Anuncio
Share

Políticas están enviando a la cárcel a los que piden asilo

Niños yacen en el interior de un centro de detenciones para menores migrantes no acompañados en Donna, Texas.
Niños yacen en el interior de un cetro de detenciones para menores migrantes no acompañados en Donna, Texas.
(ASSOCIATED PRESS)

Activistas proinmigrantes documentan que las políticas actuales del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), apoyadas por Joe Biden, han enviado a decenas de miles de personas en busca de asilo a las cárceles donde sufren largas detenciones, severos daños físicos y psicológicos, negligencia médica, discriminación y otros abusos.

De acuerdo con los activistas, si bien la administración Biden ha tomado algunas medidas para limitar la detención, bajo su guía defectuosa de “prioridades de cumplimiento”, el DHS ha tratado a los adultos solicitantes de asilo como prioridades para la detención y deportación, incluidos disidentes políticos, lesbianas, gays y personas transgénero.

Nuevo negocio celebra la cultura creando velas literalmente con olor latino

El foco de DHS también apunta a sobrevivientes de tortura, activistas de derechos humanos y sobrevivientes de violencia de género, que son encarcelados por períodos prolongados en lugar de permitirles continuar con sus casos desde el hogar, señala un informe publicado este mes titulado “Soy un preso aquí”: Las políticas de la administración de Biden encierran a los solicitantes de asilo.

El informe se basa en información sobre 270 solicitantes de asilo e inmigrantes encarcelados por ICE bajo la administración actual, incluidas entrevistas directas con 76 de ellos.

Anuncio

Los solicitantes de asilo rastreados por la organización proinmigrante fueron encarcelados en promedio durante aproximadamente 3.7 meses después de venir a los Estados Unidos en busca de asilo desde que el presidente Biden asumió el cargo.

Biden incluye en su presupuesto financiación a ‘la migra’: Una carta busca el contrarresto

Estos incluyen muchos de los 66.775 solicitantes de asilo remitidos para entrevistas de miedo creíble, la evaluación preliminar en el proceso de asilo para personas sujetas a expulsión acelerada.

“A medida que la administración Biden pone fin a la política de expulsión ilegal del Título 42, no debe perpetuar el uso cruel e innecesario de la detención contra las personas que buscan refugio”, dijo Rebecca Gendelman, abogada asociada de investigación de Protección de refugiados en Human Rights First y autora del informe.

“El gobierno tiene autoridad legal para conceder la libertad condicional a los solicitantes de asilo y otros inmigrantes”, dijo la abogada.

Preguntas y respuestas: Expansión de MediCal para mayores de 50 cubre tratamientos de diabetes y cáncer

Los lideres comunitarios concluyen que la guía de “prioridades de aplicación” ha fomentado la detención prolongada de meses de personas que buscan seguridad en Estados Unidos.

Los solicitantes de asilo sujetos a encarcelamiento prolongado por parte de la administración Biden incluyen un solicitante de asilo nicaragüense detenido durante tres meses y al que se le negó la libertad condicional como una prioridad de aplicación de la “seguridad fronteriza”; un solicitante de asilo venezolano que vive con el VIH encarcelado durante casi cinco meses; y un activista político haitiano que huía de las amenazas de muerte detenido durante tres meses.

El DHS se ha negado a ejercer su autoridad legal para liberar a muchos solicitantes de asilo, incluidos aquellos que establecen un temor creíble de persecución, señalan activistas.

Preguntas y respuestas: Expansión de MediCal para mayores de 50 cubre tratamientos de diabetes y cáncer

A raíz de la guía de “prioridades de cumplimiento”, el DHS separó a familias que buscaban refugio en la frontera, sometió ilegalmente a niños a detención en instalaciones para adultos, puso en peligro a muchos solicitantes de asilo LGBTQ y colocó a personas con afecciones médicas graves en mayor riesgo durante la pandemia de COVID-19 en curso.

Mas aun, muchos solicitantes de asilo y otros inmigrantes detenidos en centros de detención han denunciado abuso sexual, físico y verbal, uso punitivo de confinamiento solitario, negación de necesidades básicas y negligencia médica.

Gendelman opinó que la elección de detener a los inmigrantes pone en peligro sus vidas, “separa familias, inflige traumas, desperdicia recursos y castiga a las personas por ejercer su derecho legal a solicitar asilo”.

Agregó en el reporte que también la administración ha persistido en utilizar la deportación acelerada fundamentalmente defectuosa contra los solicitantes de asilo detenidos. Como resultado, el DHS ha deportado ilegalmente a solicitantes de asilo sin entrevistas de miedo creíble o ha ordenado la expulsión de personas a través de determinaciones negativas de miedo creíble claramente erróneas.

El informe pide a la administración de Biden que ponga fin a la detención masiva de solicitantes de asilo y brinde una bienvenida humanitaria a las personas que buscan protección, incluso a través de iniciativas de apoyo de casos basadas en la comunidad.


Anuncio