Muñecas rotas, cuellos torcidos y conmociones cerebrales: La brutalidad de los clavados olímpicos

A diver plunges into the pool
Un miembro del equipo de Japón completa un clavado en los Juegos Olímpicos de Tokio.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)
Share

Los clavadistas olímpicos experimentan muchas de las mismas lesiones que afectan a los atletas de deportes de contacto más tradicionales, y el dolor comienza antes de tocar el agua.

Los clavadistas olímpicos miran la piscina de forma un poco diferente al resto de nosotros. Ven ángulos y atracciones moleculares y fuerzas de cohesión. Reconocen las desafortunadas circunstancias que pueden hacer que entrar en el agua sea como “golpearse contra el suelo”.

Esta es la ciencia de su deporte. Un cuerpo humano cayendo en picado desde una plataforma de 10 metros, de cabeza, alcanzando velocidades de aproximadamente 32 millas por hora. La repentina sacudida de la tensión superficial del agua, relativamente alta, de 72 milinewtons por metro.

“La gente no tiene ni idea”, dice Kassidy Cook, veterana del equipo nacional de Estados Unidos y exolímpica. “Cuando golpeas el agua, es tan dura como concreto durante una fracción de segundo antes de ingresar (al agua)”.

Así que, mientras la competencia de saltos de trampolín se desarrolle en los Juegos de Verano durante la próxima semana, los competidores parecerán gráciles en la televisión, sus saltos y giros serán deslumbrantes y elegantes. Pero hay que saber que muchos de estos competidores tienen un largo historial de dolor.

Anuncio

Muñecas rotas y hombros dislocados. Cuellos y codos torcidos y tímpanos rotos. Las conmociones cerebrales son relativamente comunes, al igual que las contusiones pulmonares en las que la fuerza del impacto magulla los pulmones.

Cada zambullida envía ondas de choque a través de músculos, ligamentos y huesos. Los constantes golpes no son muy diferentes a los de un liniero ofensivo en la NFL.

“Este es un deporte de contacto”, dice John Locke, el principal médico del equipo de clavados de Estados Unidos. “Somete tu cuerpo a muchas fuerzas negativas que tienes que superar para ser un atleta olímpico”.

Compitiendo en Tokio con un tornillo en su muñeca reparada quirúrgicamente, tendinitis rotuliana en ambas rodillas y problemas en la parte baja de la espalda, el miembro del equipo estadounidense Brandon Loschiavo explica: “Cuando entras en el agua, sientes un fuerte golpe”.

Two divers in midair.
Los estadounidenses Michael Hixon, a la izquierda, y Andrew Capobianco compiten en la final de trampolín de 3 metros sincronizado.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

La competencia en Tokio continuará con el trampolín de 3 metros femenino, ya que las pruebas individuales comienzan el viernes. La mayor parte de la atención se centrará en lo que podemos ver, los clavadistas lanzándose hacia arriba y hacia afuera desde la plataforma o el trampolín, generando una velocidad hacia adelante que los lleva en un arco gradual hacia el agua.

Anuncio

La rotación, tan importante, debe comenzar inmediatamente si quieren ejecutar cuatro o más volteretas en solo 1½ segundos de tiempo en el aire. Durante toda la caída, deben ser conscientes de la posición de su cuerpo en el espacio mientras mantienen un ojo en el agua que se acerca rápidamente con la esperanza de entrar lo más recto posible.

“La caída de rodillas es una de las peores cosas que pueden suceder. A mí me pasó muchas veces cuando empecé. Una de esas veces me rompí el LCA [ligamento de la rodilla]”.

KRYSTA PALMER, CLAVADISTA ESTADOUNIDENSE

La otra parte -el dolor- comienza incluso antes de mojarse.

La prueba de 10 metros, el equivalente a saltar desde un edificio de tres pisos, puede provocar lesiones por esfuerzo repetitivo al caer repetidamente desde una plataforma. Los clavadistas de tres metros deben lidiar con el empuje del trampolín.

“Las caídas de rodillas son una de las peores cosas que pueden suceder”, dice Krysta Palmer, que terminó octava con Alison Gibson en la prueba de 3 metros sincronizados. “Eso me pasó muchas veces cuando empecé. Una de esas veces me rompí el ligamento de la rodilla ACL”.

Aunque los clavadistas de trampolín parten de una altura inferior, compensan gran parte de esa diferencia al saltar al aire desde el tablero, por lo que su velocidad en el impacto no es mucho menor.

En última instancia, todos los clavadistas deben enfrentarse al hecho de que las moléculas de la superficie del agua se cohesionan con más fuerza que las de abajo. Esta resistencia varía ligeramente en cada piscina, influida por la temperatura, el filtrado y el drenaje.

Two Chinese divers celebrate at poolside
Los clavadistas chinos celebran su medalla de oro en el trampolín de 3 metros sincronizado masculino.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Si hay lo que Jones llama un “eslabón débil” -un músculo que no es tan fuerte como los demás- la lesión se abrirá paso allí.

Los trajes de baño ceñidos no proporcionan ninguna defensa, aunque los atletas suelen vendarse las muñecas y las manos. En un abrir y cerrar de ojos, sus cuerpos deben desplazar litros y litros de agua al entrar.

Anuncio

“La gravedad te hace descender y el agua te detiene de repente”, dice el Dr. Nathaniel Jones, profesor asociado de cirugía ortopédica que trabaja con clavadistas en el Centro Médico de la Universidad de Loyola, en Illinois. “El cuerpo se desacelera rápidamente en el impacto, por lo que hablamos de la ‘cadena cinética’”.

El objetivo es distribuir el impacto a lo largo de esta “cadena” de manos, muñecas, codos y hombros.

El proceso requiere entrar en el agua en ángulo perpendicular, con los brazos extendidos, las manos superpuestas y las palmas hacia el agua. El buceador está, esencialmente, tratando de hacer un agujero en la superficie y deslizarse lo más limpiamente posible a través de una pequeña abertura.

“Si fallas en el agarre de la mano, toda la presión del agua pasa por tu tríceps”, dice el buzo británico Noah Williams, explicando cómo una vez se desgarró ese músculo. “No es divertido, pero viene con el deporte”.

Una entrada perfecta se llama “rip” porque suena como si se rasgara un papel. Loschiavo lo describe como “cortar mantequilla caliente”. Para los jueces, significa una puntuación más alta; para los atletas, significa escapar del dolor.

Pero evitar el dolor no siempre es posible, ya que los clavadistas de élite realizan una vertiginosa serie de picas, pliegues y saltos mortales.

Girar demasiado o muy poco, incluso unos pocos grados, hará que el cuerpo golpee el agua en un ángulo incómodo. Cualquier tipo de torsión o desequilibrio puede provocar tensión en las rótulas.

 A diver holds his legs in midair.
Un clavadista se sumerge durante el calentamiento.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Los riesgos han ido aumentando a medida que el deporte ha ido evolucionando, exigiendo a los olímpicos que intenten inmersiones con grados de dificultad cada vez más elevados.

"¿Has caído alguna vez de panzazo a una piscina?” pregunta Cook. “Imagina que lo haces desde 4 metros de altura mientras das múltiples volteretas y lo mucho que te dolería”.

Anuncio

Como médico del equipo, Locke se maravilla de cómo los clavadistas superan su miedo después de lesionarse. Dice: “Solo tienen que volver a salir y golpear el agua de nuevo”.

Cook, de 26 años, compitió el mes pasado en las pruebas de Estados Unidos con una fractura por estrés en el hombro -cada zambullida le provocaba una mueca de dolor- y quedó a poco de entrar en su segundo equipo olímpico. En la misma competencia, Steele Johnson, medalla de plata en los Juegos de Río de Janeiro, tuvo que retirarse con un pie tan lesionado que apenas podía caminar por la cubierta de la piscina.

“He pasado por dos cirugías”, dijo a NBC Sports. “En algún momento tienes que tomar la sabia decisión y dar un paso atrás para centrarte en tu salud más que en la gloria olímpica”.

Hay otra cosa que no podemos ver desde las gradas o viendo la televisión. Se trata de cómo aumentar la puntuación de los jueces minimizando las salpicaduras.

Justo debajo de la superficie, los clavadistas ejecutan lo que llaman “nadar” o “salvar”. Extendiendo los brazos y dando una voltereta hacia delante o hacia atrás bajo el agua, pueden fomentar la ilusión de una entrada vertical y arrastrar el agua extra hacia ese agujero con ellos, en una maniobra que pone en tensión los músculos de la espalda baja y los flexores de la cadera.

A todo esto, se añaden las lesiones por sobrecarga derivadas de miles de horas de práctica a lo largo de una carrera. La clavadista canadiense Caeli McKay llegó a Tokio con una lesión en el tobillo que dificultó su preparación: “En los entrenamientos solo puedo hacer 25 inmersiones al día, así que estoy haciendo que cada una de ellas cuente”.

Las mejores competidoras tratan de protegerse fortaleciendo los hombros, los brazos y los músculos del núcleo en la sala de pesas. Se estiran constantemente para mantenerse flexibles. Practicar la técnica desde un trampolín y aterrizar en una almohadilla de espuma, lo que se conoce como entrenamiento en seco, también ayuda.

“Es un deporte de repetición”, dice Loschiavo.

Casi todo el mundo se lesiona en algún momento: es un hecho de competir a un alto nivel. Así que la última pieza del rompecabezas para los que quieren llegar a los Juegos Olímpicos es la preparación mental.

Los 59 pasos que hay que dar para subir a la plataforma de 10 metros, los momentos de tensión en el borde con los brazos extendidos, dejan mucho tiempo para tener dudas.

Anuncio

Two divers celebrate poolside.
Michael Hixon, a la izquierda, y Andrew Capobianco, de Estados Unidos, celebran su medalla de plata en el trampolín de 3 metros sincronizado.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

“Lo tienes registrado en la mente, con este clavado me lastimé antes”, dice Cook. "¿Y si me vuelvo a lastimar?”.

La visualización puede aliviar la ansiedad. Los clavadistas construyen la confianza con esos entrenamientos en tierra firme y con el entrenamiento con pesas. Estudian la ciencia y encuentran formas de superar el dolor.

“Cada vez que la gente oye hablar de las lesiones, piensa: '¿De verdad? ¿Por hacer clavados?’” dice Cook. “No saben lo cruel que puede ser el agua”.

Es la parte de este deporte que no vemos.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.