Anuncio
Share
EEUU

Los bancos deberían hacer más para proteger a las personas mayores de la ‘estafa de los abuelos’

Benjamin Franklin detail $100 bill
Un hombre del sur de California dice que el empleado de un banco apenas se fijó en una transferencia bancaria relacionada con el fraude que eliminó casi dos tercios de su cuenta de ahorros.
(Getty Images)

Hay muchas áreas donde las empresas podrían estar haciendo más para proteger a los clientes

Es hora de que las empresas dejen de lamentarse sobre la agresividad y la inteligencia de los estafadores, y sean mucho más firmes en la protección de las personas contra el fraude, especialmente la gente mayor.

Digo esto después de hablar con Sal Macaione, residente de Montrose, de 79 años, quien fue víctima el otro día de lo que se conoce como la “estafa de los abuelos”. Si no está familiarizado con esta estrategia particularmente nociva, analizaré los detalles en un momento .

Negocios

Lo que realmente me molestó es que el banco de Macaione, el Banc of California, era poco más que un espectador a medida que se desarrollaba el fraude.

Lo que quiero decir con eso es que cuando Macaione se presentó en la sucursal de Pasadena para enviar $27,000 a los estafadores, dice que el cajero apenas notó una transacción cuestionable que eliminaría casi dos tercios de la cuenta de ahorros de Macaione.

Anuncio

“Preguntó para qué era la transferencia”, recordó Macaione. “Le dije que era personal”.

Y eso fue todo. El dinero desapareció, para nunca ser visto.

Kathy Stokes, directora de programas de prevención de fraude para AARP, dijo: “Los bancos están en una posición difícil” porque, por ley, están obligados a cumplir con la solicitud de transacción de un cliente adulto.

Al mismo tiempo, manifestó que las instituciones financieras pueden y deben hacer más para intervenir cuando se sospecha de fraude.

Anuncio

“Creemos que muchos de estos tipos de estafas se pueden detener”, dijo Stokes. “Cualquiera que esté en posición de ser un intermediario debería salir al paso”.

Hay muchas áreas donde las empresas podrían estar haciendo más para proteger a los clientes.

Las compañías telefónicas, por ejemplo, dicen que están trabajando duro tratando de reducir el volumen de llamadas automáticas y fraudulentas. Sin embargo, como he informado, podrían pasar años antes de que las medidas actuales hagan mella en el problema.

Las plataformas de redes sociales como Facebook podrían estar haciendo mucho más para reducir el volumen de información errónea que circula en línea. Pero se acercan de puntillas al problema e insisten en que su compromiso con la libertad de expresión es mayor que su responsabilidad de publicar información veraz y precisa.

Proteger a las personas mayores del abuso financiero debería ser una prioridad para los bancos, y la mayoría tienen programas para educar a la gente y mejorar la educación financiera. Muchos bancos también capacitan al personal para reconocer posibles fraudes.

Pero no están haciendo lo suficiente, como deja claro el caso de Macaione.

Y estamos hablando de mucho dinero. La Asociación de Banqueros Americanos estima que el abuso financiero de alto nivel cuesta a las víctimas casi $3 mil millones al año. Esa cifra abarca una amplia variedad de fechorías, desde estafas hasta comportamientos escandalosos por parte de miembros de la familia.

La ‘estafa de los abuelos’ es particularmente insidiosa porque se aprovecha del sentido del deber de las personas mayores. Los estafadores saben que si dicen las palabras correctas, alguien mayor entregará casi cualquier cantidad de dinero para que un ser querido haga lo correcto.

Anuncio

Macaione dijo que recibió una llamada de alguien que sonaba como su sobrino, quien dijo que había sido arrestado por un cargo relacionado con drogas en Florida y que necesitaba $27.000 para pagar la fianza.

También en la llamada había alguien que se identificaba como un abogado llamado Donald Underwood, quien argumentó suficiente jerga legal para hacer que la situación pareciera creíble.

Alerta de spoiler: no hay Donald Underwood en el sitio web del Colegio de Abogados de Florida.

La familia Loy se dio cuenta rápidamente de que algo andaba mal con su nuevo cachorro, una bolita peluda de color marrón rojizo a la cual bautizaron Penny.

Macaione no tiene idea de por qué fue que se enfocaron en él o cómo los estafadores sabían el nombre de su sobrino. Una búsqueda en Google no proporciona conexiones obvias.

Dicho esto, Macaione reconoció que cuando recibió la llamada, la voz del otro lado dijo: “Hola, abuelo”, no “Hola, tío Sal”. Macaione dijo que no recuerda haber ofrecido voluntariamente el nombre de su sobrino, pero el estafador rápidamente lo usó para identificarse.

En retrospectiva, Macaione sabe que fue una tontería caer en semejante estratagema. Pero en el calor del momento, con un miembro de la familia que parecía necesitar urgentemente su ayuda, no dudó.

Los estafadores proporcionaron información de la cuenta para la transferencia bancaria. También le ordenaron a Macaione que se mantuviera callado sobre lo que estaba sucediendo y que no se lo contara a nadie.

Anuncio

Macaione dijo que corrió a su banco, transfirió el dinero y esperó la noticia de su sobrino de que estaba fuera de la cárcel. Después de 24 horas, llamó a la casa de su sobrino en Murrietta.

No hace falta decir que el sobrino no estaba en Florida y no tuvo ningún problema.

Macaione dijo que informó el incidente al gerente de la sucursal del Banc of California, quien dijo que investigaría. Macaione también presentó un informe policial.

Nota Roja

Un portavoz del Banc ok California se negó a discutir el caso de Macaione.

“El banco hace un gran esfuerzo para proteger a sus clientes, al tiempo que equilibra nuestras obligaciones legales de ejecutar transacciones en nombre de los clientes según lo solicitado por ellos”, dijo el portavoz por correo electrónico.

Rob Rowe, vicepresidente y abogado principal de la Asociación Estadounidense de Banqueros, dijo que los bancos se toman muy en serio el fraude, como la ‘estafa de los abuelos’.

“Los banqueros definitivamente están haciendo todo lo posible para evitar este tipo de problemas”, aseguró.

Un informe reciente de la asociación dijo que la capacitación de los trabajadores bancarios para detectar y prevenir el fraude “ahora es en gran medida estándar”. Aún así, la experiencia de Macaione muestra que las personas siguen siendo víctimas.

Para estar seguros, mucha gente mayor atrapada en esta estafa pueden ser reacias a discutir su situación, incluso si un cajero intenta intervenir. Los estafadores les dicen que no digan nada.

Además, un cajero puede hacer mucho para detener un posible acto de fraude. El cajero que manejó la transferencia bancaria de Macaione lo cuestionó. Pero como Macaione lo cuenta, todo lo que hizo fue preguntar en general sobre la naturaleza de la transacción. Y luego cableó el efectivo.

¿Cómo pudo haber sido diferente? Bueno, ¿y si el cajero hubiera planteado discretamente la posibilidad de la ‘estafa de los abuelos’?

‘Matar a todos los hispanos’ era el supuesto objetivo del acusado

¿Qué pasaría si el cajero hubiera sugerido a Macaione que al recibir esa llamada, tal vez quiera llamar a su pariente antes de transferir fondos? ¿Qué hubiera pasado si dijera que el banco estaría encantado de proporcionar una oficina privada desde la cual se podría hacer esa llamada en ese momento?

Estos simples pasos habrían ahorrado a Macaione $27,000.

Stokes en AARP observó que los estafadores “saben cómo presionar nuestros botones” e incitan a las víctimas a tomar decisiones emocionales, en lugar de lógicas. Aconsejó a las personas mayores que no contestaran el teléfono si no reconocen el número.

“Escucha el mensaje”, dijo. “Toma un tiempo. Piénsalo”.

Stokes también alentó a todas las empresas con empleados orientados al consumidor (cajeros bancarios, cajeros) a implementar políticas destinadas a ser proactivos en la protección de los clientes.

Tales medidas no tendrían que ser necesarias, así como no deberíamos tener que exigir que las plataformas de redes sociales no difundan mentiras, o que las compañías de telecomunicaciones hagan más para detener las llamadas automáticas.

Pero ese es el mundo en el que vivimos. Las empresas necesitan dar un paso adelante.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio