Anuncio
Share

Los Astros no quieren hablar de trampas ni de la Serie Mundial de 2017, solo de esta

Houston Astros manager Dusty Baker listens to a question during a news conference Monday.
(David J. Philip / Associated Press)

Los Houston Astros están de regreso en la Serie Mundial por primera vez desde que su esquema de trampas de 2017 se hizo público. Insisten en que eso no es una motivación para esta serie.

A estas alturas, los Astros de Houston tratan a toda costa de evitar preguntas sobre el robo de señales.

El día de medios de la Serie Mundial el lunes no fue la excepción.

Antes de su primera aparición en el Clásico de Otoño desde que se hizo público su escándalo de robo de señales a través de botes de basura en 2017, el tema se planteó repetidamente a los jugadores y entrenadores de los Astros durante una serie de conferencias de prensa en Minute Maid Park.

Cada vez que se les preguntó, ellos levantaron sus escudos.

Anuncio

Cada uno insistió en que hay diferentes motivaciones detrás de la última racha de victorias de octubre.

Dijo el campocorto Carlos Correa: “No creo que estemos jugando aquí en la Serie Mundial porque nuestra motivación sea demostrar que la gente está equivocada”.

El tercera base Alex Bregman: “No me preocupa lo que se diga. No me inquieta nada de eso”.

Mánager Dusty Baker: “No nos impulsa la motivación negativa. Creo que este equipo está muy, muy por encima de eso”.

El equipo fue abucheado en casi todas las ciudades que visitó, siendo el blanco de burlas y coros y, en más de un par de ocasiones, de botes de basura lanzados por los aficionados contrarios.

Los medios de comunicación, las redes sociales y, durante la Serie de División de la Liga Americana de este año, incluso el relevista de los Medias Blancas de Chicago, Ryan Tepera, les recordaron en todo momento sus transgresiones pasadas.

Astros reliever Ryan Pressly and catcher Martin Maldonado celebrate their win in Game 6 of ALCS on Friday.
Astros reliever Ryan Pressly and catcher Martin Maldonado celebrate their win against the Boston Red Sox in Game 6 of ALCS on Friday.
(Tony Gutierrez/Associated Press)

Y por mucho éxito que sigan teniendo desde esa temporada 2017, por más que su roster haya cambiado desde entonces – Correa, Bregman, José Altuve y Yuli Gurriel son los únicos cuatro bateadores del equipo roba señales que permanecen –, la historia de las trampas sigue pendiendo sobre sus cabezas.

“No pienso en eso”, insistió Altuve. “Creo que tenemos la misma mentalidad de siempre, que es salir a ganar”.

Esa mentalidad llevó a los Astros a romper las reglas hace cuatro años, cuando desarrollaron un sistema de robo de señales que incluía el uso prohibido de transmisiones de video en vivo para alertar a los bateadores del lanzamiento que se avecinaba a través de fuertes golpes contra un bote de basura del dugout.

Dos años después de que vencieran a los Dodgers por el título de 2017, la historia comenzó a filtrarse.

La temporada pasada el equipo se salvó de la furia de los aficionados porque la pandemia les impidió asistir a los partidos. Pero este año no ha habido forma de escapar de ella.

“Nos atacan en todas partes”, dijo el jardinero Michael Brantley, quien firmó con los Astros antes de la temporada 2019. “Pero lo que hace que este equipo sea tan especial es que hemos estado aquí, dando la cara. Hemos pasado por todo eso. No hay escenario lo suficientemente grande, ni nada que haga la multitud que nos saque de nuestra concentración en el juego”.

Un triunfo en la Serie Mundial sobre los Bravos de Atlanta podría servir para acallar las críticas. Una derrota, sin embargo, les dejaría con el único título manchado de la Serie Mundial colgado sobre sus gradas del jardín izquierdo.

Sin embargo...

“No creo que esa sea su principal motivación”, dijo Baker, quien fue contratado antes de la temporada 2020 después de que A.J. Hinch fuera suspendido y despedido a raíz de una investigación de la MLB.

“Creo que eso es lo que la gente está tratando de hacer. Pero eso no te motiva tanto como enfocarte para ganar, ir tras la excelencia. ... Esto es en lo que tienes que insistir, frente a un yo-contra-el-mundo. Porque después de un tiempo, no puedes seguir con el mismo mantra”.

De hecho, los Astros citaron el lunes otras inspiraciones para su tercera aparición en la Serie Mundial en cinco años.

Graphic show stats and photos of Atlanta's Freddie Freeman and Houston's José Altuve

Altuve ha disfrutado de que su hija mayor, Melanie, de 4 años, está empezando a entender el trabajo de su padre – incluso si todavía no entiende completamente lo que está en juego en los playoffs de béisbol.

“El último partido, cuando ganamos [para ir] a la Serie Mundial, ella pensó que íbamos al campo por los fuegos artificiales”, dijo con una risa. “Pero ella es una gran fanática de los Astros”.

Para Correa, un agente libre pendiente, esta podría ser su última serie como Astro. “Es realmente especial estar aquí una vez más con este grupo de muchachos”, dijo. “No doy por sentado ni un solo segundo de este año”.

Este equipo también fue liderado por una ola de jóvenes estrellas que buscan su primer campeonato. Una rotación que una vez fue encabezada por Gerrit Cole y Justin Verlander, ahora está anclada por Framber Valdez, un prospecto de la República Dominicana que comenzó el Juego 1 del martes, y Luis García, un novato de 24 años que tuvo un promedio de 3.30 carreras producidas esta temporada.

Correa, Altuve, Gurriel y Bregman siguen siendo las principales amenazas ofensivas, pero los sluggers de 24 años Kyle Tucker y Yordan Álvarez fueron los líderes del equipo en carreras impulsadas, porcentaje de slugging y la métrica OPS+ que lo abarca todo.

“Nos hemos ganado la oportunidad de estar aquí”, dijo el coentrenador de bateo de los Astros, Troy Snitker, cuyo padre, el mánager de los Bravos, Brian Snitker, estará en el banquillo contrario. “Somos lo suficientemente buenos para estar presentes”.

Los Astros de 2017 podrían haberlo sido también, incluso sin sus tácticas. Pero ese equipo siempre estará envuelto en la controversia.

“No creo que el alboroto de la gente nos motive en absoluto”, dijo Correa. “Los jugadores nos motivamos para ser mejores cada día, y que se vean los resultados en el campo”.

To read this story in English, click here


Anuncio