Anuncio
Share

Simone Biles tenía ‘los twisties’. Una gimnasta explica el temido bloqueo mental del deporte

Simone Biles performs on the vault Tuesday.
Simone Biles realiza una prueba de salto durante los Juegos Olímpicos de Tokio el martes.
(Ashley Landis / Associated Press)

Estas palabras provocan escalofríos en casi todos los gimnastas.

Los ‘twisties’. Es el bloqueo mental que hace que los gimnastas, incluso los que están en la cima de su carrera como la superestrella estadounidense Simone Biles, pierdan el control de sus cuerpos mientras están en el aire.

Biles, que alegó problemas de salud mental tras retirarse de la final por equipos de gimnasia femenina y de la final individual del All-Around del jueves, mencionó que le dieron “los twisties” durante un salto que hizo en su única rutina de la competencia final por equipos.

Ver a la casi imperturbable Biles flaquear fue impactante para muchos, pero para aquellos que han experimentado la alarmante sensación de que sus cuerpos se desconectan de sus mentes mientras están boca abajo, también les trajo malos recuerdos.

Anuncio

“Es algo así como olvidar de qué manera girar tu cuerpo en el aire”, dijo el exgimnasta de la UCLA JaNay Honest. “Es realmente aterrador porque cuando estás haciendo un ejercicio como los que hace Simone ... es realmente peligroso”.

En otros deportes, podría llamarse “los yips”. Bloqueos mentales similares impiden de repente a los lanzadores tirar la pelota al otro lado del plato o a los jugadores de baloncesto realizar tiros libres. Pero si a un gimnasta le sucede, las ramificaciones podrían ser mucho peores que un tiro fallado o un error en el marcador.

“En nuestro deporte, esencialmente nos lanzamos a una piscina [sin] agua”, tuiteó la ex medallista de oro olímpica Dominique Moceanu. “Cuando se pierde la capacidad de encontrar el suelo -lo que parece que fue parte de la decisión [de Biles]- las consecuencias pueden ser catastróficas. Tomó la decisión correcta para el equipo y para ella misma”.

Biles se retiró de la final por equipos después de competir en salto, donde estaba previsto que realizara 2½ giros en el aire, pero obtuvo una puntuación de 13.766 tras completar solo 1½ giros. Su puntuación, que contaba para el total del equipo, era más de un punto inferior a su puntuación de clasificación en la prueba. Sin Biles, el equipo de Estados Unidos se recuperó para asegurar la medalla de plata.

Anuncio

En el salto, Biles desplegó sus brazos y abrió su giro antes de aterrizar. Pero, como señaló la exolímpica Laurie Hernández en el programa Peacock de la NBC, la cabeza de Biles seguía girada hacia un lado cuando aterrizó, lo que indicaba que quería seguir girando. Las señales mixtas indicaron que Biles perdió brevemente su posición en el aire.

Después, se oyó a la joven de 24 años en la retransmisión televisiva decir a los entrenadores que no confiaba en sí misma. Minutos después se retiró de la competencia.

“Hay momentos en los que entras en el gimnasio y no te encuentras en buen estado de ánimo y es necesario que les digas a tus entrenadores: ‘No debería hacer gimnasia hoy’”, dijo Honest. “Porque simplemente no te sientes segura”.

Honest, que ayudó a la UCLA en el campeonato de equipos de la NCAA en 2018, dijo que en su caso su cuerpo terminó haciendo cosas impredecibles. La co-campeona de barras asimétricas de la Pac-12 en 2016 podría haber tenido la intención de completar un doble-back en suelo - un backflip con dos rotaciones en el aire - pero en lugar de ello aterrizó después de un flip.

Anuncio

La sensación llegó a ser tan aterradora para Honest que retocó sus rutinas para centrarse más en las vueltas. Pero con Biles en plena competencia olímpica, no es posible hacer cambios drásticos.

Desmontar el bloqueo mental puede ser un proceso arduo. La entrenadora de gimnasia del estado de Oregón, Tanya Chaplin, dijo que el equipo trabaja con psicólogos deportivos y con su personal médico para entrenar a las gimnastas en los giros. Se preguntan si es la propia habilidad o las fuerzas externas y el estrés lo que agrava la situación. Al igual que Honest, intentan trabajar en torno a las rutinas problemáticas, si es posible.

Cuando el cuerpo no está en condiciones de completar las habilidades difíciles, es importante volver a entrenar la mente en lo básico, dijo Honest, que es analista en Pac-12 Networks.

Utilizó las repeticiones mentales para ayudar a desenredar su mente imaginándose a sí misma completando habilidades perfectas una y otra vez. Cuando su mente estaba lista, entonces podía trabajar físicamente volviendo a entrenar las habilidades en fosas de espuma o en colchonetas adicionales.

Anuncio

“Para mí, la gimnasia es un 10% física”, dice Honest, “y un 90% mental”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio