Anuncio
Share

Cuatro años después de su último duelo, Canelo reitera su desprecio por Golovkin de cara a tercera pelea

Canelo Álvarez (izq.) y Gennady Golovkin (der.)
Canelo Álvarez (izq.) y Gennady Golovkin (der.) tuvieron un intenso cara a cara este viernes en Hollywood. El socio y promotor de Canelo, Eddie Hearn, los mira detenidamente.
(Roberto Cortés/Especial para LA Times en Español)

Tras la derrota ante Bivol, Canelo tomó un paso atrás y se replanteó otro objetivo: sacar de circulación a Golovkin, quien lo ha estado esperando por los últimos cuatro años.

En los últimos cuatro años, Canelo Álvarez frecuentemente ha escuchado la misma pregunta al promover sus diferentes contiendas: ¿te interesa una tercera pelea ante Gennady Golovkin?

El mexicano siempre había respondido con la misma frase: que ya lo había vencido y no representaba para él ningún reto en su carrera.

En ese entonces Álvarez (57-2-2, 39 KOs) estaba concentrado en barrer la división de las 168 libras, meta que logró al destronar a los campeones Callum Smith, Billy Joe Saunders y Caleb Plant. Sin embargo, al buscar más retos en su carrera y seguir ignorando a Golovkin, se topó con el campeón de las 175 libras, Dmitry Bivol, quien lo detuvo en seco en su búsqueda de más títulos en otras divisiones y lo derrotó claramente en mayo pasado.

Tras la derrota, Canelo tomó un paso atrás y se replanteó otro objetivo: sacar de circulación a Golovkin, quien lo ha estado esperando por los últimos cuatro años.

Antes de una revancha ante Bivol, Álvarez prefirió cumplir con el compromiso de una tercera contienda ante Golovkin (42-1-1, 37 KOs), que ya a sus 40 años no es el mismo que enfrentó en 2017 y 2018. La tercera cita entre Golovkin y Canelo estaba programada incluso antes del duelo ante Bivol, debido a que existía el compromiso con la cadena de transmisiones por internet, DAZN.

“Yo no necesitaba hacerlo (subir a las 170 ante Bivol). Quería seguir con mi legado, pero cuando buscas grandezas va a haber tropiezos, pero eso no quiere decir que no lo vas a lograr. Soy una persona muy competitiva, eso no me va a parar en el objetivo que tengo”, declaró Canelo, quien no quiso dar excusas por la derrota ante el ruso pero dejó entre ver que “varias cosas sucedieron” antes del duelo.

Anuncio

Canelo expresó que no le interesaba hablar mucho del combate que perdió ante Bivol, pero dejó en claro que, si se volvía a repetir el compromiso, sería nuevamente en las 175 libras, bloqueando la posibilidad de que el ruso bajara a las 168 libras.

“Si peleo contra Bivol otra vez va a ser en las 175 libras porque no quiero ninguna excusa”, declaró Álvarez.

“Soy una persona de mentalidad muy fuerte, me dolió muchísimo el perder obviamente, porque a nadie le gusta perder, pero la vida es así, se gana y se pierde. La grandeza está en levantarse y seguir, levantarse más fuerte que nunca”, expresó el jalisciense sobre su último tropiezo.

Este viernes, Álvarez y Golovkin presentaron en Hollywood su tercera cita, la cual tomará lugar el 17 de septiembre en el T-Mobile Arena de Las Vegas, Nevada. En 2017, Canelo y Golovkin empataron y luego en 2018 el mexicano se llevó la victoria en la contienda de desempate. Durante múltiples entrevistas con la prensa y también en la conferencia de prensa en The Hollywood Legion Theater, Álvarez calificó varias veces a Golovkin como un hipócrita y lo insultó diciendo que el kazajo “pretende ser buena persona cuando está frente a él”, pero luego habla basura de su carrera en su país.

“Siempre dice que tengo miedo, que no estoy peleando ante los mejores que hay. Ha hablado mucho, por eso es personal para mí”, declaró Álvarez, quien tiene la meta de noquear a su oponente después de empatarle por decisión dividida y luego vencerlo por decisión mayoritaria.

Canelo Álvarez y Eddy Reynoso, su entrenador, aceptaron que fue difícil levantarse de la derrota contra Bivol.
(Roberto Cortés/Especial para LA Times en Español)

Canelo señaló a la prensa que se sentía más motivado y peligroso tras la derrota ante Bivol y que gozaría si puede mandar al retiro a uno de sus rivales más grandes en su carrera.

“Sería tan dulce”, declaró Canelo. “Seré el último peleador al que va a enfrentar”.

Golovkin viene de noquear a Ryota Murata para retener su corona de la Federación Internacional de Boxeo y Organización Internacional de Boxeo en las 160 libras, aunque fue una contienda en la que no se vio del todo bien, aparentando sus 40 años de edad. Para este duelo, Golovkin subirá a 168 libras para tratar de arrebatarle todos los cinturones a Canelo.

Gennady Golovkin (centro) asume el tercer duelo ante Canelo a sus 40 años de edad.
Gennady Golovkin (centro) asume el tercer duelo ante Canelo a sus 40 años de edad.
(Roberto Cortés/Especial para LA Times en Español)

Por su parte, Golovkin declaró que Canelo había mejorado mucho desde su última cita entre ambos en 2018 y que se sabía que cualquiera que fuera el ganador del segundo duelo iba a tener un buen futuro. Aunque difícil de creer, Golovkin dijo que no ha visto las dos peleas ante Canelo, porque “las vivió", pero sabe lo que tiene que hacer el 17 de septiembre.

“Mi estrategia sigue siendo la misma, vamos a tener que boxear”, declaró Golovkin el viernes por medio de un intérprete. Fiel a su estilo, el kazajo fue muy cuidadoso de no entrar en controversias, aunque dijo que los campeones que Canelo había enfrentado en las 168 libras eran legítimos y también un buen negocio de Eddie Hearn, socio de Canelo.

Por otro lado, Johnathon Banks, entrenador del kazajo, expresó que Canelo siempre ha tenido problemas con peleadores con buenos jabs, tal como sucedió ante Bivol. Banks se unió a la esquina de Golovkin en 2018 después de que ‘GGG’ cayó ante Álvarez en la segunda cita bajo la orden de su entonces entrenador Abel Sánchez.

“Yo había dicho que si Bivol llegaba con el jab, iba a ser muy difícil para Canelo ganar esa contienda. Y lo hemos visto, cuando un rival lo domina con el jab, siempre es duro para Canelo el agarrar su ritmo. Sucedió lo mismo en la primera pelea con Golovkin. Él metió mucho los jabs mucho más en la segunda pelea”, declaró Banks.

“Lo hemos visto, cuando un rival lo domina con el jab, siempre es duro para Canelo el agarrar su ritmo. Sucedió lo mismo en la primera pelea con Golovkin”

— Johnathon Banks, entrenador de Gennady Golovkin, sobre la derrota de Canelo ante Bivol

“Bivol es bueno”, se limitó a decir Golovkin con un sonrisa.

Durante la conferencia de prensa, ambos tuvieron un intenso careo y el mexicano volvió a insultar a Golovkin, argumentando nuevamente que había hablado mal de él a sus espaldas, algo que el campeón europeo dijo no entender de lo que estaba hablando su rival. Habrá tiempo para entenderse más cuando ambos se vuelvan a ver las caras en la segunda parada de la gira promocional este lunes en Nueva York.


Anuncio