Anuncio
Share
EEUU

Ciudades, estados y compañías prometen cumplir con las metas climáticas de Estados Unidos sin Trump. ¿Podrán?

Blue LA car being charged
BlueLA, un nuevo servicio de transporte compartido, tiene como objetivo proporcionar a los vecindarios de bajos ingresos acceso a los coches eléctricos.
(Mark Boster / Los Angeles Times)

¿Qué tan cerca pueden llegar las ciudades, estados y compañías de Estados Unidos de alcanzar las metas climáticas abandonadas del país sin la ayuda del gobierno federal?

A pesar de la decisión del presidente Trump de retirarse del acuerdo sobre el clima de París, Estados Unidos no ha abandonado completamente el histórico acuerdo internacional.

De hecho, cuando el presidente anunció su intención de abandonar el acuerdo hace dos años, catalizó inadvertidamente una ráfaga de acción climática entre ciudades, estados, empresas y otras organizaciones que siguen comprometidas a reducir las emisiones de carbono para ayudar al mundo a evitar los peores efectos del calentamiento global, dijeron los expertos.

“Eso ya estaba sucediendo, pero la administración Trump realmente le dio un gran impulso sin quererlo”, dijo David Victor, un investigador de políticas climáticas de la Universidad de California en San Diego.

Más de 400 líderes de ciudades se han unido a la asociación de Alcaldes por el Clima, y 17 estados y territorios se han anexado a la Alianza del Clima de Estados Unidos. Ambas organizaciones se han comprometido a cumplir la promesa que hizo el país en París.

Anuncio

Muchos gobiernos de ciudades, condados, estados y tribus también han firmado la declaración We’re Still In, que reitera su apoyo al acuerdo. También lo han hecho 2.200 empresas e inversores, 350 universidades y 200 grupos religiosos.

Juntos, estos actores representan casi el 60% de la economía de Estados Unidos, la mitad de la población del país y el 37% de sus emisiones de gases de efecto invernadero, según una evaluación de America’s Pledge, una iniciativa centrada en acciones climáticas subnacionales dirigidas por el ex gobernador de California Jerry Brown y el ex alcalde de la ciudad de Nueva York Michael Bloomberg.

Si esta colección de gobiernos y organizaciones fuera su propio país, serían el tercer emisor más grande del mundo.

Pero, ¿cuánto pueden hacer para luchar contra el cambio climático en ausencia de liderazgo federal?

Anuncio

Mucho, dijo Carla Frisch, una investigadora del Instituto de las Montañas Rocosas que ha ayudado a escribir informes para America’s Pledge.

“Si tomas todas esas piezas pequeñas y las sumas”, dijo, “es realmente significativo”.

Medio Ambiente

En un análisis de 2018, Frisch y sus colegas encontraron que los compromisos existentes de los actores subnacionales podrían lograr dos tercios de las reducciones de emisiones exigidas en la promesa de París de Estados Unidos. Una mayor participación y medidas adicionales, como la rápida retirada de las centrales eléctricas de carbón, podrían acercar esa cifra al 90%.

Bajo el mandato de Obama, Estados Unidos había prometido reducir las emisiones entre un 26% y un 28% por debajo de los niveles de 2005 para 2025. El país ya está casi a mitad de camino, aunque las emisiones aumentaron en 2018 por primera vez en tres años.

Para abordar la otra mitad, todos los ojos están puestos en las ciudades, los estados y las empresas.

Las ciudades son a menudo promocionadas como líderes climáticos, y muchas se han fijado metas de condiciones atmosféricas agresivas en los últimos años. Varias se han comprometido a obtener toda su energía de fuentes renovables - un objetivo que Los Ángeles se propone alcanzar para el año 2050.

Los Angeles, CA - MARCH 5, 2019 Cyclists navigate the west bound lanes of a new temporary and contr
Los ciclistas circulan por los carriles del oeste de un nuevo carril temporal y controvertido a lo largo de Venice Boulevard en Mar Vista el martes 5 de marzo de 2019. El carril bici encendió la controversia y un infructuoso intento de destitución contra el concejal Mike Bonin, después de que los oficiales de la ciudad removieron un carril de tráfico para instalarlo, creando una forma más segura de circular por el vecindario, pero provocando algunos retrasos de tráfico en una de las principales arterias de la ciudad.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Otros han tratado de enverdecer sus calles ampliando el transporte público y los carriles para bicicletas. El grupo Climate Mayors está haciendo compras a granel de vehículos eléctricos para las flotas de las ciudades.

Anuncio

Muchas comunidades también están aprobando ordenanzas para mejorar la eficiencia energética de los edificios y para satisfacer las necesidades de calefacción, refrigeración y cocina con electricidad limpia en lugar de combustibles fósiles. En julio, Berkeley se convirtió en la primera ciudad de Estados Unidos en prohibir el gas natural en las nuevas construcciones.

Juntos, una acción climática concertada en todas las ciudades de Estados Unidos podría lograr el 36% de las reducciones de emisiones necesarias para cumplir con el compromiso de París del país, según un análisis del Grupo de Liderazgo Climático de las Ciudades C40.

Sin embargo, debido a su tamaño y jurisdicción limitada, las ciudades tienen un poder limitado, dijo Leah Stokes, quien estudia el clima y la política energética en la Universidad de California en Santa Bárbara, y pone más acciones fuertes en Estados Unidos. Hasta la fecha, 37 estados y cuatro territorios han adoptado algún tipo de objetivo de energía renovable, una estrategia que ha sido muy eficaz para reducir las emisiones.

“Esas políticas han sido realmente transformadoras”, dijo Stokes.

La promesa de California de proporcionar energía 100% renovable para 2045 es una de las más ambiciosas. Nueva York ha aumentado recientemente la apuesta con una ley que exige que sólo se obtenga energía limpia para el año 2040, y que el estado alcance un nivel “neto cero” de emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2050.

Cuando mis colegas científicos y yo inventamos Internet hace 50 años, no anticipábamos que su lado oscuro emergería con tanta ferocidad, o que sentiríamos la necesidad urgente de arreglarlo.

Los Estados pueden ofrecer incentivos para la compra de vehículos eléctricos y ampliar las redes de carga. Y tienen amplia autoridad para promover la acción climática en las comunidades e industrias, por ejemplo, estableciendo códigos de construcción estrictos y regulando precios del carbono a través de medidas como el programa de límites máximos y comercio de California.

Según la Alianza del clima de Estados Unidos, los estados miembros ya han reducido las emisiones en un 14% en relación con los niveles de 2005.

Las empresas tienen su propio papel que desempeñar, dijo Jessika Trancik, investigadora de sistemas energéticos del MIT. Más de 1.000 se han unido a la coalición We Mean Business, que aboga por una economía libre de carbono. Las compañías pueden trabajar hacia esa meta comprando energía renovable, limpiando sus cadenas de suministro y creando tecnologías innovadoras para reducir las emisiones.

Anuncio

Sin embargo, muchos están de acuerdo en que esos esfuerzos no son un sustituto de una política nacional sobre el clima.

En primer lugar, queda por ver cuántos de estos compromisos se harán realidad.

“En la mayoría de los casos, todavía estamos en la fase de conversación”, dijo Víctor, quien lamentó la falta de rendición de cuentas rigurosa de muchos esfuerzos subnacionales sobre el clima, que en su mayoría son voluntarios.

“Simbólicamente, es muy, muy popular estar anunciando cosas sobre el cambio climático”, dijo. “Pero el verdadero trabajo de resolver el problema son las actividades de infraestructura muy detalladas, y eso es mucho más difícil”.

Y se necesitarán recortes aún más agresivos para alcanzar el objetivo del acuerdo de París de limitar el calentamiento a muy por debajo de los 2 grados centígrados (unos 3.6 grados Fahrenheit) en comparación con las temperaturas preindustriales. En este momento, las promesas actuales de la mayoría de los países -incluida la de Estados Unidos- son demasiado débiles para lograr ese resultado.

La acción federal podría ayudar en muchos frentes, dicen los expertos. Por ejemplo, existen retos logísticos que el gobierno nacional es el más adecuado para abordar, como la construcción de nuevos tipos de infraestructura para distribuir y almacenar combustible de hidrógeno de combustión limpia. Expandir el uso de las energías renovables también requerirá mover la electricidad a largas distancias en la red, incluso a través de las líneas estatales, que el gobierno federal podría coordinar, manifestó Víctor.

Y hasta que el gobierno establezca una línea de base para la acción climática, habrá muchos rezagados, dijo Stokes.

“Aunque tenemos algunos grandes líderes en este país, como California, la desventaja de no hacerlo a nivel federal significa que hay muchos lugares que no están actuando lo suficientemente rápido”, dijo. Por ejemplo, señaló, la mayoría de los estados del sur no han adoptado objetivos de energía renovable.

En última instancia, tratar con el cambio climático va a requerir mucho dinero (aunque menos que el no hacerlo), y algunos tendrán que venir de las arcas federales, aseguró Stokes.

Las ciudades y los estados ya necesitan ayuda para financiar sus objetivos climáticos y gestionar los crecientes riesgos de los desastres provocados por el clima, como los incendios forestales y las inundaciones. Y muchos están de acuerdo en la necesidad de aumentar drásticamente la financiación para desarrollar nuevas tecnologías energéticas que transformarán la sociedad.

En el pasado, estas inversiones ayudaron a que las fuentes de energía renovable como la energía solar fueran de las más baratas del mercado. Ahora se necesita para hacer avanzar cosas como aviones más ecológicos y combustibles de aviación, dijo Trancik.

Para ella, el problema se reduce a la falta de una fuerte “narrativa nacional” que ayude al país a reducir las emisiones de manera que también genere innovación y oportunidades económicas.

“En realidad no nos permite aprovechar la creatividad y la fuerza de muchas personas de todo el país a las que les gustaría hacer algo al respecto”, dijo.

En este momento, no sólo hay un vacío de liderazgo a nivel federal, sino un esfuerzo concertado para bloquear las acciones estatales que reducirían las emisiones, dijo Víctor. Por ejemplo, Washington ahora está desafiando la autoridad de California para establecer normas estrictas de economía de combustible para automóviles y camiones.

La administración Trump también ha hecho retroceder las políticas de la era Obama dirigidas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, como el Plan de energía limpia. Un estudio encontró que su reemplazo, la Regla de energía limpia asequible, podría aumentar las emisiones y la contaminación del aire en muchos estados.

Aún así, todo el mundo está de acuerdo en que los esfuerzos climáticos de las ciudades, los estados y las empresas son importantes, y que serán necesarios, independientemente de lo que ocurra a nivel nacional.

Y el ímpetu está creciendo, dijo Frisch: “Pienso en ello como una ola que se ha estado formando y que ahora se estrella contra nosotros”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio