Anuncio
Share
EEUU

Beverly Hills adora a los turistas, pero no a los autobuses que los transportan

People ride in a tourist van through Beverly Hills.
Personas toman fotos mientras viajan en una camioneta por Rodeo Drive, en Beverly Hills. Los grandes autobuses no pueden cargar y descargar visitantes en ese distrito comercial.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Beverly Hills desestimó silenciosamente una propuesta para permitir que los autobuses turísticos carguen y descarguen pasajeros dentro de su lujoso distrito comercial, un plan impulsado por los líderes de negocios y turismo de la ciudad.

Los pequeños negocios ubicados cerca del sitio sugerido para la parada de autobús, en North Camden Avenue, se opusieron fuertemente a la propuesta. Muchos de ellos firmaron una petición alegando que temían que una parada del autobús turístico allí generara basura, tráfico peatonal, congestión de vehículos y ruido. “Hemos examinado las opciones en el triángulo empresarial durante muchos años y simplemente no existe interés o apoyo de la comunidad para avanzar”, afirmó el vicealcalde de Beverly Hills, Lester Friedman.

El estreno mundial de la exposición itinerante de Louis Vuitton en Beverly Hills la semana pasada demostró que la marca francesa ve cada vez más al sur de California como un mercado vital, a pesar de que ella y otras marcas de lujo han estado ocupadas expandiendo su alcance en el afluente mercado asiático.

En lugar de una parada de autobús turístico cerca de minoristas de alta gama, como Louis Vuitton, Jimmy Choo y Versace, la ciudad lanzó un proyecto valuado en casi $1 millón para mejorar una parada que ya existe en las afueras del distrito comercial.

Dicha parada, en 3rd Street, cerca de una subestación eléctrica y un estacionamiento de la ciudad, renovará su paisajismo, tendrá sombra y baños. Se espera que los lavabos inauguren el lunes.

Anuncio

El año pasado, la cámara de comercio de la ciudad y su oficina de conferencias y visitantes propusieron agregar una parada permanente para autobús turístico en la cuadra de North Camden Avenue al 400, frente a un edificio médico. Ambas instituciones promovieron la idea como una forma de generar tráfico peatonal y ventas para tiendas físicas que habían disminuido sus ventas a manos de los minoristas en línea.

Taylor Swift, una de las superestrellas más polarizantes de la música pop, está inmersa en otra batalla pública, y el mundo se ha dividido rápidamente, como era de esperarse, a favor y en contra de ella.

La idea ganó el apoyo unánime, en diciembre, de la comisión de tráfico y estacionamiento de la ciudad, un panel de ciudadanos que hace recomendaciones al Ayuntamiento.

Pero el plan finalmente nunca llegó a esa instancia. El personal del departamento de desarrollo comunitario de la ciudad lo vetó este año, alegando que había generado demasiada oposición. “Todo el mundo llegó a la conclusión de que esto no va a funcionar”, dijo Aaron Kunz, subdirector de transporte de la ciudad.

Anuncio

Cuando se presentó la idea, ante la comisión de estacionamiento y tráfico de la ciudad, el panel recibió una petición, firmada por 26 comerciantes y responsables de otros negocios cerca de la parada de autobús propuesta. El documento decía que la parada allí crearía “tráfico peatonal excesivo, basura, una atmósfera general de conmoción y una amenaza a la privacidad de nuestros pacientes y clientes”.

Otras zonas de carga de autobuses turísticos en el distrito comercial fueron instaladas y después retiradas a pedido de los comerciantes locales; ello ocurrió varias veces desde la década de 1990.

Incluso sin la parada de autobús, la ciudad contó con más de 7.5 millones de visitantes el año pasado, un aumento del 2% con respecto a 2016, según un informe publicado en mayo por la Oficina de Visitantes y Conferencias de Beverly Hills. El gasto de los turistas generó más de $16 millones en impuestos a las ventas minoristas en 2018, un 4% más que en 2016, según el informe.

Los huéspedes que pasaron la noche en Beverly Hills también generaron $48 millones en impuestos de ocupación transitoria, un aumento del 17% con respecto a 2016.

El gasto de los turistas respalda casi 13.000 empleos en esa zona, según el informe.

Julie Wagner, directora ejecutiva de la Oficina de Visitantes y Conferencias de Beverly Hills, tiene la esperanza de que se pueda encontrar otro lugar para los autobuses turísticos.

“El proyecto está muerto por ahora, hasta que se presente una solución”, informó acerca de una potencial parada del autobús turístico.


Anuncio