Anuncio
Share

De adolescente era un ‘grafitero’ y ahora diseña para Fendi y Mercedes-Benz

×
VIDEO | 03:55
A graffiti tagger as a teen, this immigrants’ son now designs for Converse, Fendi and Google

A los objetos cotidianos les ocurren cosas extrañas cuando Joshua Vides les aplica su imaginación: algo metafísico, casi mágico.

Con unas pocas pinceladas de sus marcadores Sharpie o de pintura en aerosol, Vides difumina la línea entre las dos y las tres dimensiones. Un simple taburete cobra vida en blanco y negro. Una zapatilla de deporte Chuck Taylor, fabricada en serie y de época de los años 70, se convierte en un objeto de colección único que alcanza un gran valor.

Objetos inanimados -un monopatín, un cono de tráfico y una botella de whisky- emiten de repente una extraña energía, como si estuvieran poseídos por espíritus.

Anuncio

Sus creaciones han convertido a este antiguo grafitero en un ilustrador y artista visual solicitado por una lista cada vez mayor de marcas mundiales, entre ellas Adidas, Converse, Warner Bros., Google, Red Bull, EBay, Fendi, Ballentine y Mercedes-Benz. Cuando se le pregunta cómo sus pinceladas de arte pop producen efectos tan llamativos, Vides ofrece una respuesta aparentemente poco provocativa:

“Creo que es por su sencillez. Algunas de las cosas más bellas del mundo son las ideas más simples”.

Joshua Vides is shown smiling with his arms folded.
Joshua Vides es un ilustrador y artista visual que diseña para grandes marcas como Fendi y Converse, además de llamativas instalaciones artísticas.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

En cierto modo, lo que Vides hace con la realidad cotidiana es lo que le permitió crecer en el sur de California: ver el mundo con una nueva mirada.

El menor de tres hijos de inmigrantes guatemaltecos, era considerado por sus padres y profesores como un niño problemático, travieso en la escuela, con malas notas, sin perspectivas universitarias y con mala actitud.

“En aquel momento mi comportamiento no mostraba un futuro brillante para mí, ¿verdad?”, dice Vides, quien ahora tiene 31 años.

Pero el muchacho que abandonó la escuela de diseño parece tener ahora un futuro brillante por delante.

Jon Roy, vicepresidente de marketing global en Converse, dijo que su empresa busca constantemente jóvenes creativos que también quieran generar un cambio positivo en sus comunidades.

“Josh es un innovador que tiene una extraña habilidad para tomar algo clásico, ya sea una zapatilla de deporte Chuck Taylor, una silla Eames, una tarjeta de béisbol o una lona, y le agrega un elemento aparentemente simple pero inesperado y crea algo único”, dice.

Sin embargo, no hace tanto tiempo que Vides se sentía atrapado en otro tipo de entorno, un laberinto de depresión y dudas sobre sí mismo. Para encontrar la salida tuvo que volver sobre sus pasos, hacia lo simple y lo bello.

La ciudad de Rialto, azotada por el viento y situada a 80 kilómetros al este de Los Ángeles, hoy convertida en un centro de grandes almacenes de distribución, era el escenario artístico perfecto para este joven de ojos oscuros y vivarachos, que se inició en la patineta y el grafiti junto a sus amigos de la Kolb Middle School.

Durante su adolescencia ganó dinero personalizando las patinetas de sus amigos. Rápidamente pasó de dibujar en cuadernos a pintar calles, puentes, aceras y señales de tráfico. Dejó su presencia con letras garabateadas sacadas de los Looney Tunes, imágenes de hombres con máscaras de gas y riffs del logotipo de los Dodgers.

Armado con una mochila y pinturas en aerosol en blanco y negro, se escabullía de su casa por la noche, se subía a su bicicleta y hacía grafitis en las calles del centro de Rialto.

“Añadía un bate a mi mochila por si me metía en problemas con algún otro grafitero”, recuerda. “Sortear a las autoridades y a mis padres era emocionante”.

Joshua Vides is sitting.
De adolescente, Joshua Vides extendió sus obras ilícitas por todo Inland Empire: Pomona, Colton, Bloomington, San Bernardino.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Sus devotos padres evangélicos, Óscar y Eva Vides, trabajaban todo el día, dejando a Joshua y a sus hermanos mayores, Carlos y Melissa, en casa durante largas temporadas bajo el cuidado de sus abuelos maternos.

“Mis hermanos eran unos cinco años mayores que yo, pero yo era el único problemático”, dice Vides.

Cuando Vides tenía casi 15 años, sus padres trasladaron a la familia a Rancho Cucamonga para alejar a sus hijos del barrio. Pero su hijo menor siguió extendiendo su actividad ilícita por todo Inland Empire: Pomona, Colton, Bloomington, San Bernardino.

No temía enfrentarse a la policía, pero le preocupaba que no tenía un estilo propio.

“Esa era una espina que me molestaba: Mi arte no era reconocible ni distintivo”.

En el instituto de Los Osos, en Rancho Cucamonga, Vides empezó a vender camisetas con plantillas. Tras graduarse, se matriculó en un curso de diseño gráfico en el Chaffey College para aprender serigrafía. Pero perdió el interés al cabo de un par de meses y lo dejó.

Presionado por sus padres para que eligiera una carrera, en febrero de 2008 entró en una academia de bomberos de San Diego. Fue reclutado por el Departamento de Bomberos del Condado de Riverside, pero al cabo de un año renunció.

“No me gustaba mi trabajo”, dice. “Me aburría y pensaba que tenía mucha creatividad para estar encerrado en un sitio. Era un riesgo que tenía que asumir”.

Fue una decepción para sus padres, que habían huido de la devastadora guerra civil de 36 años en Guatemala por el bien de sus hijos.

Eva, que tenía 20 años cuando llegó a Estados Unidos, encontró trabajo como cajera en un supermercado. Óscar, de 24 años, que había estudiado para agrónomo en Guatemala, se afianzó en su país de adopción lavando platos en un restaurante.

“Si pienso en mis antepasados, todavía no sabemos cómo lograron y crearon tantas cosas. Yo no tuve mucha escuela, pero sí creatividad y pasión”.

Joshua Vides

Tras casarse en 1982, la pareja pudo obtener la residencia permanente en 1987, gracias a la ley de reforma migratoria firmada por el presidente Reagan. Eva se convirtió en enfermera y Óscar en camionero.

Dos años después nació Joshua.

“Siempre supe que era un chico especial, a pesar de ser un niño inquieto y divertido”, dice Eva. “En su adolescencia, se portaba muy mal en la escuela. Falsificó la firma de su padre y le suspendieron por pintar grafitis”.

Pero de la inventiva y de la tenacidad de su hijo nunca tuvo dudas.

“Sigue sorprendiéndonos”, dice su madre. “Nos ha llenado de orgullo verle crecer y mejorar”.

Joshua Vides stands folding his arms
La técnica de Joshua Vides se centra en aplicar acentos en blanco y negro a objetos cotidianos.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

En 2009, a los 20 años, Vides volvió a sorprender a sus padres invirtiendo 500 dólares para crear su propia marca de camisas y plantillas, CLSC, y dirigió el negocio desde la casa familiar en Rancho Cucamonga.

Durante los cinco años siguientes, desempeñó diversos trabajos para sumergirse en el negocio de la moda callejera: ayudante de gerente en una tienda de ropa Zumiez, conductor de camión (ganando 7 dólares la hora) para los Cien, diseñador gráfico y director de mercadotecnia de la galería Seventh Letter.

“Todos esos años estuve aprendiendo sobre cómo funcionaba el mercado”, dijo.

En 2014, Vides decidió dedicarse de tiempo completo a CLSC, que significa Can’t Live Scared of Changes (No puedo vivir asustado por los cambios), y estableció una boutique en la avenida Fairfax de Los Ángeles, vendiendo camisetas, sombreros, tocados y otros artículos con sus propios diseños. Pero el auge de Amazon no tardó en arruinar su incipiente empresa.

“Entonces pensé que no querría estar detrás del mostrador toda mi vida. En resumen, ya no me divertía”, dice Vides.

Para entonces ya era padre de un hijo, Cassius, nacido en 2013, y de una hija, Verona, nacida dos años después. Él y la madre de los niños, Elle, se casaron en abril de 2017, y Vides se encontró con que sus emociones parecían una montaña rusa.

Joshua Vides hugs his daughter
Joshua Vides abraza a su hija, Verona.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Así que decidió dejar su negocio. “Tenía que hacer algo más grande, pero no sabía qué", relató.

Estar en pausa mientras luchaba por mantener a su familia sumió al artista en la depresión. Pero Vides continuó con sus ideas. Añoraba la libertad artística que sentía al marcar las calles con grafitis.

Decidió pintar un objeto con pintura en aerosol y un marcador Sharpie para simular un dibujo plano y bidimensional. Eligió un par de zapatillas Reebok Classic que no usaba. Cuando terminó, su cuerpo temblaba de emoción.

“Unos días después, salí a pintar un hidrante contra incendios y sentí esa adrenalina como cuando era adolescente”, relata.

Experimentando una nueva euforia, Vides preguntó a su mujer si debía publicar su arte en Instagram. La pareja acordó que debía pintar y publicar unos Nike Air Force 1.

Para su sorpresa, la obra se hizo viral en Instagram, acumulando 5.000 o 10.000 seguidores cada día, junto con mensajes de actores y atletas amantes de la moda que solicitaban las zapatillas mágicas.

Llegaron pedidos de hasta 400 pares por hora, dijo. “Pero yo seguía sin dinero”.

En febrero de 2018, Vides alquiló un espacio de aproximadamente 1.000 pies cuadrados en la esquina de Melrose Avenue y Ridgewood Place para exponer un surtido de objetos tridimensionales que parecían ser bocetos en blanco y negro. Invirtió 8.000 dólares de sus ahorros en la exposición.

No se sirvió vino ni queso. No hubo DJ que pusiera música house. Pero unas 3.000 personas acudieron al evento gratuito.

“Solo quería que la gente viera mi trabajo y tuviera esa ilusión óptica. No pensaba en cobrar por la entrada”, dice Vides.

La respuesta convenció a Vides para invertir otros 8.000 dólares y montar un segundo evento en el Seventh Letter de Los Ángeles, apenas un mes después. Su pieza central fue un Acura NSX modelo 1995 que le prestó un amigo, estacionado en el centro de la galería rodeado de conos y banderas de carreras en las paredes.

Vides estaba agotado, pero extasiado. Y lo más significativo de todo es que había encontrado lo que anhelaba cuando marcaba las calles al ser un adolescente: su propio estilo.

En pocos días, Jordan Shoes se puso en contacto con Vides para trabajar en un proyecto, y se abrió la compuerta de los encargos y las solicitudes de colaboración.

Desde entonces, Vides no ha parado de trabajar.

“Josh es ambicioso, le gusta el riesgo, se le dan bien las ventas y los números y todos los oficios”, dice Ben Shenassafar, director general de la marca de ropa Hundreds. Conoció a Vides cuando trabajaba con Hundreds hace 15 años y recuerda bien al joven hambriento y con ganas de demostrar su valía. “No me sorprende verle en la cima donde está hoy”.

Actualmente, el arte de Vides puede verse a través de Facebook Messenger y Facebook Open Arts, un proyecto que destaca a seis artistas de comunidades poco representadas.

“Le interesa ampliar los límites en los que se muestra su arte”, dice Emmett Dzieza, director artístico de realidad aumentada de Facebook Messenger.

En 2019, él y Converse trabajaron juntos en ComplexCon, donde colaboró en una zapatilla deportiva Converse Chuck 70 personalizable que jugaba con su caligrafía única en blanco y negro, pero permitía una mayor metamorfosis a través de paneles de velcro intercambiables y de color.

En 2020, Vides y el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago crearon una exposición que le retó a pintar el pasillo más largo de su carrera con su estilo característico. Para acompañar esta pieza, trabajó en un lienzo de 40 pies que fue cortado y transformado en 30 pares de Converse Chuck 70 únicos. Se subastaron, y la recaudación se destinó al museo.

Vides cree que su don para impartir un brillo mágico-realista a todo lo que toca proviene de su herencia maya, su vínculo ancestral con la civilización mesoamericana que se extiende desde la península de Yucatán hasta Centroamérica.

“No sé hasta dónde se remonta mi familia para que se me considere maya o guatemalteco”, dice Vides, “pero mis padres nacieron allí, y puedo decir que al final tengo sangre indígena”.

Siente una profunda afinidad con esa cultura indígena de obras vastas y misteriosas.

“Si pienso en mis antepasados, todavía no sabemos cómo lograron y crearon muchas cosas. Yo no tuve mucha escuela, pero sí creatividad y pasión”.

Sus padres, que habían intentado orientar a su hijo hacia la universidad, hace tiempo que aceptaron que siguiera otro camino.

“Solo ocurre en Estados Unidos”, dice Óscar Vides, “un país donde el sueño del inmigrante es posible si eres persistente, ingenioso y trabajador”.

Su hijo está de acuerdo - con, como siempre, un giro propio.

“Estoy viviendo el sueño americano hasta cierto punto porque soy un inmigrante de primera generación”, dice. “Pero creo que quitaría el ‘americano’ y diría que estoy viviendo el... sueño en general”, subraya, añadiendo un colorido calificativo.

Sin embargo, no todo puede expresarse en blanco y negro.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio