Anuncio
Share

Vanessa Bryant relata el trato con el “insensible” condado de Los Ángeles el día que murieron Kobe y Gianna

Vanessa Bryant speaks at a podium
Vanessa Bryant habla en nombre de Kobe Bryant, durante la ceremonia de consagración del Salón de la Fama del Baloncesto 2021 en mayo. Vanessa Bryant testificó este mes sobre el día en que su marido y su hija murieron en un accidente de helicóptero como parte de su demanda contra el condado de Los Ángeles.
(Maddie Meyer / Getty Images)

Una asistente de la familia de Vanessa Bryant llamó a la puerta de su casa del condado de Orange el año pasado y le comunicó la noticia: que el helicóptero en el que viajaban su marido, Kobe, y su hija, Gianna, se había estrellado.

“Me dijo que hubo un accidente y que había cinco supervivientes”, declaró Vanessa Bryant a principios de este mes. “Y le pregunté si Gianna y Kobe estaban bien. Y ella respondió que no estaba segura”.

Bryant llamó a su marido pero no hubo respuesta. Se aferró a la idea de que había cinco supervivientes mientras clamaba por más información. Bryant recordó que llamó por teléfono a su madre, pidiéndole que viniera a cuidar a sus dos hijos menores.

“Intentaba llamar a mi marido”, declaró, “y todas esas notificaciones empezaron a aparecer en mi teléfono, diciendo RIP Kobe. RIP Kobe. RIP Kobe”.

Anuncio

Pasarían horas antes de que Bryant fuera informada oficialmente de la muerte de su marido y su hija, según una declaración recién revelada en la que la esposa del fallecido jugador del Salón de la Fama de la NBA detalló su relato del trágico día. Los abogados de Vanessa Bryant presentaron esta semana ante el tribunal el extracto parcialmente redactado de su declaración como parte de su demanda contra el condado de Los Ángeles.

Bryant demandó al condado de Los Ángeles el año pasado, alegando que ella y su familia sufrieron una grave angustia emocional después de enterarse de que los agentes del sheriff del condado de Los Ángeles fotografiaron y posteriormente compartieron fotos espantosas de la escena del accidente en el que murieron su marido, su hija y otras siete personas.

Pero el caso entre Bryant y el condado de Los Ángeles se ha intensificado en las últimas semanas, incluso con la tan esperada declaración de Bryant.

El equipo legal de Bryant está tratando de obligar a que el sheriff Alex Villanueva y el jefe de bomberos del condado de Los Ángeles, Daryl Osby testifiquen. Mientras tanto, los abogados del condado están tratando de obligar a la viuda a someterse a un examen médico independiente antes de un juicio programado para febrero de 2022 en el tribunal federal en el centro de Los Ángeles.

Los abogados del condado sostienen que Bryant no puede estar sufriendo una angustia tan severa por las fotos del accidente que nunca vio y que jamás fueron compartidas públicamente, y quieren un examen psiquiátrico para probar su argumento.

“El hecho es que nunca se han difundido públicamente las fotos del lugar del accidente tomadas por los servicios de emergencia, como confirmó la Sra. Bryant en su declaración”, dijo Skip Miller, un destacado abogado de Century City cuyo bufete fue contratado para defender al condado de Los Ángeles.

“Nos solidarizamos totalmente con la enorme pérdida que ha sufrido. Pero, desde el punto de vista legal, no creemos que pueda verse perjudicada por algo que no ha ocurrido”.

Los abogados de Bryant han contraatacado, diciendo que un examen médico invasivo no es necesario y que su angustia es claramente evidente por su propio testimonio.

“Las tácticas del condado son simplemente un intento cruel de responsabilizar a las víctimas”, escribió el equipo legal de Bryant en una presentación judicial. “En lugar de rendir cuentas por una conducta que el propio sheriff ha calificado de ‘salvajemente inapropiada’ y ‘repugnante’, el condado ha optado porque el caso sea lo más doloroso posible”.

Bryant detalló que tras el aluvión de notificaciones que decían “RIP Kobe”, fue a recoger a su hija Natalia, que esa mañana había asistido a una clase de preparación para el examen de acceso a la universidad.

“Le dije que papá y Gigi habían tenido un accidente. Que no se preocupara. Seguro que están bien porque hay cinco supervivientes”, recuerda Bryant que le dijo a su hija. “Y estoy segura de que papá y Gigi están bien”.

Bryant recordó que se apresuró a ir al aeropuerto para intentar subir a un helicóptero y poder volar rápidamente desde el condado de Orange a Calabasas, donde el helicóptero que llevaba a su marido, su hija y otras siete personas había caído.

Ese plan se frustró rápidamente, ya que el propietario de uno de los helicópteros le dijo a Bryant: “No puedo llevarte. Las condiciones meteorológicas son muy malas”.

Desde el aeropuerto, el director general de los Lakers, Rob Pelinka, condujo a Bryant durante casi dos horas hasta la comisaría de Malibú-Lost Hills del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles.

“No paraba de preguntar si mi marido y mi hija estaban bien”, dijo. “Nadie me respondía”.

Bryant describió una escena caótica en la comisaría, donde la llevaron a diferentes salas.

“Luego nos llevaron a una pequeña zona de armarios donde esperamos y esperamos. Había un sheriff presente. Y le pregunté: '¿Qué está pasando? ¿Por qué nadie me dice lo que está pasando?’”.

Finalmente, el sheriff Alex Villanueva entró a saludar a Bryant, acompañado por un pastor y otra mujer, que luego se identificó como publicista.

“Le pedí que se fuera porque quería privacidad”, dijo Bryant.

Villanueva procedió a contarle a Bryant la muerte de su marido y de su hija, y luego le dijo: "¿Hay algo que pueda hacer por usted?”.

“Y le dije: ‘Si no puede traer a mi marido y a mi bebé, por favor, asegúrese de que nadie les haga fotos. Por favor, asegure la zona’”, recordó Bryant.

Villanueva le aseguró que aseguraría la zona, lo que llevó a Bryant a hacer una petición más directa y urgente.

“Le dije: ‘Necesito que te cerciores de asegurar la zona’”, recordó.

Villanueva se fue, luego volvió y, según Bryant, le dijo: “Todo está bien. La zona es segura”.

Pero semanas después del accidente mortal, una investigación de Los Angeles Times reveló que los agentes del sheriff habían compartido las sombrías imágenes del accidente.

Bryant testificó que la ropa que llevaban su hija y su marido muertos sugiere el estado en que se encontraban sus cuerpos, y la horrible escena que contendrían las imágenes del lugar del accidente.

“Tengo en mi poder la ropa de mi marido y de mi hija. Y puedo decir que ellos... sufrieron mucho”, dijo Bryant. “Y si sus ropas representan el estado de sus cuerpos, no puedo imaginar cómo alguien puede ser tan insensible y no tener ninguna consideración por ellos o por nuestros amigos, y simplemente compartir las imágenes como si fueran animales”.

En múltiples momentos de la declaración, Miller, el abogado que representa al condado de Los Ángeles, se disculpó por las horas de interrogatorio.

“Siento mucho hacerles pasar por esto, pero como dije al principio, tengo que hacer mi trabajo”, dijo Miller.

“No debería pasar por esto. No es solo una demanda”, replicó Bryant.

“Estoy de acuerdo”, dijo Miller. “Pero tú presentaste la demanda”.

Bryant fue tajante: “Quiero que se rindan cuentas”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio