Anuncio
Share

Para Isalys Quiñones, alcanzar el sueño olímpico significó equilibrar pasiones

Puerto Rico's Isalys Quinones dribbles a basketball while looking up.
(Charlie Neibergall / Associated Press)

Isalys Quiñones no se preocupó por lo que tenía que hacer para representar a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de Tokio mientras iniciaba su carrera como ingeniera ambiental.

Isalys Quiñones tenía una opción.

Podía perseguir su sueño de jugar al baloncesto profesionalmente, para ser como sus jugadoras favoritas Lisa Leslie y Candace Parker, o trabajar en una carrera como ingeniera medioambiental.

Había firmado un contrato para jugar profesionalmente en Grecia, pero tres semanas después, la pandemia cerró su liga. Volvió a Chula Vista, a casa de sus padres, y trató de resolver su dilema: baloncesto o trabajo.

“Así que estuve haciendo un poco de ambas cosas”, dijo Quiñones.

Anuncio

Después de meses, las cosas no han cambiado y Quiñones es titular en el centro del equipo de baloncesto femenino de Puerto Rico mientras trata de mantenerse al tanto en su trabajo. Su teléfono se llena de noticias sobre los horarios de los entrenamientos y los lanzamientos de nuevos productos mientras se enfrenta a jugadores profesionales de baloncesto de todo el mundo.

Aremi Fuentes se consagra con la presea de bronce en levantamiento de pesas en su estreno en Tokio 2020

La mayoría de las mujeres a las que intenta superar están estudiando sus estadísticas en internet mientras Quiñones, que se está especializando en estadística en Dartmouth, gestiona su perfil de LinkedIn.

Su lugar en dos mundos -el de los negocios y el del baloncesto- la obligó a enfrentarse a cuestiones que no todos los que juegan este deporte en los actuales Juegos Olímpicos tienen que afrontar. La más importante, dice, es si debe o no contar a los posibles empleadores su otra vida como atleta olímpica.

Anuncio

“Eso fue lo más difícil para mí a la hora de buscar empleo”, dijo Quiñones, de 23 años. “¿Dejo que la gente sepa que va a haber ciertos momentos en los que no voy a trabajar? ¿Les gustará tener a deportistas entre sus trabajadores?”.

Ante la escasez de puestos de trabajo, Quiñones quiso mantener ese secreto, dejando fuera de su currículum todo el asunto relacionado con sus entrenamientos olímpicos, mientras buscaba un empleo que le permitiera hacer del mundo un lugar más consciente del medio ambiente.

Quiñones había oído muchas historias de mujeres que practicaban su deporte a escondidas de sus jefes a los que no les parecía bien que ocuparan parte de su tiempo practicando.

“La realidad es que la mayoría de las atletas, especialmente en el equipo de Puerto Rico, tienen trabajo, pero acaban teniendo que dejarlo”, dijo Frances, la madre de Quiñones. “Porque la mayoría de los empleadores, ya sabes, no te permiten tomarte un tiempo libre extenso, aunque sea sin sueldo”.

Anuncio

Puerto Rico's Isalys Quinones has the ball while an opponent runs behind her.
Puerto Rico’s Isalys Quinones controls the ball during a game against Belgium on Friday.
(Eric Gay / Associated Press)

Por suerte, Quiñones tenía un antiguo compañero de equipo en Dartmouth que trabajaba en una empresa de la zona de la bahía, QNOPY, que tenía un jefe al que le encantaba contratar a antiguos atletas.

“Siempre que contratamos a atletas”, dice Saurabh Gogate, fundador y director ejecutivo de QNOPY, “me maravilla su ética de trabajo”.

A Frances también le maravilla, ver a su hija compaginar el baloncesto en Otay Ranch con los equipos de la AAU y los compromisos académicos. Pero Dartmouth era diferente.

Anuncio

“Estaba fuera de mi alcance”, dijo Quiñones sobre sus primeras clases.

“Isalys ha tenido mucha presión encima y ha sido capaz de equilibrarla y llegar a un nivel olímpico”

FRANCES QUIÑONES, MADRE DE ISALYS

Durante su primer invierno en Dartmouth, Quiñones no jugaba mucho. El trabajo era duro. Entre lágrimas, llamó a su madre para decirle que la necesitaba. Frances había estado leyendo sobre las presiones que sufren los atletas tras el sonado suicidio de un corredor en Penn.

Frances tomó un avión.

Anuncio

“Hasta el día de hoy, no sé la razón por la que me necesitaba”, dijo Frances. “Ser un atleta y un Ivy Leaguer no es fácil”.

Las cosas mejoraron. Quiñones encontró su pasión -la ingeniería- después de que un proyecto de clase consistiera en diseñar una silla de cartón que pudiera sostener a una persona. Y en la cancha, su talento era innegable, una gran pívot con habilidades de escolta y un gran salto. Un estirón de 15 centímetros en el verano le proporcionó habilidades de escolta con extremidades de pívot.

En su último año en Dartmouth, cuando promediaba 14 puntos por partido, Isalys pudo sorprender a su madre con una visita antes de la exitosa operación de Frances para tratar el cáncer de mama.

“Isalys ha tenido mucha presión encima y ha sido capaz de equilibrarla y llegar a un nivel olímpico”, dijo Frances. “No creo que mucha gente tenga ese tipo de estrés y sobreviva a él”.

Anuncio

Se graduó y se quedó un año más para seguir estudiando ingeniería medioambiental.

Mientras eso ocurría, Frances, que nació en Puerto Rico y sirvió en el ejército estadounidense antes de retirarse, llamó y averiguó lo que Isalys tenía que hacer para jugar con el equipo nacional de la isla. Isalys voló para una prueba, entró en el equipo y, finalmente, después de que Puerto Rico se clasificara en un torneo de la FIBA en febrero de 2020, se dirigió a Tokio.

Pero la pandemia de COVID-19 lo dejó todo en suspenso.

Trabajando a distancia para QNOPY, Quiñones se dedicó a intentar entrenar para los Juegos Olímpicos desde Chula Vista, donde los parques y gimnasios estaban todos cerrados. Antes de que su madre pudiera encontrar pesas adecuadas, Isalys hacía ejercicios de pesas con galones de agua.

Anuncio

Convirtió la sala de estar en un estudio de fitness. Para jugar al baloncesto, compró una canasta en una tienda de deportes y la colocó en un pequeño espacio de su patio trasero. Para compensar el espacio de la cancha improvisada, Quiñones movía el aro para cambiar los ángulos y las direcciones.

Las hojas de trabajo que utilizaba para organizar esos entrenamientos en casa -la fuerza, la destreza y el acondicionamiento- todavía están en la sala.

“Eso era todo para ella”, dice Frances.

Ella programaba sus entrenamientos en torno a su horario de trabajo - todo se hacía a distancia.

Anuncio

Puerto Rico juega por última vez en estos Juegos Olímpicos el lunes por la noche. El mundo real espera, pero los correos electrónicos del trabajo tienen que ser contestados.

Por ahora, el plan es seguir jugando al baloncesto. Quiñones ha firmado para jugar en Francia, y se dirigirá allí a finales de este mes. También quiere seguir trabajando con QNOPY, compaginando el baloncesto y la ingeniería con precisión de experto.

¿Por qué elegir cuando no es necesario hacerlo?

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio


Anuncio