Anuncio
Share
Sabor

El secreto para la mejor comida sin carne está en la salsa

Sizzling ginger scallion sauce with pan-seared tofu
Vierta la salsa con una cuchara justo antes de servir.
(Mariah Tauger/Los Angeles Times)

Si alguna vez ha comido en un restaurante vegetariano chino, probablemente no haya extrañado el pollo en el kung pao, con la misma salsa que el original, el sustituto de las aves de corral apenas afecta su placer y nostalgia.

El tofu frito en una sartén, que se fríe hasta que esté crujiente por fuera, desarrolla una agradable masticación que recuerda al pollo. Cuanta más agua pueda escurrir de las rebanadas de tofu, mejor será la textura después de la cocción.

Sin embargo, lo que realmente le da sabor a este plato es la salsa de jengibre y cebollín. Cada versión combina jengibre y cebolletas picadas con aceite.

Algunos cocineros mantienen todo crudo para obtener un brillo vigorizante. Otros saltean los aromáticos hasta casi caramelizarlos. Yo logro un balance entre los dos, chisporroteando brevemente la mezcla con aceite caliente para ablandar el jengibre y los cebollines, y luego sacando la mezcla de la estufa rápidamente para mantener un poco de frescura.

Anuncio

Sabrosa y fragante, esta salsa sabe bien con cualquier cosa, ya sea tofu, verduras o fideos (y, por supuesto, pollo, huevos y pescado también).

Salsa chisporroteante de cebollín y jengibre con tofu a la sartén

Tiempo total de preparación: 15 minutos. Rinde 4 porciones.

Tenga cuidado al verter el aceite caliente sobre el jengibre y las cebolletas, ya que salpicará un poco. Esta receta hace mucha más salsa de la que se necesita para un paquete de tofu, lo cual es estupendo porque se mantiene bien y tiene un sabor extra maravilloso sobre casi cualquier cosa. Si lo desea, puede reducir a la mitad las cantidades que se indican a continuación para obtener una porción más pequeña.

Anuncio

Ingredientes

  • 1 caja (14 onzas) de tofu firme, bien escurrido
  • 1 pieza de 5 pulgadas de jengibre, pelada y picada
  • 1 manojo grande de cebollines, cortados y picados
  • 1 cucharadita de sal kosher, y más
  • ½ taza más 2 cucharadas de aceite de cártamo u otro aceite de sabor neutro
  • 1 cucharadita de vinagre balsámico, preferiblemente balsámico blanco
  • Arroz al vapor, para servir

Instrucciones

PASO 1
Corte el tofu en rebanadas de ¾ de pulgada de grosor en forma transversal. Presione entre capas de toallas de papel para eliminar la mayor cantidad de líquido posible. Deje reposar entre más toallas de papel secas para seguir escurriendo.

PASO 2
Combine el jengibre y los cebollines en un recipiente mediano a prueba de calor y espolvoree con la sal. Caliente ½ taza de aceite en una sartén antiadherente grande a fuego medio-alto hasta que brille, aproximadamente 2 minutos. Con cuidado, vierta el aceite caliente sobre la mezcla de jengibre y cebollín en el bol. Chisporrotea, burbujea y salpica, así que intente hacerlo con el brazo extendido.

PASO 3
Cubra la misma sartén con las 2 cucharadas restantes de aceite y caliente a fuego medio-alto hasta que brille. Añada cuidadosamente las rebanadas de tofu en una sola capa. Cocine, volteando una vez, hasta que estén doradas por ambos lados, unos 7 minutos.

PASO 4
Mientras el tofu se cocina, revuelva el vinagre en la salsa de jengibre y cebollín. Pruebe y sazone con más sal si lo desea.

Anuncio

PASO 5
Divida el arroz caliente entre los platos de servir y cubra con el tofu, luego la salsa. Sirva con más salsa a un lado. Reserve el resto de la salsa para otra comida.

Variación

Salsa picante y chisporroteante de cebollín con jengibre: Agregue 1 chile fresco picado, sin semillas si lo desea, al jengibre y a los cebollines en el tazón.

Preparar por adelantado
La salsa puede ser refrigerada en un recipiente hermético hasta por una semana.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Pour the hot oil carefully over the ginger and scallions.
Vierta el aceite caliente con cuidado sobre el jengibre y los cebollines.
(Mariah Tauger/Los Angeles Times)


Anuncio