Anuncio
Share

Un estudio revela que un gran terremoto en California dejaría sin servicio de telefonía móvil y comunicaciones

An earthquake warning application on a mobile phone in Los Angeles.
Una aplicación de alerta de terremotos en un teléfono móvil en Los Ángeles. Un nuevo estudio del Servicio Geológico de EE.UU indica que el sistema de comunicaciones de California corre un gran riesgo en caso de terremoto grave.
(Richard Vogel / Associated Press)

Un estudio del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) revela que un terremoto de gran magnitud en California puede dejar fuera de servicio muchos servicios de comunicación, incluidos los teléfonos móviles, durante días o semanas.

Es probable que un gran terremoto en California suspenda muchos servicios de comunicaciones durante días o semanas, incluida la gran mayoría de los teléfonos móviles en las zonas más cercanas al epicentro, según un nuevo análisis del Servicio Geológico de Estados Unidos.

La interrupción generalizada pondría en peligro el acceso del público a los operadores del 911 y provocaría retrasos en la notificación de incendios y en las llamadas de ayuda médica.

Las torres de telefonía móvil son vulnerables a los cortes de energía sostenidos. Lo mismo ocurre con los equipos celulares en los postes eléctricos y los edificios que corren el riesgo de sufrir sacudidas extremas, licuefacción e incendios, dijo el USGS. Las redes de telefonía móvil de California han sido notoriamente poco fiables durante los apagones que ocurren durante las emergencias que amenazan la vida, como durante los incendios forestales en 2019, donde amplias franjas del área de la Bahía de San Francisco se quedaron sin servicio celular durante períodos significativos.

En una sombría estimación de los desafíos, un terremoto de magnitud 7 que se produjo en la falla de Hayward del Área de la Bahía podría dejar al condado de Alameda -su área más afectada- capaz de proporcionar solo el 7% de la demanda de servicio de voz y datos después del terremoto. Esto es idéntico al fallo del servicio de comunicaciones en la ciudad de Nueva York tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, cuando el 93% de las llamadas de teléfono móvil fallaron.

Anuncio

Las conclusiones del estudio del USGS son una de las muchas vulnerabilidades descubiertas por la agencia gubernamental, que presentó formalmente sus disposiciones en una conferencia de prensa el jueves.

El informe comprende unas 780 páginas, que se suman a las casi 600 hojas de hallazgos publicados desde 2018 sobre el llamado escenario HayWired. El documento es el tercer volumen de una serie de informes investigados durante seis años centrados en un futuro terremoto en la falla de Hayward; el tomo final fue escrito por 20 autores y 80 colaboradores.

La falla de Hayward ha sido llamada una “bomba de tiempo tectónica”, y un gran terremoto en ella representa un escenario de pesadilla porque atraviesa áreas densamente pobladas con edificios antiguos, incluyendo las ciudades del este de la Bahía de Oakland, Berkeley, Hayward y Fremont.

La falla de Hayward es una de las que más rápido se mueve en California y, por término medio, produce un gran terremoto aproximadamente una vez cada 150 o 160 años.

Han pasado 153 años desde el último gran terremoto -de magnitud 6.8- en la falla de Hayward. El USGS estima que un terremoto de magnitud 7 hoy en día en esa falla podría provocar al menos 800 muertes; cientos más podrían morir a causa de un incendio tras el terremoto, lo que convertiría este escenario en el más mortífero de California desde que el gran terremoto de 1906 destruyó gran parte de San Francisco.

En este hipotético escenario sísmico, los servicios de electricidad podrían estar interrumpidos durante semanas, mientras que el servicio de gas y agua podría fallar durante meses. El USGS calcula que un residente del este de la bahía podría quedarse sin agua entre seis semanas y seis meses, además los cortes de suministro de agua podrían dificultar las labores de extinción de incendios.

Map of Hayward fault
Mapa de la falla de Hayward

Los sistemas de transporte podrían verse afectados durante años.

El informe del USGS dice que BART, el sistema ferroviario de la región, podría ver su patio de trenes de Hayward fuertemente dañado o colapsado, mientras que las estaciones de Oakland, Hayward y San Leandro probablemente resultarían tan perjudicadas que tardarían de uno a tres años en ser reparadas. Las simulaciones del USGS para el tipo de sacudida del suelo que podría producirse son mucho peores que las diseñadas por BART, lo que significa que incluso algunas instalaciones sísmicamente adaptadas en el patio de trenes de Hayward posiblemente quedarían destruidas, según el informe.

Aunque el programa de seguridad antisísmica de BART se diseñó para mantener a los viajeros con vida durante un terremoto, algunas secciones del sistema -incluidas partes del este de la bahía- no están equipadas para mantener el servicio de tránsito operativo después de un terremoto grave, según el documento.

El USGS también identificó más de 50 puentes con alto riesgo de daño y colapso, por lo que señaló que podría llevar de tres a 10 meses repararlos. Muchos de ellos se encuentran a lo largo de la Interestatal 880, una arteria clave que conecta Oakland con San José; otras autopistas en riesgo son la Interestatal 680 entre Fremont y Pleasanton, así como la Interestatal 580 entre Oakland y Pleasanton.

Con tantas autopistas que podrían resultar dañadas, “la respuesta de emergencia, la evacuación y la retirada de escombros se verían obstaculizadas, por lo que la recuperación llevaría más tiempo del previsto”, según el informe. La destrucción de las autopistas del este de la bahía podría ser tan grave que estaría más fácil huir cruzando la bahía hacia el oeste, es decir para San Francisco y el condado de San Mateo.

Los daños podrían convertir algunas zonas en pueblos fantasmas, como ocurrió en partes de Los Ángeles tras el terremoto de magnitud 6.7 de Northridge en 1994.

Los vecindarios del este de la bahía, como los de Oakland, Berkeley, Richmond, Alameda, San Leandro, Hayward, Castro Valley, Union City y Pleasanton, corren el riesgo de que más del 20% de sus edificios sufran grandes daños o sean destruidos. Se trata de un punto de inflexión potencial en el que la gente puede decidir en masa abandonar sus hogares o lugares de trabajo -incluso si todavía están estructuralmente intactos- porque sus localidades han dejado de funcionar normalmente.

Un conjunto de documentos judiciales e informes de inspección publicados el mes pasado revelan el grado de deterioro del Queen Mary.

Un efecto similar se produjo tras el terremoto de magnitud 6 que sacudió Napa en 2014. Algunos negocios reacondicionados siguieron en pie, pero no lograron reabrir inmediatamente porque las estructuras vecinas que no habían sido restauradas estaban tan dañadas que posibles réplicas podrían hacerlas chocar contra las estructuras sísmicamente seguras.

En un hipotético terremoto en la falla de Hayward, entre 720.000 y 1.45 millones de residentes corren el riesgo de ser desplazados de sus hogares, según el USGS.

Los edificios antiguos son un riesgo importante. En lugares como Oakland, Berkeley, Hayward y Alameda, hay muchos de los llamados edificios de apartamentos de pisos blandos, con primeros pisos endebles que albergan cocheras y que pueden derrumbarse en un terremoto, así como edificios residenciales viejos y vulnerables de ladrillo, así como de hormigón frágil.

Mientras que Oakland, Berkeley y San Francisco han aprobado leyes de modernización obligatoria para los edificios de apartamentos de pisos blandos -al igual que ciudades como Los Ángeles, Santa Mónica, West Hollywood, Beverly Hills, Pasadena y Culver City en el sur de California- muchas otras ciudades no lo han hecho.

A menos que se haga algo más para renovar estos edificios de apartamentos, cuyos alquileres suelen ser más bajos que los de las estructuras más nuevas, podría producirse un empeoramiento dramático de la oferta de viviendas asequibles si estas estructuras resultan gravemente dañadas o destruidas en un terremoto.

California podría sufrir 74.000 millones de dólares en daños materiales acumulados, con 1 millón de edificios residenciales y 39.000 edificios no residenciales afectados, en caso de un gran terremoto en la falla de Hayward. Las pérdidas por la interrupción de la actividad comercial serían causadas sobre todo por los daños a las propiedades, pero se agravarían por las interrupciones del suministro de agua, electricidad y comunicaciones.

Podría producirse una oleada de retrasos en el pago de hipotecas, un deterioro de la salud mental y la persistencia de propiedades dañadas, lo que se vería agravado por años de réplicas significativas que probablemente golpearían más lejos de la falla, incluso debajo de las ciudades de Silicon Valley, como Palo Alto, Cupertino y Sunnyvale.

Las pérdidas económicas podrían sumir a la zona de la bahía en una recesión de cinco a diez años. Probablemente se perderían casi medio millón de puestos de trabajo y se produciría un descenso del 8% en su producto regional bruto en comparación con el crecimiento previsto de la región. La recuperación sería aún más larga si hay escasez de trabajadores, aumento de los costos de la construcción y decisiones de los grandes empresarios de crear empleos fuera de la región.

En las zonas más dañadas del este de la bahía, hasta el 40% de las empresas podrían ver interrumpidas sus operaciones “por daños extensos o completos en los edificios del centro del condado de Alameda y del oeste del condado de Contra Costa”, advirtieron los funcionarios del USGS.

Los científicos y los funcionarios del estado de California están trabajando juntos para estudiar los sistemas de la Tierra que cambian rápidamente y tomar decisiones más informadas.

Hay muchas cosas que se pueden hacer para mejorar la resistencia de California ante un terremoto importante.

Las viejas casas unifamiliares y los edificios de apartamentos deben reforzarse sísmicamente; lo mismo ocurre con las infraestructuras, como los sistemas que envían agua, electricidad, combustible, así como las comunicaciones a los hogares y las empresas, sugiere el informe. Es necesario que haya más viviendas nuevas, construidas según las normas actuales, antes de que empiecen las sacudidas.

Incluso las estrategias más sencillas podrían ser de gran ayuda. Decirle al público que minimice las llamadas de voz y recurra a los mensajes de texto ayudaría a preservar la capacidad del sistema 911. Las compañías telefónicas podrían restringir el número de llamadas que una persona puede iniciar cada hora.

Los sistemas de telecomunicaciones podrían ser más confiables si se dispusiera de energía de reserva permanente, ya sea a través de baterías que duren menos de un día, junto con generadores que logren funcionar durante tres días antes de tener que recargarse.

La mayoría de los habitantes de Estados Unidos viven en hogares que solo disponen de conexión inalámbrica, según David Witkowski, coautor del informe del USGS. En todo el país, el 57% de las personas ya no tienen teléfonos con cable en sus hogares; esa cifra supera el 76% entre las personas de entre 20 y 30 años.

Los nuevos servicios digitales de telefonía fija, como los que reciben su conexión a través de servicios de Internet como Spectrum, Cox y Comcast, así como a través de U-Verse de AT&T, son relativamente menos resistentes porque requieren energía de reserva para mantener los servicios telefónicos en funcionamiento durante un corte de luz.

El servicio telefónico analógico tradicional basado en el cobre que no necesita electricidad -que todavía ofrecen empresas como AT&T y Frontier- puede acabar siendo relativamente más resistente porque recibe energía de las baterías de la red telefónica, dijo Witkowski.

Durante el terremoto de Loma Prieta de 1989, algunos habitantes de la zona de la bahía afirmaron que aún podían hacer llamadas a sus vecinos más cercanos, pero no a personas más alejadas de la región o del resto del país, señaló.

Es posible que las redes telefónicas por cable se sobrecarguen, “pero esto es menos probable ahora que los enlaces entre los conmutadores telefónicos por cable son enlaces de datos de gran ancho de banda”, indicó Witkowski. “Por supuesto, incluso un enlace de gran ancho de banda puede sobrecargarse cuando hay mucho tráfico”.

Conseguir su primer apartamento es un gran acontecimiento, y en Los Ángeles, puede ser un gran dolor de cabeza. A continuación, le damos consejos para que se desenvuelva en el proceso, desde la búsqueda de ofertas hasta la visita a las viviendas y la firma del contrato de alquiler.

Los cortes de energía de larga duración también pueden frustrar el servicio de telefonía fija basado en el cobre. Durante los incendios forestales de 2019, algunos residentes informaron que perdieron su servicio de línea fija de AT&T en las primeras 24 horas después de que se apagaran las luces.

Si todos los sistemas telefónicos de uso común quedan fuera de servicio, las únicas alternativas podrían ser el servicio telefónico por satélite o los operadores de radioaficionados, como fue necesario en Puerto Rico tras el huracán María.

California ha hecho grandes progresos en la mejora de la seguridad contra los terremotos; desde 1989 se han gastado 80.000 millones de dólares solo en la zona de la bahía en mejoras contra los terremotos, incluyendo 20 millones de dólares en cada una de las mejoras de los puentes y las autopistas; 19.000 millones de dólares en la modernización de los hospitales y 6.000 millones de dólares en los sistemas de suministro de agua.

Pero ese dinero no se ha gastado de manera uniforme. En San Francisco se ha invertido cuatro veces más en seguridad antisísmica por habitante que en el este de la bahía, según Anne Wein, una de las principales coordinadoras del informe del USGS.

Los Ángeles ha realizado algunas mejoras en los últimos años. En 2015, Los Ángeles aprobó una ambiciosa iniciativa de seguridad sísmica que exige que los apartamentos de pisos blandos y los edificios de hormigón frágil sean readaptados. De los más de 12.500 edificios de pisos blandos potencialmente vulnerables de la ciudad, casi 7.000 han sido readaptados.

El Departamento de Agua y Energía de Los Ángeles también ha instalado en los últimos años más tuberías principales y troncales resistentes a los terremotos, con el fin de que los hospitales y otros lugares críticos sigan funcionando después de un terremoto.

Pero sigue habiendo vulnerabilidades. La mayoría de las ciudades de California, incluida Los Ángeles, no han exigido las modificaciones de los edificios de acero potencialmente peligrosos, algo que sí han hecho Santa Mónica y West Hollywood. Un estudio del USGS de 2008 afirmó que es loable que cinco edificios de acero no adaptados en el sur de California puedan derrumbarse en un hipotético terremoto de magnitud 7.8 en la falla de San Andrés.

Wein aseguró que será importante que la gente piense en la preparación no solo como hacer que su propia casa o negocio se encuentren sísmicamente listos, sino también la comunidad a su alrededor.

Al fin y al cabo, ¿de qué sirve que una casa o un negocio siga en pie, si todos los demás del vecindario están en mal estado?

“Si soy la única persona de mi vecindario que está preparada eso no ayudará realmente a la comunidad”, subrayó Wein. “Ni siquiera me ayudará a mí".

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio