Anuncio
Share

¿Por qué las familias con estudiantes reciben dinero para comida por correo?

Elia Pérez, gerente de servicios de alimentos en la escuela primaria Harborside en Chula Vista.
Elia Pérez, gerente de servicios de alimentos en la escuela primaria Harborside en Chula Vista, sostiene un letrero para que los autos que pasan se lleven un desayuno escolar el 16 de marzo de 2020, el primer día de cierre de escuelas por la pandemia de COVID-19.
(John Gibbins/The San Diego Union-Tribune)

El estado envió miles de millones de dólares a familias con estudiantes, pero hay dinero que sigue sin gastarse y otro llegó a quienes no lo necesitan.

Alyson Gore, una madre de San Diego, se sorprendió al encontrar recientemente un sobre blanco dirigido a su hijo de segundo grado en su buzón.

“Nunca recibe correo”, dijo Gore, cuyo hijo asiste a la escuela primaria Gage en el barrio de Lake Murray. “Pensé: '¿Quién le mandó a mi hijo una solicitud para tarjeta de crédito?’”.

Dentro del sobre había una tarjeta EBT, una tarjeta electrónica de transferencia de beneficios que podía utilizar como una tarjeta de débito para comprar más de 1100 dólares en alimentos.

Gore se sorprendió, porque nunca había solicitado ni cumplido los requisitos para recibir asistencia alimentaria, y ella y su marido no necesitaban el dinero.

Anuncio

“No estamos pasando apuros; tenemos la suerte de poder subsistir”, dijo Gore.

El hijo de Gore es uno de los casi 5 millones de niños californianos que recientemente recibieron beneficios pandemic EBT por correo.

De julio a diciembre, el estado distribuyó 4300 millones de dólares en fondos federales para 4 millones de niños que habrían tenido acceso a comidas gratuitas en la escuela, pero que no lo hicieron debido al cierre de las escuelas el año pasado. Alrededor de 730 mil niños menores de 6 años que viven en familias que también calificaron.

En San Diego Unified, al menos 65 mil de los aproximadamente 98 mil estudiantes del distrito calificaron para el pandemic EBT, según un portavoz del distrito.

Los fondos de EBT se pueden utilizar para comprar alimentos en la mayoría de las tiendas de comestibles, mercados de agricultores y minoristas en línea como Amazon.

Los 4300 millones de dólares son el segundo pago de beneficios pandemic EBT, que corresponden a cuando las escuelas estaban cerradas para el año escolar 2020-21. Anteriormente, se distribuyó una ronda inicial de beneficios por un total de 1300 millones de dólares a 4.4 millones de niños para el periodo de marzo a junio de 2020.

Las tarjetas EBT han confundido a algunos padres que las recibieron a pesar de estar bien económicamente. Algunos dijeron que nunca antes habían calificado o recibido beneficios alimenticios del gobierno.

“Les dije: ‘No las toquen; no las usen’, porque no quiero que me fastidien los impuestos o algo así", dijo Shelley Karp, de sus dos hijos que estudian en Gage. “No debería recibir comida gratis, así que ¿por qué envían esto?”.

Aunque algunas familias podrían no necesitarlo, los defensores dicen que la financiación de las comidas escolares es importante para muchas otras familias que sí lo necesitan.

“El pandemic EBT ha sido un salvavidas realmente importante para muchas familias a lo largo de la pandemia”, dijo Lisa Davis, vicepresidenta principal de la organización No Kid Hungry.

Las escuelas públicas proporcionaron millones de comidas gratuitas durante el cierre de las escuelas, normalmente disponibles para su recogida. Sin embargo, muchas familias no pudieron pasar a recoger esas comidas por falta de transporte o porque la distribución fue en horario comercial, cuando la mayoría de los padres estaban trabajando.

“Dejaron grandes huecos a pesar de los esfuerzos realmente heroicos”, dijo Davis sobre la distribución de comidas en las escuelas. “Ahí es donde entró el pandemic EBT”.

En el marco del programa, las familias reciben 123 dólares en beneficios por niño durante el mes en que su escuela estuvo cerrada. Reciben 68 dólares por mes en que su escuela estuvo abierta para el aprendizaje híbrido, que implicó el aprendizaje en persona parte del tiempo y a distancia parte del tiempo.

California está dando beneficios pandemic EBT no solo a los estudiantes que califican individualmente para las comidas gratuitas o de precio reducido —una medida de pobreza que se utiliza en las escuelas— sino también a todos los estudiantes que asisten a las llamadas escuelas Community Eligibility Provision, o CEP, independientemente de los ingresos.

Las escuelas CEP tienen tantos alumnos que cumplen los requisitos para recibir comidas gratuitas o a precio reducido que reciben suficientes fondos federales para ofrecer comidas gratuitas a todos sus alumnos, incluidos los que no cumplen personalmente los requisitos para recibirlas.

El estado está enviando dinero de EBT a todos los estudiantes de las escuelas CEP para compensar las comidas gratuitas que las escuelas no proporcionaron durante los cierres.

Los hijos de los Gores y los Karps asisten a Gage, una escuela CEP.

Pero muchas familias aún no han aprovechado el dinero de EBT, dijeron los funcionarios estatales.

Alrededor de la mitad de los beneficios EBT, 2 mil millones de dólares, aún no se ha gastado, según el Departamento de Servicios Sociales del estado, que supervisa la distribución de los beneficios y alrededor de 139 millones de dólares de la primera distribución sigue sin gastar.

Los fondos no gastados se devolverán al gobierno federal, que paga el programa EBT de la pandemia, dijo el departamento.

Para las familias, los beneficios de EBT no utilizados expirarán un año después de ser enviados por correo o un año después de la compra más reciente en la tarjeta EBT.

Si una familia no necesita utilizar los beneficios, el departamento sugiere en su sitio web que las familias destruyan las tarjetas EBT no utilizadas.

A Gore se le ocurrió una solución diferente.

Fue a Costco y cargó dos carros con 1100 dólares en mantequilla de cacahuete, pollo enlatado, verduras enlatadas, fórmula infantil, arroz y judías. Luego dejó esos artículos en la colecta de alimentos de Gage y en el San Diego Food Bank.

Gore dijo que se siente en conflicto con el dinero de EBT. Por un lado, la distribución masiva podría ayudar a las familias que no cumplían los requisitos para recibir ayuda alimentaria en el pasado, pero que la necesitan ahora durante la pandemia, dijo.

Por otro lado, se pregunta si debería haber más supervisión a la hora de decidir quién recibe el dinero del EBT. Por ejemplo, dijo, sabe de una familia que no parecía tener derecho a la ayuda alimentaria y que utilizó el dinero del EBT para comprar comida para una fiesta.

“Aprecio que el estado estaba tratando de hacer algo para asegurar que todos tuvieran acceso a los alimentos, pero al mismo tiempo, me gustaría que hubiera habido un poco más de supervisión en la determinación de quién realmente necesitaba eso”, dijo Gore.

Las familias que tiren o pierdan su tarjeta EBT y quieran recuperar sus beneficios no gastados pueden llamar a la línea de ayuda del estado para obtener una tarjeta de reemplazo al (877) 328-9677.


Anuncio