Anuncio
Share

Promesas incumplidas en materia migratoria le pasarán factura a Biden, aseguran activistas en balance de 2021

El candidato demócrata a la presidencia Joe Biden
Joe Biden habla en el teatro The Queen, en Wilmington, Delaware, el jueves 5 de noviembre de 2020.
(Carolyn Kaster/AP)

Las leyes no se generan con solo “soplar y hacer botellas”, como dice el refrán popular. Sin embargo, las promesas en campaña electoral llegan como si se tratara de una lista de deseos a Santa Claus, y ante la falta de cumplimiento un sector de la comunidad inmigrante expresa su cansancio por no ver resultados.

“Cuando estaba en deportación, en el 2008, esperaba que Barack Obama hiciera la reforma migratoria y luego en el 2012, y nada”, rememoró Ulises Guerrero, gerente de un restaurante.

“Se siente uno frustrado, porque Joe Biden prometió la reforma migratoria también y ya pasaron los 100 días y no ha hecho nada”, agregó Guerrero, originario de Tijuana, México. “Los que tienen documentos y las familias de nosotros votaron por ellos, y estamos a la espera de que nos den algo”.

Las oficinas consulares han modificado los horarios en el marco de las fiestas de Navidad y fin de año

A las puertas de que termine el 2021, líderes de organizaciones pro-inmigrantes consultados coinciden en cierto hartazgo de que el partido demócrata utilice la oferta electoral para obtener votos, pero lo que prometen nunca llega a cristalizarse en una votación tras otra.

Anuncio

Lo hizo Barack Obama en el 2008. En el 2020 Joe Biden siguió el mismo libreto, diciendo que en los primeros 100 días aprobaría una reforma migratoria y, además, prometió cambios en el sistema para revertir las políticas anti-inmigrantes que estableció Trump.

“Es un cambio lento”, valoró Gabriela Pinto, abogada de inmigración.

A juicio de la abogada, la administración Biden revirtió todo lo relacionado a la carga pública para el ajuste de estatus migratorio y, también, las solicitudes de mujeres víctimas de violencia doméstica se han visto favorecidas, contrario a lo que pasaba en el gobierno anterior.

Sin embargo, Pinto plantea que si hubiese voluntad política, con solo reformar la sección 245(i) de la Immigration and Nationality Act (INA), se tendría un gran impacto en los inmigrantes que podrían regularizar su estatus gracias a peticiones familiares y laborales.

“Es la manera más fácil y rápida de legalizar a millones de personas”, dijo la abogada Pinto, refiriéndose a la extensión de la fecha de caducidad, fijada como límite el 30 de abril de 2001, para haber sometido ese tipo de solicitudes sin necesidad de salir del país para obtener ese ajuste.

Juan Francisco Sandoval salió de Guatemala por temor a perder la vida. El exfiscal fue removido después encontrar indicios de corrupción de personas cercanas al presidente de la República

Al revisar las medidas de Biden, la abogada de inmigración Elizabeth Uribe observa que la discresión fiscal reestablecida en el actual gobierno ahora es más rigurosa, porque las personas que solicitan asilo deben cumplir demasiados requisitos para calificar.

De acuerdo a Uribe, implementar el Título 42 y el programa “Quédate en México” para solicitudes de asilo es similar a lo que ocurría en la era Trump.

La abogada agrega que al ver la propuesta de reforma migratoria, que se encuentra estancada en el Senado, es muy distinta a la iniciativa que planteó Biden al principio, en donde se ofrecía un camino a la ciudadanía.

“Esto no es suficiente, no es lo que necesitamos, no es una solución al problema”, apuntó Uribe.

“Si nos conformamos con esto, no vamos a tener una propuesta más comprensiva en el futuro. El temor es que digan: ‘Por lo menos ya tienen eso’. Y que ahí se quede, eso no es una solución”, subrayó la abogada Uribe.

Cada semana Salas & Son’s Food distribuye más de 40 mil libras de alimentos ayudando a más de 10 mil personas al mes.

La iniciativa de reforma migratoria ha sido compleja. El último proyecto, conocido como Plan C, aprobado en la Cámara de Representantes en noviembre es muy diferente a la propuesta original, la cual ha encontrado poco apoyo aún entre los mismos demócratas del Senado.

Cecilia Rodríguez, presidenta de Alianza Hondureña de Los Ángeles (AHLA), asegura que la comunidad puso su confianza en Biden, pero al ver que la mencionada reforma migratoria no se ha logrado en el primer año de su gestión le provoca un sabor agridulce.

“Nosotros ya dijimos en varias conferencias (de prensa) que no vamos a votar, ese va a ser el voto de castigo. Tampoco crean los republicanos que vamos a votar por ellos, porque ellos han sido peores”, señaló Rodríguez con malestar.

“Si ellos nos marginan, nosotros también los tenemos que marginar y lo vamos a demostrar con el voto”, subrayó la activista.

Al perder sus empleos, Silvia Navas y Elba Argueta encontraron un trampolín para hacer fluir sus habilidades y crear su propio negocio de postres.

De acuerdo al Centro Pew, en las elecciones presidenciales del 2020 Biden recibió el 59% del voto hispano, mientras que Trump obtuvo el 38%, un apoyo significativamente superior al 25% que recibieron los candidatos republicanos que aspiraban a la Cámara de Representantes en 2018.

En el 2022, habrán elecciones para la Cámara Baja y el Senado, y el comportamiento de la comunidad latina puede ser determinante, como ocurrió en los pasados comicios presidenciales en California, Nevada, Arizona, Colorado, Texas, Nueva York, Pennsylvania, Virginia, Carolina del Norte y Georgia.

En ese sentido, el caso ejemplar es Florida, en donde Biden (52%) y Trump (47%) tuvieron resultados cerrados entre la comunidad latina, según un análisis publicado en el portal as-coa.org.

Si los republicanos toman el control de una de las oficinas como la Casa Blanca, Casa de Representantes o Senado, absolutamente le quitaría a los demócratas la posibilidad de cualquier tipo de reforma migratoria

— Luis Alvarado, analista político

Francisco Moreno, director ejecutivo del Consejo de Federaciones Mexicanas (Cofem), sostiene que todas las organizaciones pro-inmigrantes a nivel nacional han estado “peleando hasta el último momento” por una reforma, en seguimiento a lo que prometió Biden.

“Es un momento triste para la comunidad inmigrante, es una promesa que no se cumple desde la administración Obama, y ahora con Biden una vez más nos fallan”, lamentó el activista.

“Nosotros le hemos dicho al partido demócrata que hay opciones, quizá no las mejores, pero nos están obligando a tomar caminos muy diferentes al que habíamos planeado”, indicó Moreno, dejando entrever que no están casados con el partido de Biden.

Eulalia Chávez Huinac, originaria de Quetzaltenango, se coloca con hieleras y termos a vender sus productos en una acera del vecindario Westlake

El analista político Luis Alvarado plantea que entre los cálculos que hizo Biden no se tomó en cuenta que legisladores de su mismo partido se alinearan con los republicanos, quienes se han unificado para evitar que se aprobaran iniciativas de ley que le diera al partido demócrata “una bandera para ganar las elecciones del 2022”.

La apuesta de los republicanos, agrega el experto, es lograr que los latinos se enfurezcan “y le pasen factura a los demócratas, lo cual les quitaría cualquier opción de poder hacer algo en los años venideros”.

“Si los republicanos toman el control de una de las oficinas como la Casa Blanca, Casa de Representantes o Senado, absolutamente le quitaría a los demócratas la posibilidad de cualquier tipo de reforma migratoria”, puntualizó Alvarado.

La reforma migratoria es una iniciativa que si no se logró en el primer o de Biden, pudiera retomarse en el 2022, cuando se realicen elecciones legislativas. Ahí estarán en juego 34 puestos del Senado y los 435 escaños de la Cámara de Representantes.

José Zelaya, el único diseñador y animador digital salvadoreño de Disney Television Animation, de niño soñaba con “trabajar para Mickey Mouse”.

El politólogo Alberto Juárez entiende que la comunidad esté impaciente, pero advierte que sin el control del Senado es complicado aprobar esa iniciativa de ley, como ocurre en la actualidad. Por esa razón, el especialista señala que las elecciones del próximo año serán fundamentales.

“Aquí debemos tener mayoría en las dos cámaras legislativas para pasar propuestas, no es como en América Latina”, dijo el politólogo.

El experto considera que el enojo contra los demócratas podría entregarle el poder a los republicanos, y esa decisión no significa que a ese partido vaya a interesarle aprobar la reforma migratoria, pues plantea que la gestión de Trump estuvo marcada por políticas anti-inmigrantes.

“No puedo creer que haya personas que vayan a ir a buscar amparo con los republicanos, ellos no van a darnos nada”, concluyó Juárez, profesor de Ciencias Políticas retirado del Colegio Comunitario de Pasadena.


Anuncio