Anuncio
Share
EEUU

Tasa de aborto en Estados Unidos el más bajo en 46 años

Anti- and pro-abortion-rights demonstrators outside the Supreme Court
Intercambios acalorados entre manifestantes en contra y a favor del aborto frente a la Corte Suprema en enero.
(Michael S. Williamson )

La tasa de abortos en Estados Unidos alcanzó un mínimo en 46 años en 2017, una caída experimentada tanto en los estados conservadores que han restringido el procedimiento como en los estados liberales que han ampliado el acceso, según un informe publicado el miércoles por un grupo de investigación, que apoya los derechos de aborto.

La tasa nacional disminuyó a 13.5 abortos por cada 1.000 niñas y mujeres de 15 a 44 años en 2017, de 16.9 abortos por cada 1.000 niñas y mujeres en 2011, una disminución del 20%, según datos analizados por el Instituto Guttmacher, que realiza una encuesta a proveedores de abortos, eso es ampliamente utilizado por ambos lados del debate. Continúa una tendencia de décadas en la disminución de las tasas de aborto.

El número de abortos se redujo en un 19% a 862.000 entre 2011 y 2017.

Como se anticipó el 6 de octubre de 2018, el día que el presunto agresor sexual, Brett Kavanaugh, fue confirmado ante el Tribunal Supremo, la ginecología de alto nivel está de vuelta en las noticias.

La caída se produce en medio de una disminución de la tasa de embarazo, un mayor acceso a la anticoncepción y un aumento significativo de las restricciones al aborto en los estados conservadores.

Anuncio

La tasa de aborto cayó dramáticamente en varios estados que promulgaron una legislación antiaborto fuerte en los últimos años, lo que sugiere que algunos de los esfuerzos del movimiento antiaborto en las legislaturas estatales están limitando el acceso.

Cuatro estados que promulgaron leyes que requieren que las clínicas tengan estándares de construcción y seguridad comparables a los hospitales experimentaron algunas de las disminuciones más significativas en su tasa de abortos. Entre 2011 y 2017, la tasa de aborto cayó un 27% en Arizona y Ohio, un 30% en Texas y un 42% en Virginia. El número de clínicas que ofrecen servicios de aborto disminuyó de manera similar en esos estados.

Las mujeres que acuden a salas de emergencia luego de practicarse un aborto, suman tasas más bajas que las que acuden para procedimientos de rutina como colonoscopias y cirugías para extirpar las muelas del juicio, encontró una investigación reciente.

Si bien la Corte Suprema dictaminó en 2016 que esos requisitos eran ilegales, las leyes aún así llevaron al cierre clínicas que no volvieron a abrir.

Anuncio

Es probable que los opositores al aborto aclamen la caída en el número total de abortos en Estados Unidos y el efecto de las leyes. Pero la directora ejecutiva y presidenta de Guttmacher, la Dra. Herminia Palacio, dijo que el enfoque no debería estar en la tasa.

“Bajar la tasa de aborto no es el objetivo aquí, eso es sólo un número”, dijo. “La política debe centrarse en la salud y los derechos de los pacientes, independientemente de cómo pueda afectar la tasa de abortos”.

Delta está empezando con una puerta de embarque, pero planea expandirse. Algunos grupos de derechos de privacidad están descontentos con la tecnología.

El hecho de que la tasa de abortos disminuyó en todo el país, independientemente de las inclinaciones políticas de un estado y cuántas clínicas de aborto tenía, sugirió que varios otros factores están en juego, según Guttmacher. Sólo cinco estados y el Distrito de Columbia informaron aumentos en sus tasas de aborto.

“El 58% de la disminución en el número de abortos en todo el país ocurrió en los 18 estados y DC que no promulgaron ninguna restricción nueva”, dijo Elizabeth Nash, gerente sénior de políticas estatales en Guttmacher. “No existe un patrón claro que vincule estos descensos con las nuevas restricciones”.

Esto no debería ser una sorpresa, ya que es una relación que se conoce desde hace años, pero los estados con las restricciones más severas sobre el aborto también tienen las peores tasas de mortalidad infantil.

California, por ejemplo, ha tratado activamente de ampliar el acceso al aborto. El gobernador demócrata Gavin Newsom a principios de este año firmó una proclamación “dando la bienvenida a las mujeres a California” y elogió su oportunidad de “ejercer sus derechos reproductivos”.

El número de clínicas de aborto en el estado se ha mantenido estable en alrededor de 161 instalaciones entre 2011 y 2017. Pero la tasa de aborto en ese tiempo disminuyó en un 29%, de 23 abortos por cada 1.000 mujeres a 16.4.

Anuncio

Los investigadores señalaron varias causas, incluido un mayor acceso a la anticoncepción como lo requiere la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y una posible disminución de la actividad sexual.

También especularon que más mujeres podrían estar accediendo a medicamentos para el aborto fuera de las clínicas tradicionales o los entornos de proveedores de atención médica, como comprando en línea. Esas pacientes no serían incluidas en estas cifras.

Las tasas de embarazo y natalidad en todo el país también están disminuyendo.

Los cierres de clínicas informados en Texas, Arizona, Ohio y Virginia subrayan un abismo cada vez mayor entre el acceso a proveedores de aborto en partes conservadoras del país y regiones más liberales.

Durante seis años, 50 clínicas cerraron en el sur, incluidas 25 sólo en Texas. Otras 25 cerraron en el Medio Oeste. En comparación, sólo 7 clínicas cerraron en el oeste y 59 nuevas instalaciones se abrieron en el noreste.

“Se está volviendo más polarizado”, dijo Rachel Jones, especialista principal en investigación de Guttmacher. “El acceso al aborto en el noreste y el oeste ha sido típicamente menos restrictivo. Los estados en esas partes del país tradicionalmente han apoyado más los derechos al aborto”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio