Anuncio
Share

Fouts, leyenda de Chargers, no cambiaría a Justin Herbert por ningún otro mariscal de campo

Chargers quarterback Justin Herbert is sacked by Pittsburgh Steelers outside linebacker Alex Highsmith.
El mariscal de campo de los Chargers, Justin Herbert, es atacado por el linebacker externo de los Steelers de Pittsburgh, Alex Highsmith, durante la segunda mitad de la victoria de los Chargers por 41-37 el domingo en el SoFi Stadium.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

El brazo derecho de Josh Allen es un lanzador de cohetes. Patrick Mahomes es el John Elway de su generación. Tom Brady tiene siete anillos de Super Bowl.

¿Y Justin Herbert de los Chargers?

“No cambiaría a Justin Herbert a ningún equipo de la liga en este momento por ningún otro mariscal de campo”, dijo el mariscal de campo del Salón de la Fama, Dan Fouts, localizado en su casa durante el medio tiempo del juego “Sunday Night Football” entre los Chargers y los Steelers de Pittsburgh. “Con él estamos hablando del paquete completo”.

Ni siquiera Fouts podría haber imaginado el drama de la segunda mitad, en la que los Steelers borraron una desventaja de 17 puntos en el último cuarto para tomar la delantera, y los Chargers volvieron a rugir con un pase de touchdown de 53 yardas de Herbert a un Mike Williams para una victoria por 41-37.

Anuncio

Gracias al brillante juego de su mariscal de campo y a una defensa que les cerró las puertas, los Chargers silenciaron el ciclón de Terrible Towels que se agitaban al aire y que prácticamente levantó el techo del SoFi Stadium.

“Terminamos el juego en nuestros términos”, dijo el entrenador de los Chargers, Brandon Staley. “Es la mejor victoria que hemos tenido”.

Para los Chargers, el partido empezó tan bien como terminó. Herbert completó 15 de sus primeros 16 pases, y la única falta fue una caída “fea” -en palabras de Al Michaels, de la NBC- por parte del ala cerrada Donald Parham de un pase por el centro.

Pero los errores llegarían. A finales del último cuarto, Cam Heyward de Pittsburgh incerceptó un pase de Herbert en la línea de golpeo, enviando el balón al aire. El esquinero de los Steelers, Cameron Sutton, se lanzó a interceptar el balón en la 15 de los Chargers faltando 4 minutos y 36 segundos. Eso preparó un touchdown fundamental, con Ben Roethlisberger enhebrando un pase de cinco yardas al ala cerrada novato Pat Freiermuth para el empate 34-34.

Chargers quarterback Dan Fouts is pictured in San Diego  in 1979.
El exmariscal de campo de los Chargers, Dan Fouts, miembro del Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional, dice que no cambiaría a Justin Herbert por ningún mariscal de campo de la NFL.
(Lenny Ignelzi / Associated Press)

Las cosas se veían mal para los Chargers cuando fueron bloqueados en el cuarto down en el siguiente drive, y Pittsburgh se adelantó tres puntos con un gol de campo de 45 yardas con 3:29 minutos por jugar.

El escenario estaba preparado para Herbert, quien tranquilamente conectó pases cortos con Parham y Austin Ekeler, y luego lanzó a Williams para una carrera por la línea lateral, puntuada con un paso alto que evade el tackle.

“Hoy ha estado fantástico en el partido”, dijo Staley sobre Herbert. “Fue el mejor jugador en el campo. Tiene verdaderos instintos, y sus piernas nos ayudaron en el juego”.

El touchdown final fue un momento emblemático para el joven quarterback de los Chargers. Ahora, Fouts admite libremente que Herbert es su jugador favorito y reconoce los lazos que comparten, ya que ambos fueron estrellas de la Universidad de Oregón que se convirtieron en piezas centrales de los Chargers, por lo que sus opiniones tienen un matiz de color azul marino.

Los Steelers llegaron en el momento justo para los Chargers, que habían perdido tres de sus últimos cuatro partidos, con Herbert jugando relativamente bien. A la defensa de Pittsburgh le faltaban jugadores estelares en todos los niveles: los linieros defensivos Stephon Tuitt y Tyson Alualu, el linebacker T.J. Watt, el cornerback Joe Haden y el safety Minkah Fitzpatrick.

“Con la situación de Pittsburgh, parece el rival perfecto en este momento para Justin y los Chargers”, dijo Fouts, sin saber después de la primera mitad lo espectacular que es.

Herbert necesitaba un respiro. Parecía positivamente mortal en las humillantes derrotas ante Baltimore, Nueva Inglaterra y Minnesota contra algunas de las mejores mentes defensivas del juego. Por otra parte, el coordinador defensivo Wink Martindale (Ravens), y los entrenadores en jefe Bill Belichick (Patriots) y Mike Zimmer (Vikings) han derribado a buenos mariscales de campo antes, y no solo a tipos tan novatos como Herbert, que el domingo estaba haciendo su 25º partido como titular.

En cierto modo, Herbert es víctima de su propio éxito. Fue tan sorprendentemente bueno y equilibrado como novato, que creó expectativas poco realistas sobre lo que haría en el segundo año. No ha sido tan estelar bajo presión, forzando algunos lanzamientos contra los rivales mencionados. Y hasta esta semana, Keenan Allen y Williams eran los que tenían más pérdidas de balón (13) que cualquier otro dúo de receptores de la liga.

“En este caso, no me gusta el bajón que ha ocurrido en este segundo año”, dijo Fouts. “La temporada apenas va a la mitad”.

Y ninguna división está más apretada que la AFC Oeste, en la que todos los equipos tienen al menos cinco victorias. Los Chargers se dirigen al grueso de sus juegos de división, con dos contra Denver, en casa contra Kansas City, y una final el 9 de enero en Las Vegas.

Los Chargers saben que pueden avanzar, y saben que tienen a la persona adecuada en la posición más importante.

“Parte del trabajo como mariscal de campo es ser capaz de mover las piezas por cualquier medio necesario”, dijo Staley. “Y eso es lo que hizo esta noche”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio