Anuncio
Share

Comentario: La brillantez de Max Scherzer ha auxiliado a los Dodgers ante el desastre de Trevor Bauer

Dodgers starting pitcher Max Scherzer is hugged by teammate Clayton Kershaw in the dugout.
Dodgers starting pitcher Max Scherzer is hugged by teammate Clayton Kershaw in the dugout during the eighth inning of an 8-0 win over the Padres on Sunday.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

La combinación de Max Scherzer y Clayton Kershaw es capaz de llevar a los Dodgers a una Serie Mundial, algo que Trevor Bauer aún no ha logrado.

El domingo, Bill Plaschke llamó a Trevor Bauer “oficialmente la mayor vergüenza en la historia de los Dodgers de Los Ángeles”.

Tal vez. Pero la historia rara vez ofrece un resplandor más brillante que este.

Con Scherzer aquí en lugar de Bauer, los Dodgers tienen una gran oportunidad de ganar la Serie Mundial. En sus primeras ocho salidas con los Dodgers, Scherzer hizo algo que Bauer nunca ha hecho en su carrera.

Ninguno de los equipos en los que Bauer fue titular ha ganado ocho partidos consecutivos.

Anuncio

Scherzer ha iniciado ocho juegos para los Dodgers, y los Dodgers han ganado todos. El récord de Scherzer en esos ocho partidos: 6-0, con un promedio de 0.88 carreras ganadas, cinco bases por bolas y 72 ponches.

“Hemos tenido algunas buenas rachas de lanzadores titulares, pero creo que es difícil para mí elegir cualquier otra racha como esta”, dijo el mánager de los Dodgers, Dave Roberts. “Simplemente no puedo imaginar estar mejor que esto, especialmente en el punto en el que nos encontramos en la temporada”.

Si la temporada termina con los Dodgers en el juego de comodín, podrían enfrentarse a los Padres de San Diego. Los Padres han visto a Scherzer dos veces en tres semanas. Se enfrentó a 51 bateadores. Cinco llegaron a la base. Ninguno anotó.

Dodgers pitcher Max Scherzer records his 3,000th career strikeout in win over Padres.

El domingo, estuvo a cinco outs de un juego perfecto contra ellos.

“Es increíble ver la grandeza que tiene”, dijo Mookie Betts. “Realmente estás viendo lo mejor de lo mejor al observarlo todos los días”.

Scherzer, adquirido en un canje el 30 de julio desde los Nacionales de Washington, lidera las Grandes Ligas con un ERA de 2.17. Podría ganar su cuarto premio Cy Young, un nivel alcanzado por otros cuatro grandes: Roger Clemens, Randy Johnson, Steve Carlton y Greg Maddux. El domingo se convirtió en el decimonoveno lanzador con 3.000 strikeouts en su carrera.

“Todo lo que haga de aquí en adelante seguirá añadiendo a su historia y a su legado”, dijo Roberts.

“Para un equipo, ganar ocho juegos seguidos va más allá de la excelencia rutinaria. Muchas cosas están fuera de su control”.

Piensa en 1988, con el mágico dominio de Orel Hershiser. No cedió ni una carrera en septiembre, de camino a establecer un récord en las Grandes Ligas de 59 entradas consecutivas sin que le anotaran. Los Dodgers no ganaron todos esos partidos, y perdieron el último en 16 entradas, después de que Hershiser hubiera hecho 10 ceros.

Los Dodgers ganaron el campeonato ese año, llevados del brazo de Hershiser, un swing legendario de Kirk Gibson, y un swing ligeramente menos recordado de Mike Scioscia. Apenas se recuerda: Hershiser comenzó el Juego 1 y el Juego 3 de la serie de campeonato de la Liga Nacional, y los Dodgers perdieron ambos juegos. El bullpen lo logró.

En 1981, el delicioso año de la Fernandomanía, los Dodgers estuvieron 8-0 en las primeras ocho salidas de Fernando Valenzuela, y 8-9 el resto del camino. Bien está lo que bien acaba y – como en 1988 – ese año terminó en un desfile.

Este año también podría, si se lograra, sería el primer desfile desde el 88. Los lanzamientos iniciales dominantes pueden llegar muy lejos en octubre, y los Dodgers son más que Scherzer.

Si los Dodgers se llevan la victoria el miércoles, habrían ganado ocho juegos consecutivos iniciados por Julio Urías, al igual que Scherzer. Urías tiene un ERA de 2.98 y lidera las mayores con 17 victorias. Los Dodgers también tienen a Walker Buehler, tercero en la liga con un ERA de 2.32.

Y, aunque suene raro, tienen a otro futuro miembro del Salón de la Fama alineado como su cuarto abridor. El lunes, Clayton Kershaw regresó de la lista de lesionados para hacer su primera salida desde el 3 de julio.

Dodgers starting pitcher Max Scherzer delivers against the San Diego Padres on Sunday.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Los Dodgers ganaron 16 partidos consecutivos con Kershaw en 2017, 10 en 2016 y nueve en 2019.

En 2014, el año en que lanzó su no-hitter, los Dodgers ganaron 13 salidas consecutivas de Kershaw, incluyendo una racha de ocho salidas en las que se fue 8-0 con una ERA de 0.74, seis bases por bolas y 80 ponches.

Kershaw está a 347 ponches de los 3.000.

“Ojalá esté aquí”, dijo Scherzer, “y pueda ver su 3.000 también”.

Eso podría ocurrir en 2023, que por ahora es el último año de contrato de Bauer. Trevor Bauer está de baja por el resto de la temporada en medio de investigaciones por agresión sexual, su futuro es incierto. Kershaw y Scherzer pueden ser agentes libres después de la temporada.

Si Kershaw y Scherzer siguen aquí en 2023, Bauer podría convertirse para entonces en una tenue nota a pie de página en una historia llena de éxitos.

To read this story in English, click here


Anuncio