad para el partido en una elección estatal en más de una década debido al umbral más bajo para ganar un cargo: si más de la mitad de los votantes hubiera apoyado la revocación, el que más votos obtuviera entre los 46 candidatos de reemplazo se habría convertido en gobernador, independientemente de los pocos votos que recibió esa persona.

De cara al futuro, el partido estatal se centrará en un área en la que ha tenido éxito en las últimas elecciones: las elecciones legislativas. De hecho, gran parte de los esfuerzos del partido en la destitución se centraron en los distritos que espera mantener o cambiar el próximo año.

Reformas y revocatoria

Incluso antes de que se emitieran los votos, esta elección revocatoria desató pedidos de reforma para las reglas electorales de California. Los críticos argumentan que es demasiado fácil calificar una revocatoria para la votación y que el formato de dos preguntas -que coloca tanto la pregunta de destitución como una lista de candidatos de reemplazo frente a los votantes simultáneamente- es confuso. También es caro; se proyecta que la elección especial costará $276 millones en dinero de los contribuyentes.

Entre las propuestas que se están lanzando se encuentra un aumento en el número de firmas necesarias para poner una revocatoria en la boleta; bajo la regla actual, se requiere el 12% de la participación de votantes de la elección de gobernador anterior, una tasa de las más bajas de la nación.

También se considera permitir destituciones solo en casos de conducta criminal o ilícitos, agregar al candidato que se intenta destituir a la lista de reemplazantes posibles y hacer que el vicegobernador asuma si la destitución del gobernador es exitosa. Otra propuesta es dividir la revocación en dos elecciones especiales: una para consultar si se debe destituir a un funcionario electo y, si ello prospera, una elección separada para elegir al candidato sustituto.

Darry Sragow, estratega demócrata y editor del libro no partidista California Target Book, cree que el proceso de destitución necesita mejoras, pero es escéptico de que ello se logre. “A los votantes les gusta tener este control democrático directo de lo que de otro modo sería una democracia representativa”, señaló, particularmente en los estados del oeste, donde existe una cultura de desconfianza en el gobierno desde hace mucho tiempo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio