Anuncio
Share

El desempleo en EE.UU cae al mínimo en 50 años, incluida la tasa más baja registrada para los latinos

Jobs report
A pesar de que la tasa de desempleo es ultrabaja, el salario promedio por hora cayó un centavo en septiembre desde agosto.
(Wilfredo Lee / Associated Press)

Los empleadores estadounidenses agregaron unos modestos 136.000 empleos en septiembre, suficiente para ayudar a reducir la tasa de desempleo a un nuevo mínimo en cinco décadas de 3.5%.

Las cifras muestran que la contratación se ha ralentizado este año a medida que la guerra comercial entre Estados Unidos y China se ha intensificado, el crecimiento global se ha desacelerado y las empresas han reducido sus gastos de inversión. Aún así, los recientes aumentos de empleo han promediado 157.000 en los últimos tres meses, suficiente para absorber nuevos solicitantes de trabajo y potencialmente reducir el desempleo con el tiempo.

Estados Unidos está “jugando con fuego” al iniciar una guerra comercial con China, y su crecimiento económico caerá en picada en los próximos dos años a medida que el estímulo de los recortes impositivos y los aumentos en el gasto decrezcan, y las tasas de interés se incrementen, según un nuevo pronóstico de la UCLA Anderson School of Management.

Además de emitir los datos de empleos para septiembre, el gobierno también reportó al alza sus estimaciones anteriores de las ganancias para julio y agosto en un total combinado de 45.000. La estabilidad de la contratación en EE.UU, a pesar de su ritmo de desaceleración, puede ayudar a calmar las preocupaciones de que la economía se esté acercando a una posible recesión.

Anuncio

A pesar del desempleo ultra bajo, que cayó del 3.7% en agosto, el salario promedio por hora decreció un centavo, dijo el viernes el Departamento de Trabajo en su informe mensual de empleos. El pago por hora aumentó sólo un 2.9% respecto al año anterior, por debajo de la ganancia del 3.4% interanual al comienzo del año.

Los economistas de Wall Street ven la guerra comercial y la recesión manufacturera en linea para el informe de empleo de septiembre que se publicará el viernes.

En total, es probable que el informe de empleos de septiembre mantenga a la Reserva Federal en camino de reducir las tasas de interés a finales de este mes por tercera vez este año para tratar de ayudar a mantener la expansión.

El debilitamiento del ritmo de contratación sugiere que muchos empleadores son cada vez más cautelosos ante las incertidumbres de las guerras comerciales del presidente Trump y la desaceleración económica mundial. Las empresas han agregado un promedio de sólo 119.000 empleos por mes durante los últimos tres meses, la ganancia más pequeña en tres meses en siete años.

El sector más débil de la economía, la manufactura, que probablemente ya está en recesión, recortó 2.000 empleos en septiembre. Al mismo tiempo, los minoristas perdieron 11.400 empleos, y el trabajo en minería y tala no se modificó.

Cuando la Gran Recesión golpeó, Nevada sufrió como con ningún otro estado, y eso incluyó a Corry Castañeda entre sus muchas víctimas.

Las grandes ganancias el mes pasado fueron en atención médica, que agregó 41.400 empleos, y servicios profesionales y comerciales, que incluyen puestos mejor pagados como ingeniería y contabilidad. Ese sector agregó 34.000 puestos.

Los datos de empleos del viernes subrayaron los beneficios de un mercado laboral para los estadounidenses con salarios más bajos y los trabajadores tradicionalmente desfavorecidos. La tasa de desempleo para los trabajadores sin diplomas de escuela preparatoria cayó al 4.8%, el nivel más bajo en los registros que datan de 1992. La tasa para los latinos cayó al 3.9%, también un mínimo histórico.

Con la expansión económica de Estados Unidos en su undécimo año y el desempleo bajo, muchas empresas han batallado por encontrar a los trabajadores que necesitan. Esa es otra razón por la cual la contratación se ha desacelerado desde el año pasado, cuando el crecimiento del empleo promedió 223.000 por mes.

Las cifras de empleo tienen más peso de lo habitual porque las preocupaciones sobre la salud de la economía están aumentando. Los fabricantes están luchando porque las empresas han reducido el gasto en maquinaria industrial, computadoras y otros productos de fábrica. Y la demanda de exportaciones de EE.UU en el extranjero se ha reducido drásticamente a medida que los conflictos comerciales de Trump con China y Europa han desencadenado aranceles de represalia.

Una medida de la actividad industrial cayó en septiembre a su nivel más bajo en más de una década. Y los nuevos pedidos de artículos manufacturados disminuyeron el mes pasado, informó el gobierno.

La incertidumbre persistente sobre la economía también están afectando a los hoteles, restaurantes y otras industrias de servicios. La medida de crecimiento de un grupo comercial en el vasto sector de servicios de la economía se desaceleró bruscamente en septiembre hasta su punto más bajo en tres años, lo que sugiere que los conflictos comerciales y las crecientes dudas están debilitando la mayor parte de la economía.

Los consumidores siguen siendo en su mayoría optimistas, y su gasto ha mantenido la economía a flote este año. Pero pueden estar volviéndose más cautelosos. La confianza del consumidor cayó bruscamente en septiembre, según el Conference Board, un grupo de investigación empresarial, aunque sigue en un nivel alto.

Los estadounidenses también controlaron sus gastos en agosto después de varios meses de ganancias saludables. El aumento del 0.1% en el gasto del consumidor ese mes fue el más débil en seis meses.

Otras partes de la economía de Estados Unidos aún se mantienen bien. Las ventas de viviendas, por ejemplo, se han recuperado a medida que las tasas hipotecarias han caído, ayudadas en parte por los dos recortes de tasas de interés de la Fed este año. Las compras de casas existentes alcanzaron su nivel más alto en casi 18 meses en agosto. Y las ventas de nuevas viviendas se dispararon.

Los estadounidenses también están comprando autos a un ritmo aún saludable. Los consumidores generalmente serían reacios a realizar compras tan importantes si temieran una recesión.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio